16:00 h. Viernes, 19 de Octubre de 2018

la verdad de lanzarote

Ana Oramas y Malinche

Ramón Moreno Castilla:  O aquí empezamos de una puñetera vez a llamar a las cosas por su nombre, o la alienación del pueblo canario seguirá indefinidamente, hasta su total desaparición como tal.

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  03 de Junio de 2018 (08:23 h.)
Más acciones:

malinchetraidora
malinchetraidora

 

Alienación producida, en primer lugar, por el vil e infame colonialismo al que nos somete esa España decrépita y decadente que desde hace casi seis siglos esquilma y saquea nuestras riquezas; y en segundo lugar, por la "opinión publicada" de los medios de comunicación, tanto escritos como audiovisuales y digitales, que han sustituido de forma subrepticia a la opinión pública con desinformaciones y manipulaciones, en su denigrante cometido de colaboradores necesarios y correas de transmisión del depredador colonialismo español.

Pero para un patriota canario, independiente y absolutamente insobornable, como el que suscribe, no pueden pasar desapercibidas las deleznables declaraciones de doña Ana Oramas el pasado viernes en EL DÍA; y en las que esta diputada de Coalición Canaria sostiene que "es nacionalista, pero no independentista"; al tiempo que tuvo el cinismo y la poca vergüenza de decir que "Canarias no tiene futuro si no es dentro de España y la Unión Europea". Alertando de "intereses bastardos" (¿cuáles, señora Oramas?) si Canarias opta por la independencia.

¿Cómo es posible que esta señora, que se autoproclama nacionalista, y cuyas manifestaciones trascienden la mera opinión de una ciudadana, tan respetable, por otra parte, pueda decir tamañas falacias? La señora Oramas, que se ha retratado, ha dejado meridianamente claro, con sus colaboracionistas y sumisas declaraciones, que el verdadero nacionalismo que profesa es el nacionalismo español; ese del que hacen gala en Canarias las "franquicias" del PP y PSOE.

Un nacionalismo mesetario que, dadas sus características imperialistas y fundamentalistas, es beligerante con los llamados nacionalismos periféricos del Estado español, entre los que se encuentra el verdadero y auténtico nacionalismo canario; que, no se olvide, viene de nación, no de nacionalidad. Un perverso eufemismo, acuñado por los padrastros de la Constitución española de 1978, para acomodar en el texto constitucional los llamados nacionalismos históricos, vasco y catalán fundamentalmente; y que constituye, reitero, una calculada aberración semántica y una insostenible perversión jurídica del concepto de nacionalismo.

Por tanto, ya es hora de que los medios de comunicación, en general, respeten dónde termina la información y dónde empieza la opinión y dejen de una vez de dar pábulo a quienes de forma cínica y engañosa se autodefinen como nacionalistas, cuando en realidad son simplemente autonomistas. En pura praxis política, un verdadero nacionalista -vocablo cuya etimología tiene un gran componente antropológico- aspira, lógicamente, a que su tierra, en este caso Canarias, acceda legítima y pacíficamente a la independencia, y se convierta en un Estado Archipelágico, libre y soberano, miembro de pleno derecho de la comunidad internacional.

La figura de Ana Oramas, cuyo orígenes, biografía y actividad política son de sobra conocidos, rememora aquella mujer mejicana llamada Malinche, nacida en 1505 en una familia azteca de noble cuna, y que tuvo un papel fundamental en la conquista de México. Dos "vidas paralelas", cada una en su tiempo, con el execrable denominador común del colaboracionismo y la traición a su pueblo. Malinche, cuyo padre era un cacique, fue entregada como esclava a Hernán Cortés y bautizada con el nombre de Marina; y como traductora, ya que sabía las lenguas maya y náhuati al tiempo que aprendía el español rápidamente, ayudó a Cortés en la conquista y le informaba de las costumbres de los aztecas. Como amante, doña Marina dio a luz a un niño que se llamó Martín, el hijo de Cortés.

Ana Oramas, obviamente, no ayudó a los sanguinarios conquistadores castellanos y a los vándalos mercenarios en la genocida conquista de Canarias, pero sí está colaborando a mantener la impuesta presencia española en nuestra tierra, y a perpetuar sine die el colonialismo español. Malinche, representa la clave de la conquista de México; Ana Oramas encarna, en su versión femenina, al canario de servicio, vasallo y sumiso.

La gran traición de la conversa doña Marina, que murió en 1530, dio lugar a la "maldición de Malinche", popularizada en una canción mexicana; y aunque su memoria se haya querido rehabilitar, quinientos años de maldición son difíciles de borrar. Ana Oramas arrastrará de por vida su propia maldición por farsante y traidora al pueblo canario; y su estigma no lo borrará siquiera la "Cantata del mencey loco", ni en versión sinfónica.

Más noticias en Cultura