13:38 h. miércoles, 21 de octubre de 2020

IPC pregunta a la Consejera de Turismo en el Parlamento si van a cambiar "las relaciones de sumisión por una bilateralidad con Madrid"

 |  09 de octubre de 2020 (11:01 h.)
Pedro Medina y Quintín Ortiz en el Parlamento canario
Pedro Medina y Quintín Ortiz en el Parlamento canario

INICIATIVA POPULAR CANARIA (IPC) ha presentado en el Parlamento de Canarias una Pregunta a la Consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, ante la total falta de respuesta de los Gobiernos español y canario respecto a la solicitud de su Consejería para crear urgentemente un cordón sanitario seguro frente al Sars-Cov-2, a la entrada de viajeros en las Islas, requiriéndola para que responda si tienen prevista alguna iniciativa para lograr una bilateralidad efectiva entre el Gobierno de Canarias y el Gobierno español, que sustituya a las actuales relaciones de sumisión y bloqueo, propiciando la solución inaplazable de nuestra grave problemática social y económica.

Esta Pregunta, que forma parte de la campaña política puesta en marcha por la IPC bajo el lema de "BILATERALIDAD CON MADRID, NO SUMISIÓN", fué registrada el 8 de septiembre en el Parlamento por el Primer Promotor y Portavoz de la IPC Pedro Medina Calero, acompañado del también Promotor Quintín Ortíz Navarro y del miembro de la IPC Arakis Pérez, la que a continuación reproducimos:

 

PREGUNTA DE INICIATIVA CIUDADANA

A la Mesa del Parlamento de Canarias

D. Pedro Aniceto MEDINA CALERO. Mayor de edad, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 182 del Reglamento del Parlamento de Canarias, formula la siguiente pregunta a la Consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Dª Yaiza CASTILLA HERRERA:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

La Consejería de Turismo, Industria y Comercio que Vd. dirige, ante el Cero Turístico producido en las islas como consecuencia del estado de alarma, decretado el pasado 14 de marzo, puso en marcha el proyecto de Laboratorio Global de Seguridad Turística, “Canarias Fortaleza”, para hacer frente al impacto de la Covid-19 en las Islas y ante el reto sobrevenido de convertirlas en fortalezas sanitarias insulares para residentes y visitantes. Para dirigir dicho proyecto fue designada la consultora Cristina del Rio, experta de gran prestigio, experiencia y profundo conocimiento del Sector Turístico Canario, formándose un equipo multidisciplinar, integrado por hasta 18 grupos de trabajo, para abarcar todos los procesos de la cadena de servicios del Sector.

La seguridad sanitaria, siempre según el proyecto, se había convertido en un atributo de imagen indispensable para cualquier destino turístico del mundo, minimizando cualquier riesgo y así poder planificar una pronta reapertura de los destinos con garantías. A tal efecto, se dirigió Vd. a primeros de mayo, a la Secretaría General de la Organización Mundial del Turismo (OMT), comunicándole la intención de Canarias de convertirse en laboratorio mundial de rediseño de protocolos turísticos de seguridad, para aplicarlos en las Islas y compartirlos con los demás destinos turísticos mundiales; recibiendo como respuesta que la OMT escogiera a Canarias para una experiencia piloto, a nivel mundial, para la minimización de riesgos frente a la enfermedad, mediante instrumentos de innovación digital y tecnologías de trazabilidad aplicable a los viajeros.

El 12 de junio convocaba Vd. al Consejo Canario de Turismo, como órgano asesor y consultivo a nivel autonómico, para presentar la página web del Laboratorio Global de Seguridad Turística, mediante la que podía accederse ya a los distintos protocolos elaborados para cada uno de los 18 eslabones de la cadena de valor turístico. Finalmente, en un nuevo pleno de este órgano, celebrado el 30 de junio, fueron presentados los resultados del Laboratorio, anunciando, además, que sus aspectos generales serían elevados a rango normativo por el Gobierno de Canarias.

Turísticamente teníamos la oportunidad de liderar el cambio de modelo hacia un destino sanitariamente seguro, con un impacto positivo en la imagen del archipiélago. Pero también las fortalezas de ser un archipiélago aislado con mayor capacidad de control de epidemias por sus limitadas vías de acceso desde el exterior y único destino de media distancia con capacidad de apertura segura de cara a la próxima temporada de invierno para el mercado europeo.

Según el Informe del Laboratorio, para constituirnos en fortaleza sanitaria, como punto de partida, debían asumirse, como factores clave, el control sanitario de los viajeros en origen y destino, mediante la realización de tests diagnósticos de la Covid-19, la aplicación de sistemas de trazabilidad durante toda la experiencia vacacional y garantizar la seguridad sanitaria en destino, con la implantación de los protocolos de seguridad sanitaria en todos los ámbitos de la cadena de valor.

Para la etapa posterior al estado de alarma, se hacía hincapié, como primer requisito, en no forzar una apertura de la actividad turística sin garantías sanitarias, comenzando con una actividad turística regional interinsular y planteándose la posibilidad de una apertura exterior desde la exigencia de una estricta vigilancia fronteriza, controlando las medidas de acceso y nunca anteponiendo las prisas por la reapertura a la seguridad sanitaria. Se advertía que la recuperación urgente del sector turístico es una necesidad vital para las islas y que un rebrote impediría la vuelta a la actividad, viéndose afectada toda la economía regional, al no existir otra fuente productiva semejante que asegure el sostenimiento de las condiciones actuales de vida a corto y medio plazo.

El elemento principal de esta estrategia se centraba en la necesidad de evitar la importación de casos infectados para mantener durante todo el verano los buenos datos epidemiológicos de Canarias, libre de Covid-19 tras el confinamiento, y asegurar un invierno con máxima ocupación.

Esta acción, según explicó Vd. en repetidas ocasiones, tanto en los medios como en Sede Parlamentaria, consistía en la vigilancia de los accesos al archipiélago aprovechando la ventaja insular de controlar los puntos de entrada en puertos y aeropuertos, a diferencia de otras zonas turísticas, defendiendo en todo momento la reciprocidad sanitaria en origen y destino. En destino, las garantías de minimización de riesgos estaban expresadas en los citados protocolos, y en origen, la apuesta era la del test antes de viajar (TBT o Test Before Travel).

Lamentablemente, pese a las claras recomendaciones del Laboratorio “Canarias Fortaleza”, la temporada de verano se puso en marcha sin ningún tipo de pruebas diagnósticas de la Covid-19 a una media de más de 16.000 personas diarias que entraron por nuestros aeropuertos, desde otras comunidades o el extranjero, durante julio, agosto y septiembre (más de 1.3 millones de entradas). Al proceder, además, muchas de ellas, de zonas en pleno rebrote pandémico, se escenificó la crónica de un desastre anunciado, con una Segunda Ola de dimensiones superiores a la anterior en número de casos, aunque afortunadamente no en decesos, siempre lamentables, con la entrada de centenares de casos importados que activaron numerosas cadenas de transmisión comunitaria, afectando a la salud de miles de residentes canarios, perjudicando la calidad de vida de nuestra gente como consecuencia de las restricciones de prevención establecidas, arruinando la temporada turística estival y, de paso, también la imagen de Destino Seguro que desde su Consejería se pretendió crear a través del proyecto “Canarias Fortaleza”.

Tras la debacle de agosto, con más de 5 mil casos diagnosticados y los principales países emisores recomendando no viajar a Canarias, se encendieron todas las alarmas de cara a salvar la temporada alta. A primeros de septiembre, junto al llamamiento al aplanamiento de la curva de contagios antes de octubre, apelaba Vd. una vez más a la implantación de las pruebas PCR en origen y destino, no solo como medida de protección de la población canaria, sino como elemento de confianza de los turistas y sus respectivos gobiernos de cara a la consideración de las islas como territorio seguro. Para ello se contaba por primera vez con la implicación de los principales operadores turísticos y las patronales canarias, además del posterior apoyo de los 7 cabildos.

La reunión de ministros de turismo de la UE prevista para el 28 de septiembre creó la expectativa del establecimiento de corredores sanitarios seguros entre los países europeos, con la aprobación de las pruebas PCR en origen y destino, y pudo escuchar Vd. presencialmente la promesa que hizo en su visita a Canarias la ministra de turismo, Reyes Maroto, de que se aprobarían en la citada cumbre europea. Su promesa no se cumplió al no contar con el apoyo de los principales países europeos emisores de turistas hacia Canarias, a los que ya se había sumado Reino Unido, nuestro principal cliente. Pero la ministra deslizó en su visita otra inquietante advertencia: “las pruebas PCR no pueden realizarse a las personas procedentes del resto del Estado”.

En el Pleno del Parlamento de Canarias, del 22 de septiembre, pudimos ver todos su razonable respuesta, advirtiendo que “obviar el control de viajeros peninsulares va en contra de la estrategia de destino seguro, tratar de mantener corredores verdes con países emisores de bajo índice epidemiológico mientras mantenemos abierta la entrada de pasajeros de mayor probabilidad de contagio inutiliza dicha estrategia y todas las propuestas posteriores”. Por tal razón, la propuesta de Canarias remitida al Estado de Protocolo de Acceso al Destino, contempla “testar a los pasajeros procedentes de la Península dado que actualmente es una de las zonas más afectadas de Europa por la pandemia”.

Queremos creer que sus propuestas, que viene defendiendo desde el mes de abril: los test en origen y destino para que todos los pasajeros que viajen lo hagan libres de virus, con el fin de evitar la propagación de la pandemia; la trazabilidad, con el uso de aplicaciones móviles, para identificar posibles contagios y brotes de manera rápida y eficiente; y protocolos de seguridad sanitaria para todos los servicios de la cadena de valor; no las hace Vd. solo para cubrirse las espaldas frente a las demandas del Sector Turístico y la inmensa mayoría de la ciudadanía canaria que las apoya.

Surgen nuestras dudas ante la falta de respaldo que se aprecia desde sus actuales compañeros del Gobierno, como del Consejero de Sanidad cuando asegura la inexistencia de casos importados en esta Segunda Ola, pese a la entrada de más de 1.3 millones de personas desde julio, o del propio Presidente, restando importancia a la realización de las pruebas PCR a los turistas y viajeros procedentes de fuera de las Islas, dejando en evidencia todo el trabajo realizado por el equipo de profesionales del Laboratorio “Canarias Fortaleza”, impulsado por usted. Nada extraño, por otra parte, pues sabido es que, para algunos, la disciplina centralista pesa más que la defensa de los intereses de Canarias.

Por los motivos que se Exponen, le planteo la siguiente PREGUNTA:

Ante la total falta de respuesta de los Gobiernos español y canario, respecto a la solicitud de su Consejería para crear urgentemente un cordón sanitario seguro frente al Sars-Cov-2, a la entrada de viajeros en las Islas, ¿tienen prevista alguna iniciativa para lograr una bilateralidad efectiva entre el Gobierno de Canarias y el Gobierno español, que sustituya a las actuales relaciones de sumisión y bloqueo, propiciando la solución inaplazable de nuestra grave problemática social y económica?.

Fdo.: Pedro Medina Calero. Portavoz. Archipiélago de Canarias, 08.10.2020

Comisión Promotora de la INICIATIVA POPULAR CANARIA (IPC).

Bilater cart