05:16 h. jueves, 27 de enero de 2022

Europa reconoce la protección del cultivo de la cochinilla en el nuevo Programa de Desarrollo Rural 2014-2020

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  07 de septiembre de 2015 (15:34 h.)
FotoArchivoAntonioMorales

Fruto de las alegaciones presentadas en el pasado ejercicio por el Cabildo de Lanzarote al borrador del nuevo Programa de Desarrollo Rural, PDR 2014-2020, el cultivo de la cochinilla ha quedado también recogido en este documento europeo que está vinculado con la Política Agraria Comunitaria (PAC) que se desarrollará en los próximos seis años.

El nuevo Programa de Desarrollo Rural de Canarias (PDR) que la Comisión Europea acaba de aprobar para el período 2014–2020, supondrá una inversión pública de 185 millones de euros para el archipiélago. Algo más de 27 millones serán aportados por el Estado y la comunidad autónoma y el resto provendrán del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). Una cantidad de la que se verán beneficiados también proyectos vinculados a este cultivo en la isla.

Concretamente, en 2014 el Cabildo de Lanzarote solicitó -durante el periodo de revisión del programa comunitario- la protección y ayuda para las labores vinculadas fundamentalmente con La Geria, la recuperación de fincas abandonadas o el cultivo en hoyo, así como que se incluyese y reconociese también al cultivo de la cochinilla, entre otros asuntos.

El nuevo consejero de Agricultura y Ganadería del Cabildo de Lanzarote,Antonio Morales, ha mostrado en este sentido su satisfacción “por el reconocimiento e inclusión de este cultivo en la nueva política agraria de la Comunidad Europea que trata de dar respuesta a las peculiaridades de este territorio insular a través de un plan de ayudas del que en este periodo se beneficiarán también los productores de la cochinilla”.

Con ello, apunta el consejero, “se dará un nuevo impulso a este cultivo para el mantenimiento del paisaje y de esta actividad tradicional que requiere de una importante revitalización del sector y recuperación de terrenos abandonados”.

Este plan de ayudas tiene varias líneas de actuación en materia de formación, asesoramiento, desarrollo de sistemas de calidad, mejora del rendimiento económico y medioambiental, reconstitución del potencial de producción dañado por desastres naturales, desarrollo de empresas, estímulo del crecimiento socioeconómico en zonas rurales y conversión a producción ecológica.