¿Por qué el chárter náutico ha resistido incluso ante la alerta sanitaria?

 |  20 de marzo de 2020 (10:11 h.)

La industria de los cruceros cae ante la alerta sanitaria que estamos sufriendo a nivel mundial, pero el alquiler de embarcaciones aumenta debido a los beneficios que ofrece.

Sin duda alguna el sector turístico es especialmente sensible cuando se dan crisis económicas o de seguridad, del tipo que sea. Es por ello que ahora la industria de los cruceros se ve gravemente afectada por la alerta por el coronavirus. Todas las previsiones se han cumplido.

El virus ha llegado a Europa y se propaga a un ritmo que ha obligado a tomar decisiones muy serias en Italia y en España, donde se ha decretado el estado de alarma con duración de 15 días.

Evolución de los acontecimientos durante las últimas tres semanas

La situación que ahora nos asola se podía prever hace ya tiempo en realidad. En febrero asistíamos a la imagen de los cruceros varados en Camboya y Japón, con los pasajeros sin poder salir y en cuarentena. A fin de evitar situaciones de este tipo, con los viajeros con miedo a entrar en un espacio cerrado con riesgo de contagio, se tomaron medidas de seguridad.

No se permitía el acceso a personas que hubieran pasado por China dos semanas antes. También se impusieron controles a pasajeros y tripulantes antes de embarcar, si las circunstancias lo exigían.

El problema estaba enfocado en China a finales de febrero, permitiendo un cierto control. Pero la situación se ha desbocado. Ahora el gran foco se encuentra en Europa, sin que China haya dejado de ser una zona insegura. Estamos pues ante un grave problema de alcance internacional que ha llevado a la OMS a declarar el Covid-19 como pandemia.

Pero aunque el sector del ocio en general es muy susceptible a todo tipo de crisis, lo cierto es que algunos ámbitos se ven más afectados que otros. De hecho, son muchas y potentes las razones por las que muchas personas, aun en estos momentos, han decidido navegar en barcos privados (a diferencia de lo que ha ocurrido con los cruceros).

Lo cierto es que hablamos de un negocio que está totalmente en auge. Años atrás relacionábamos el alquiler de barcos con personas con un alto poder adquisitivo. Sin embargo hoy en día, personas con una economía media y normal recurren a esta alternativa. Por ejemplo, el alquiler barco Ibiza es una opción que contemplan muchos turistas para disfrutar de esta isla de una forma distinta y especialmente placentera.

¿Qué tiene de especial alquilar una embarcación?

Hay muchos motivos por los que gran cantidad de personas se decantan por alquilar un barco para sus vacaciones. Una de ellas guarda relación con lo que ya hemos comentado, que es que se trata de una opción completamente asequible para el bolsillo de cualquier persona.

Por otro lado, no saber navegar no es excusa, ya que las empresas de alquiler de barco ofrecen la opción de que el servicio incluya a un patrón. Además este profesional ofrece una asistencia de lo más completa, ya que incluso puede aconsejar acerca de los mejores sitios donde fondear, restaurantes, etc. Incluso puede llegar a proponer un itinerario de navegación adaptada.