19:21 h. Martes, 19 de noviembre de 2019

Absentismo laboral

MANUEL PLASENCIA: MIEMBRO DEL COMITÉ DE EMPRESA DE CANAL GESTIÓN EN REPRESENTACIÓN DE LA CGT
laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  31 de octubre de 2019 (05:48 h.)
Más acciones:

La Sentencia del Tribunal Constitucional (TC), además de avalar el despido objetivo cuando la persona trabajadora se ausenta del trabajo por deterioro de su salud y esté justificada dicha ausencia por los servicios médicos, muestra su clara apuesta ideológica y política por una clase determinada, el empresariado y su tasa de ganancia. Ahora El Tribunal Constitucional, reafirma que la libertad de empresa y la productividad son valores superiores a la vida y la salud de las personas trabajadoras.

La mayoría del TC, al apostar por la libertad de empresa y su inviolabilidad a ser lesionada por personas trabajadoras enfermas, olvidan que según sus propias reglas de juego (normativa), le otorga el papel al patrón-empresario, como único responsable de la vida y la salud de las personas trabajadoras (Ley de Prevención de Riesgos Laborales y ET), y al avalar que despedir “objetivamente” a una persona trabajadora que causa baja médica por enfermedad justificada, se hacen cómplices del deber de hacer y proteger la salud y la vida de las trabajadoras.

La Carta Social Europea obliga a los estados que la ratificaron, y el estado español es uno de ellos, a las condiciones de trabajo, los derechos de información y consulta, la igualdad de oportunidades en el mercado de trabajo y la igualdad de trato entre hombres y mujeres, pero también a la protección de la salud y seguridad en el trabajo.

El chantaje al cual se somete a las personas trabajadoras, frente a esta posibilidad real de ser despedidas por el hecho de enfermar, muchas de las veces a consecuencia de las deplorables condiciones de trabajo y el temor de los trabajador@s a perder su puesto de trabajo por este tipo de despido puede empujarles a acudir al trabajo pese a sufrir una enfermedad o indisposición, con el riesgo de comprometer su salud, lesiona gravemente su derecho fundamental a una salud digna y limita su actuación tanto en la defensa de sus condiciones de trabajo, como en la exigencia de los derechos laborales y sociales.

En nombre del mercado y el beneficio privado, clase política, judicaturas y legislativo, reforzaron con sus Reformas Laborales y sus Leyes Mordaza, el “principio de libertad de empresa” como único principio de realidad, convirtiendo la Injusticia Social en algo “natural”, como una ley “sagrada”.

Lanzarote, 31 de Octubre 2019.