04:42 h. jueves, 22 de octubre de 2020

EL 25 DE JUNIO DE 1968, MONTERO GABARRóN COMENZó SU LUCHA POR ESTA INICIATIVA DEL CENTRO DE INICIATIVAS Y TURISMO (CIT)

HOMENAJE AL CAMELLO: 5 décadas de politizada espera

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  22 de febrero de 2015 (12:24 h.)
Escultura de homenaje al camello
Escultura de homenaje al camello

El 25 de junio de 1968, el hoy fallecido periodista Aureliano Montero Gabarrón publicaba en el Diario "La Provincia" (y en la mítica revista insular "Antena"), la necesidad de crear un Monumento en Homenaje al animal emblemático por excelencia en nuestra isla: EL CAMELLO. Iniciativa que ya desde el principio contó con muchos detractores, demorándose su culminación casi cinco décadas.

La idea de levantar un Monumento al Camello, partió del entonces Centro de Iniciativas y Turismo (CIT), como merecido Homenaje a un animal que formaba parte casi inseparable del siempre sufrido agricultor lanzaroteño. No sólo para arar la dura tierra conejera, sino también como "instrumento" de carga en la complicada orografía insular. Mucho más que el tradicional burro...

Montero Gabarrón, personaje perseguido implacablemente por el Régimen franquista imperante en aquella época, hizo suya la idea y la transmitió públicamente a través de su corresponsalía en el Diario "La Provincia", el 25 de junio de 1968. Nota que también publicó en el Semanario "Antena", el humilde pero certero medio de comunicación creado por otra leyenda del periodismo lanzaroteño: Guillermo Topham "Guito".

Pero la idea no le gustó a muchos de los gerifaltes de aquel entonces, que presumían de que el mejor homenaje al campesino "está en facilitarle tractores y redimirlo de sus necesidades". Pero claro, esas mismas autoridades no hacían nada en ningún sentido.

- La dura crónica de 1972

El 10 de marzo de 1972, Aureliano Montero volvió a la carga, publicando un duro artículo en los Diarios "La Provincia", "La Tarde" y a través de Radio Popular; con el título "En pro de un Monumento al Camello". Paso a transcribirlo:

"El monumento al camello, idea en proyecto por el Centro de Iniciativas y Turismo en Lanzarote, ha sido recibida por parte de algunos, con una crítica sin base lógica y secundada en postura absurda.

Dicen, esas plumas: que el mejor homenaje al campesino está en facilitarle tractores y redimirlo de sus necesidades, y nada de monumentos y cosas por el estilo. Pero el Centro de Iniciativas y Turismo, señores: no es una cámara agraria, no es un organismo sindical ni cosa parecida. Estudien e infórmense de las funciones específicas que corresponde a los Centros de Iniciativas y Turismo.Es más: ¿por qué no se escribió así cuando el llamado monumento a la fecundidad? ¿O es que no había problemas en aquel entonces? Por cierto, cuando tratamos del monumento llamado 'fecundidad', nos vienen recuerdos desagradables. Pero nuestra opinión (LA PROVINCIA de fecha 25-6-68) sigue hoy inalterable, sin que por ello dejemos de reconocer los méritos de su autor y respetemos, claro que sí, sus expresiones artísticas.

Que el monumento al camello se erija en solitario o acompañado de la silueta del campesino; que sea de tal o cual modalidad artística, es cosa aparte. Que ahora o más tarde: también es lo de menos. Pero que se condicione con determinada problemática de nuestros campesinos, a cuyo favor somos de los primeros en luchar en todo momento, sería, como condicionar la creación de complejos y grandes residencias, en tanto en cuanto todas las localidades de la isla no recibieran el suministro de luz y agua.

No, el argumento que esas plumas ofrecen no es válido. Otra poderosa razón: ¿tractores para la agricultura lanzaroteña? Por favor: ¿saben lo que escriben? Les invito a que se informen primero de las especiales peculiaridades del terreno lanzaroteño.

Que no se argumente con absurdos. Pero vaya otro ejemplo: se pide un monumento para exaltar la memoria de un doctor, y lógicamente no se va a condicionar que primero haya más clínicas o determinados servicios médicos. Y en fin, con este tipo de ejemplos podríamos llenar muchas cuartillas.

Otra cosa: el proyectado monumento al camello, no saldrá de ninguna tesorería oficial. Atención a ésto: será por suscripción pública. Su erección o no, dependerá de la voluntad pública. Entonces, señores: no se escandalicen, sean ustedes promotores de las actividades que predican. Argumenten con objetividad y razonamientos válidos.

Así que, señores: el Centro de Inciativas y Turismo tiene una específica misión; el terreno lanzaroteño, unas especiales peculiaridades, y el monumento que se proyecta, habrá de ser por suscripción pública.

Lo repetimos, estamos siempre en la línea de saber respetar a toda opinión. Cada uno que aplauda a su gusto, que rechace a su gusto. Por nuestra parte aplaudimos la idea de un monumento al camello, al mismo tiempo que lamentamos -a quien corresponda- de las necesidades que todavía pueda sufrir el campesinado lanzaroteño".

- La iniciativa de José Díaz

Pero los gerifaltes franquistas de la época, y sus sucesores de la llamada "democracia" (mayormente los mismos), dejaron dormir este proyecto durante 4 décadas. Hasta que en el año 2008, el veterano luchador social y vecinal José Díaz Díaz, decidió meterse de lleno en la inciativa. Presentó escritos y abundante documentación en los organismos oficiales (principalmente en el Cabildo de Lanzarote); se reunió con los políticos pertinentes; e incluso planteó diseños de cómo podría ser el anhelado Monumento al Camello... Muchas felicitaciones, muchas palmadas en la espalda, mucho aparente interés, pero al final el proyecto siguió durmiendo 7 años más

- Amnesia política preelectoral

Y ahora, de repente, el viernes 20 de febrero de 2015 se monta un espectáculo político preelectoral, inaugurando el tan ansiado (casi 5 décadas) Monumento al Camello. Con un gran despliegue de medios informativos (la foto no podía faltar), se presentaron como "héroes", el todavía Presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés (de CC); la todavía Alcaldesa de Yaiza, Gladys Acuña (no se sabe claramente de qué partido); el consejero cabildicio Francisco Fabelo (el mismo que recogió el proyecto, de manos de José Díaz); y otros tantos políticos de "nueva" generación...

Eso sí, todos pregonaban a bombo y platillo "su" contribución a la erección del Monumento; arropados (para quedar bien)  por el Maestro Juan Brito, la comunidad de camelleros, etc... Olvidándose por completo de los verdaderos promotores de la idea (el CIT), y de la persona que desenterró el proyecto (José Díaz). ¡Pero claro! Eso no vende en política, máxime cuando estamos a 3 meses de las elecciones... Y me trae a la mente a otro tipo de ·camellos: los que venden drogas; y los que venden cuentos y embustes ("camellos" polítcos).

Pese a ello, se ha hecho justicia (parcial) a tan importante proyecto (algo similar a lo ocurrido con los impulsores de la Ciudad Deportiva, injustamente olvidados durante 4 décadas).