07:25 h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

la verdad de lanzarote

Sugiere que el Ayuntamiento recoja el borrador del Plan, y el Pleno contrate a un equipo de técnicos que "lo corrija con el consenso de los vecinos"

Según VECINOS UNIDOS, la “eliminación” de los Sistemas Generales 8 y 9 en el nuevo Plan General,  podría obligar al ayuntamiento a expropiar las parcelas, exponiéndolo a un nuevo Caso “Ginory”

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  26 de Febrero de 2018 (07:02 h.)
Más acciones:

Parte del antiguo Sistema General 9
Parte del antiguo Sistema General 9

Después de haber informado reiteradamente (y por escrito) a los redactores de GESPLAN, sobre las graves consecuencias que acarrearían para el Ayuntamiento de Arrecife la eliminación de las zonas verdes y Sistemas Generales Adscritos en la nueva propuesta de Plan Supletorio, no solamente han borrado de un plumazo 2 parcelas tan fundamentales como el SG-5 “Zona Verde-Cultural Parque de La Vega” y el SG-11 “Deportivo Valterra” (que cuentan ambas con sentencias firmes del Tribunal Supremo a favor de su conservación por parte del Ayuntamiento); sino que han eliminado también los Sistemas Generales Adscritos 8 y 9, abriendo la puerta a sangrantes expropiaciones.

Fue durante la Adaptación Básica de 2004 (o sea, el Plan de Ordenación vigente), cuando el Ayuntamiento de Arrecife calificó 2 parcelas como Sistema General 8 “Administrativo” y Sistema General 9 “Espacios Libres, Docente y Deportivo”, adscritos ambos en el Sector-14 Tenorio. Sin embargo, los propietarios de los terrenos (en parte de los cuales se asientan el Colegio “Mercedes Medina” y el Campo de Fútbol de Altavista) presentaron una reclamación el 8 de octubre de 2012, denunciando un “grave error” en el Plan General, y pidiendo “su clasificación urbanística de suelos urbanos consolidados”. Con lo cual exigían “su obtención por expropiación o convenio”.

Tras ser desestimada su solicitud, los propietarios de los terrenos acudieron a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del  TSJC, exponiendo que los mismos “deberían ser clasificados como suelo urbano consolidado por cumplir los requisitos legales establecidos al efecto”, advirtiendo que la adscripción a Tenorio “es ilegal”. Y aunque la Sección 2ª de dicho Tribunal, en su sentencia 383/2016 (de 8 de noviembre de 2016) desestimó el recurso, en su Fundamento de Derecho Tercero advirtió que puesto que “ya se había iniciado el procedimiento de revisión del referido Plan General de Ordenación de Arrecife… será en el seno de dicho procedimiento, donde la actora tendrá la posibilidad de alegar cuanto a su derecho convenga sobre las determinaciones del Plan General de Ordenación”. Circunstancia que fue confirmada por el Tribunal Supremo el pasado 22 de septiembre de 2017 (268/2017).

Es decir, que en vísperas de la aprobación (o no) del nuevo Plan General de Arrecife, y con la desaparición de los sistemas generales adscritos anteriormente reseñados (y por tanto la no adscripción a Tenorio), se abre nuevamente la puerta para que los propietarios de las parcelas reclamen la expropiación de las mismas. Lo cual significaría un gran golpe a las arcas del Ayuntamiento de Arrecife, ya de por sí “tocadas” con el Caso Ginory.

Visto todo lo visto, es preferible que los redactores entreguen el borrador del Plan para Arrecife como lo tienen ahora, y que sea el Pleno de nuestro Ayuntamiento quien contrate de forma urgente, mediante concurso público, un buen equipo de profesionales que corrija, mejore y termine este Plan de una vez con el máximo consenso de todos los vecinos de Arrecife. Porque, la ineptitud e incompetencia de los Redactores del Plan Supletorio de Arrecife supera límites insospechables.

Y es que, cuanto más analizamos la nueva propuesta del Plan General Supletorio de Arrecife, mayor es la decepción que nos llevamos, debido a la falta de profesionalidad del equipo redactor y a su incapacidad o falta de personalidad para oponerse a las maliciosas directrices políticas del Viceconsejero de Política Territorial, Jesús Romero Espeja. Ya son muchos años aguantando las triquiñuelas políticas de Coalición Canaria, intentando por medio de Gesplan, “su” empresa, hacer planes de ordenación a la carta de los cuatro empresarios de siempre.