06:57 h. viernes, 09 de diciembre de 2022

¿Cómo construir el socialismo en la colonia?

la verdad de lanzarote  |  19 de marzo de 2013 (10:23 h.)
ISIDRO SANTANA LEÓN: Es lo mismo que plantar papas en la arena de la playa. Sí, efectivamente, la crisis es mundial -excepto para unos pocos-, pero en Canarias es sobrevenida a una crisis estructural que padecemos, va más de 500 años, originada por el sistema colonialista español. Es una gran equivocación querer llegar a la soberanía nacional a través del socialismo porque, sin soberanía, no se puede vertebrar ningún sistema político, sino que se continuará aceptando las imposiciones de la metrópoli que, por cierto, ahorita está en perfectas condiciones morales para darle al mundo lecciones de democracia o del justo reparto de las riquezas.

Es lo mismo que plantar papas en la arena de la playa. Sí, efectivamente, la crisis es mundial -excepto para unos pocos-, pero en Canarias es sobrevenida a una crisis estructural que padecemos, va más de 500 años, originada por el sistema colonialista español. Es una gran equivocación querer llegar a la soberanía nacional a través del socialismo porque, sin soberanía, no se puede vertebrar ningún sistema político, sino que se continuará aceptando las imposiciones de la metrópoli que, por cierto, ahorita está en perfectas condiciones morales para darle al mundo lecciones de democracia o del justo reparto de las riquezas. Ya lo dije una vez: los Plascencia, Santana Cazorla, LOPESAN, las Koplowitz…; los políticos y las familias influyentes que nos han gobernado siempre, como todos aquellos que entran en un galimatías de si primero es el socialismo y después la independencia, son precisamente el caldo de cultivo creado por el reino de España para no dejar avanzar nuestra liberación nacional y perpetuar el régimen colonialista y fascista que tenemos. Por lógica, los que verdaderamente queremos la independencia de nuestra patria, entendemos que sólo se puede construir un sistema de equidad social, incluso llegar al socialismo más ortodoxo -si el pueblo así lo quiere-, bajo un sistema electoral justo y mediante unos comicios vigilados por representantes internacionales, cuando la potencia colonizadora, bajo mandato de las Naciones Unidas, ceda la soberanía nacional a la nación canaria. Históricamente, la inoculación colonial en la psique de los canarios ha sido un procedimiento eficaz para el sometimiento y la aceptación de la esclavitud, que se ha heredado de generación en generación y al que la metrópoli adapta nuevos métodos cuando aparecen corrientes soberanistas que sacuden el letargo del pueblo canario y, al parecer, la táctica ahora eficiente, es que nos enfrasquemos en una discusión ideológica que anquilosa el movimiento hacia nuestro legítimo e intrínseco fin. Aunque España se haga republicana, y por más que estructure un sistema justo para su pueblo, Canarias siempre estará bajo su injusticia si no se nos reconoce y se nos da nuestro derecho a la descolonización e independencia, por ser un derecho inalienable de los pueblos. Ninguna nación puede ser libre mientras esté bajo el dominio de otra: aunque la cárcel sea de oro, no dejará de ser cárcel. Quien no quiere la independencia quiere el colonialismo; quien no quiere la soberanía nacional para Canarias quiere que los mismos especuladores, corruptos, desfalcadores y politicastros sigan en el poder. Cuando arriba menciono la palabra patria, lo hago en el sentido más profundo e intimo de pertenencia a una colectividad, a una nación que se llama Canarias. Sin embargo, más allá de mis sentimientos, de mi identidad y del derecho que el pueblo canario tiene a su emancipación por razones antropológicas y culturales, yo no quiero la independencia sólo por una cuestión de patriotismo, sino porque los intereses de Canarias y de los canarios van inherentes a su soberanía; porque podemos desarrollarnos y nos lo impide las leyes coloniales; porque tenemos grandes potencialidades económicas y no las podemos explotar, sino que nos las rapiñan el colonialismo español y su banda carroñera; porque Canarias podría ser una nación próspera y salir de este embrollo deudor en que nos han metido la casta política colonial que nos mangonea y hacer un reparto justo de las riquezas. Canarias, independiente, podría tener una sanidad nacional de calidad, una enseñanza pública de primera, una diversificación de los sectores productivos que acabarían con el paro, un sistema energético y de comunicaciones, nacionalizado, y un gran porvenir para que los canarios vivan con dignidad, calidad de vida y, sobre todo, conciencia. El nombre de la ideología o de la filosofía, cual quiera que sea, es lo de menos, lo que ha de imperar es la practica de la justicia y de la igualdad, dando respuesta al pueblo en sus demandas y necesidades de forma ecuánime, rápida y eficaz. El sistema actual no sirve, está podrido, pero, a pesar de ello, hay quienes se empeñan en reparar la podredumbre o terminar corrompiéndose, en vez de secesionarse de semejante lacra. Si no quieres que te gobiernen los corruptos, ni los mismos políticos de siempre, busca la independencia: la casta que dirige a Canarias está puesta, subvencionada y adiestrada por el colonialismo español y refrendada por la ignorancia del pueblo canario.

    Desgraciadamente, tengo muchos amigos que militan o dirigen partidos obreristas y de izquierda -aunque no saben lo que es un martillo de orejas o una mandarria- y algunos de derechas -que han trabajado como burros, agradeciendo su esclavitud, para retirarse con una miseria- que discrepan de la viabilidad de la independencia para Canarias -seguro que por miedo- y prefieren potenciar este sistema obsceno e injusto, convencidos de que conquistan los derechos del pueblo a través de esta farsa colonialista llamada democracia. Creo que su miedo a la libertad les hace colaboracionista del sistema opresor, aunque estén convencidos de lo contrario; es craso error querer cambiar la Metrópoli para que cambie la Colonia, algo así como pretender que la oveja se coma al lobo. El primer derecho de un pueblo que está bajo dominación colonial es la descolonización. Quien quiera seguir construyendo sobre un vertedero, que lo haga… en su cabeza quedará la duda de si su obra está bien pensada o cuando lleguen las lluvias fuertes se le caerá la casa con la familia dentro. La única cimentación posible sobre la que se puede construir un sistema de justicia y una sociedad digna es logrando nuestra soberanía nacional. Canarias puede, Canarias está a tiempo: es una imprudencia seguir mirando, impasible, cómo las posibilidades y el bienestar de las presentes y futuras generaciones pasa por delante de nuestra vista y permitimos que intereses ajenos a los de nuestra nación arrasen con nuestro más que posible bienestar. Pero siempre hay pretextos para seguir revolcándose en el estercolero: que si no podemos porque estamos en la OTAN, que si estamos en la UE, que si nos invade Marruecos… ¡Y qué!... ¿Es que somos la única nación colonizada del mundo que no pude instituirse en un estado independiente?, ¿es que el pueblo canario nació para ser esclavo y el único que no se puede acoger al derecho a la libertad que nos reconoce las Naciones Unidas? ¡Sigan echando humo, junto a los gases del vertedero ayudan bastante a la opacidad! Al fin, como la realidad subyace silenciosa, todos nos veremos las caras: sobre la ruina o sobre la hermosa primavera. Esperemos que el pueblo despierte; si así fuere, es más por el odio acumulado inconscientemente que por la labor de algunos.