18:27 h. martes, 07 de diciembre de 2021

Encuentro de los trabajadores de los CACTs con Jesús Soto en el 11º Aniversario de su muerte

laverdaddelanzarote.com  |  05 de mayo de 2014 (16:05 h.)
Autoridades en el 11º Aniversario de la muerte de Jesús Soto
 

El presidente Accidental del Cabildo de Lanzarote, Joaquín Caraballo, y el consejero delegado de los Centros de Arte, Cultura y Turismo, José Juan Lorenzo, se dieron cita en el cementerio de San Román, en Arrecife, para participar en el Encuentro con Jesús Soto que, organizado por los trabajadores de los Centros, tuvo lugar en la mañana de hoy, lunes5 de mayo, coincidiendo con el undécimo aniversario de su muerte. El acto contó, además, con la presencia de familiares y amigos del artista.

El exdirector de la Casa de los Volcanes, Joaquín Naverán, fue el encargado de trazar una pequeña semblanza de Soto alrededor del destacado papel que jugó para hacer realidad el proyecto del laboratorio geosísmico de la Casa de los Volcanes”,considerado entre los más importantes del planeta. “Allí uno encuentra su mano, su idea o alguien que tuvo que ver con él donde quiera que uno mire” apuntó Naverán, que finalizó su emotivo discurso dando “gracias al Señor por prestarnos a Jesús unos años”.

Por su parte, el párroco de la iglesia de San Ginés, Miguel Hernández, dedicó unas palabras y rezó una oración en memoria del artista después de que la viuda de Jesús Soto, el presidente Accidental del Cabildo de Lanzarote y un representante de los trabajadores de los Centros depositaravarios ramos de flores en su tumba.

Al finalizar el acto, Joaquín Caraballo destacó que Jesús Soto “fue una de las figuras más importantes de la isla” y que “debe ser valorado por la importancia que tuvo, y tiene aún, su obra”. Después de recordar su nombramiento como Hijo Adoptivo de la isla en 2002, Caraballo afirmó que “es justo tener un reconocimiento a la labor de aquellas personas que han significado tanto para la isla”.

Jesús Soto nació en Fuerteventura en 1929. Siendo muy joven, se trasladó a Lanzarote, isla en la que trabajó para el Cabildo después de haber creado su propia empresa de iluminación.

La Primera Institución de la isla lo reconoció como Hijo Adoptivo en 2002. Un año después, falleció dejando como patrimonio de Lanzarote una serie de obras y creaciones como el Mirador del Río o el Monumento al Campesino, en colaboración con César Manrique. Pero, su verdadera obra artística, la que le confirió el sello definitivo de artista, es la adaptación que hizo de la Cueva de Los Verdes en 1964. Soto acondicionó el interior, iluminó estratégicamente los dos kilómetros de longitud del tubo volcánico y creó un auditorio que, a decir de muchos entendidos, es uno los lugares con mejor audición del planeta.