13:29 h. jueves, 24 de septiembre de 2020

¡GRACIAS POR DARNOS TANTO!

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  04 de agosto de 2020 (17:43 h.)
Salvador Medina
Salvador Medina
SALVADOR MEDINA

Se nos marchó un ser especial Stephen Hawking, su figura sin adjetivos será recordada eternamente. El físico teórico, astrofísico, cosmólogo considerado por muchos como el heredero de Albert Einstein nos dejó solos frente a este zoológico humano un 14 de marzo, el mismo día que se celebraba el 300 aniversario de la muerte de Galileo Galilei ¡Casualidad! […] Su ejemplo de lucha para los enfermos de esclerosis múltiple amiotrófica en sí se ha convertido en una victoria de principio a fin, referente en lección de vida y lucha contra el ELA. Un gladiador galáctico!!!!!!!!

Demos algunas pinceladas sobre su figura… en 1963, a la edad de 21 años, le diagnosticaron una enfermedad considerada dentro del grupo de las raras cuyo diagnóstico supone una esperanza de vida máxima de 5 años y ¡Hawking vivió 52! contrajo matrimonio 2 veces y fue padre de tres hijos.

Desafió con todas sus fuerzas a la ciencia en todos los sentidos con todas sus ganas y a sabiendas de que era una enfermedad terminal que le convirtió en un ser de diminuto cuerpecillo pero cerebro privilegiado; su atracción por saber, por curiosear cómo resultaban las cosas y ¿Por qué? Le llevaron a ser admirado por todo el mundo, no hay nadie que no haya oido su nombre en alguna ocasión ¡Grande Hawking!

Una de sus sentencias más reconocidas en relación a la teoría del Big Bang fue: “preguntar qué ocurrió antes del Big Bang es cómo preguntar qué hay más al sur del Polo Sur” la radiación de los agujeros negros la reflejó en la obra magistral que le llevó a la fama mundial <<Breve Historia del Tiempo de 1988>>.

Su coeficiente de 160 puntos le encuadraron como una de las 10 personas más inteligentes del mundo, lo que la naturaleza le negó por un lado se la compensó por otro ¡Un ser excepcional, irrepetible, inconmensurable sin lugar a dudas!

Sorprende a todos con la forma de comunicarse a través de uno de los pocos músculos que podía mover situado bajo el ojo y que a través de ese movimiento accionaba un sintetizador de voz. Posiblemente sea un superviviente que disfrutó de la vida más de lo que algunos piensan ya que tenía la amenaza de la muerte más presente que nadie pisándole los piés en su diario devenir.

Dentro de muchos siglos los habitantes de nuestro zoológico Tierra, si antes no lo echamos a perder y anidemos en otro planeta, seguirán recordando su legado si son conscientes de apreciar el alcance, la envergadura que han tenido sus obras y sus adelantos científicos en beneficio del progreso de los seres humanos. ¡Todo un honor haberte tenido entre nosotros!

Salvador Medina Martínez.

Stephen Hawking