14:49 h. Viernes, 19 de Octubre de 2018

la verdad de lanzarote

En el año 1991 el Cabildo aprobó por unanimidad el Plan Insular "y ya las prohibía y así lo ratifica el Plan Hidrológico del Agua en 2001"

Pedro San Ginés asegura que "las normas hace 27 años que prohíben las desaladoras privadas en la Isla de Lanzarote"

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  01 de Junio de 2018 (16:35 h.)
Más acciones:

 

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, ante la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que ha suspendido parte de las normas transitorias que prohíben de manera expresa las desaladoras privadas para autoconsumo recuerda que en principio “aunque este decreto se eliminase entrarían en vigor las normas hidrológicas anteriores que también prohíben las desaladoras”.

Recordar, que el presidente Nicolás de Páiz, CDS (Centro Democrático y Social) quién en 1991 aprobó por unanimidad el Plan Insular; y posteriormente en el 2001, Enrique Pérez Parrilla (PSOE) con el respaldo del pleno hizo suyo este Plan Insular, normativas que recogen la prohibición de las desaladoras privadas. En esta ocasión incluso Asolan aprobó el Plan Hidrológico (se adjunta acta del Consejo de diciembre de 2002). 

El presidente informa que “esta sentencia será recurrida por el Gobierno de Canarias, y presumiblemente por el Consejo Insular de Aguas de Lanzarote (CIAL) aunque hoy no está personado en el proceso”.

En cualquier caso, quiero aclarar que “aunque estas normas resulten definitivamente anuladas, la norma de aplicación en vigor sería la anterior que como se ha dicho hace 27 años las prohíbe”.

El presidente lamenta no solo que tanto el Gobierno de Canarias que es ante quién se ha presentado el recurso, como de CIAL no enteramos una vez más por cierta prensa local que ha tratado de engañar a la opinión pública dando a entender que es una sentencia contra el CIAL, que presido por aprobar un monopolio que ya existía hace casi tres décadas para beneficiar a terceros y que además no es una sentencia contra el Consorcio del Agua de Lanzarote, ni contra el Consejo Insular del Agua de Lanzarote, quién ni siquiera está personado en el proceso.

Incluso el 5 de mayo de 2016 el Consejo de la Reserva de la Biosfera en Haría se pronuncia a favor del Plan Hidrológico y afirman la mayoría de sus miembros estar "a favor de dar continuidad y mantener bajo el control del Consorcio Insular de Agua de Lanzarote el Ciclo Integral del Agua. De tal forma que -como siempre ha sido- sólo se autoricen nuevas desaladoras de autoconsumo donde no llegue la red pública. Por interés general se acuerda igualmente que se mantenga en la norma tender a una gestión a nivel insular de la desalación de agua para abastecimiento urbano, turístico e industrial". Solo votaron en contra tres miembros del Consejo: Asolan y el PP cambiando el sentido de lo que en su día aprobaron; y el grupo Ciudadanos que defendió vehemente la liberalización de las desaladoras y por tanto disparar el precio del agua de abasto doméstico.

Votaron a favor en el Consejo, el representante del Gabinete Científico de la Reserva de la Biosfera de Lanzarote defendió la propuesta del Cabildo y votaron a favor los dos representantes del Gobierno de Canarias; el representante del Ministerio de Agricultura Alimentación y Medioambiente del Estado; el representante de la Universidad de La Laguna; el representante de la Universidad de La Palmas; los sindicatos; la Fundación César Manrique; los representante de los ayuntamientos de la Isla; los representantes de los Partidos: Coalición Canarias, PSOE, Somos y Podemos; el representante las Asociaciones de Agricultores, y el representante de Asociaciones vecinales.

Se trata de la defensa de un modelo de Isla que respaldamos de manera amplia la representación política del Cabildo (CC, PSOE, PIL, Nueva Canarias, Somos, Ciudadanos y Podemos) y una amplio espectro de la sociedad defensa del carácter público del ciclo integral de agua de Lanzarote como fórmula de redistribución de la riqueza para seguir manteniendo el agua de abasto doméstica más barata de las grandes ciudades de Canarias.