14:51 h. miércoles, 07 de diciembre de 2022

La presidenta del Cabildo de Lanzarote fue invitada a participar en una reunión fijada para el pasado 7 de febrero sin que hasta la fecha de hoy el Ayuntamiento de Arrecife haya recibido respuesta a la misma

Arrecife no entiende el silencio del Cabildo de Lanzarote a la propuesta de soluciones para la ubicación del autocovid durante el carnaval

 |  14 de febrero de 2022 (14:25 h.)
AutoCovid

El Ayuntamiento de Arrecife manifiesta su sorpresa por el hecho de que el Cabildo de Lanzarote no haya respondido a la propuesta del consistorio municipal de mantener una reunión entre ambas instituciones en aras de poder compatibilizar la celebración del carnaval de Arrecife con plenas garantías sanitarias con atender las necesidades no cubiertas en materia de test PCR por el Servicio Canario de Salud, teniendo en cuenta la preocupación manifestada por la presidenta del Cabildo de Lanzarote a lo largo de las últimas semanas con múltiples manifestaciones y notas de prensa desde la institución insular, provocando un enfrentamiento estéril e innecesario, desde nuestro punto de vista, que ahora no se ve traducido en la aceptación de una propuesta de reunión por nuestra parte, lo que denota falta de interés en alcanzar un acuerdo satisfactorio para todas las partes afectadas.

Recordamos al Cabildo de Lanzarote que el pasado 7 de febrero, desde el Área de Festejos del Ayuntamiento de Arrecife, se dirigió una misiva a la presidenta de la primera corporación insular invitándola a mantener un encuentro entre ambas instituciones afectadas por esta cuestión, fijando la fecha del encuentro para el pasado jueves 10 de febrero a las 17.30 horas, sin que hasta el momento hayamos recibido respuesta alguna al respecto.

En la invitación, en la que se instaba a la presidenta insular “a venir acompañada de quien entienda que pueda contribuir a solucionar esta situación”, se recordaba a Dolores Corujo la importancia que para nuestra ciudad tienen estas fechas y el arduo trabajo que, durante meses y más en esta difícil situación, cientos de personas, profesionales y colectivos han realizado para tener un carnaval acorde a la tercera capital de Canarias.

Asimismo, en la referida comunicación apuntábamos nuestro punto de vista de que la celebración del carnaval de nuestra ciudad no confronta en absoluto con el deseo de los arrecifeños de poner las medidas necesarias para que, de la mano, continuemos venciendo esta pandemia provocada por la COVID. Sirva como ejemplo, la Cabalgata de Reyes, que con ilusión trabajo y responsabilidad, pudimos sacar adelante y contribuir a renovar la maltrecha ilusión de nuestros niños y niñas, casi dos años después del comienzo de esta horrible situación.

Además, en nuestra misiva ofrecíamos de antemano varias alternativas como posible solución al problema, a la vez que manifestamos estar “abiertos a escuchar si por parte del Cabildo de Lanzarote se plantea alguna otra”. Estas posibles soluciones se concretan en:

  1. Desplazar el Autocovid durante los días de celebración de los actos del carnaval que desde septiembre se programaron para realizar en el recinto ferial de nuestra titularidad. Alternativa para la cual nos ofrecemos a colaborar con nuestros medios propios si fuera necesario en su desplazamiento.
  2. Trasladar el emplazamiento para la celebración de los actos programados para el Carnaval, en cuyo caso somos nosotros los que solicitamos la colaboración para complementar los sobrecostos derivados de ello a las licitaciones ya cerradas por nuestra parte desde el mes de diciembre, así como la posibilidad de estudiar un emplazamiento en una infraestructura de titularidad cabildicia como pudiera ser la Ciudad Deportiva o cualquier otra que se considere oportuna.
  3. Que hagamos compatible en el mismo espacio ambas actividades teniendo en cuenta que la actividad principal del Autocovid se realiza en la trasera del escenario mientras que el grueso del montaje del carnaval va en la parte delantera y que los horarios de ambas actividades no tienen por qué ser coincidentes y que hablamos de una superficie de muchos metros cuadrados que entendemos que sí lo permitiría, con ligeros cambios organizativos de ambas actividades.