16:18 h. viernes, 07 de mayo de 2021

La ordenanza municipal vulnera la legislación que vela por garantizar el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad

Lanzarote En Pie exige la revisión del reglamento del Centro de Protección Animal de Arrecife por considerarlo discriminatorio con las personas con discapacidad 

 |  14 de abril de 2021 (06:49 h.)
Leticia Padilla Lanzarote En Pie

 Desde el grupo municipal Lanzarote En Pie en el Ayuntamiento de Arrecife anunciamos que en el próximo pleno de la corporación presentarémos una moción exigiendo al grupo de gobierno la revisión inmediata de la ordenanza que regula el funcionamiento del Centro de Protección Animal de Arrecife (CPA) que vulnera de forma irresponsable la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad. 

“En Lanzarote En Pie entendemos que la obligación del grupo de gobierno es la de asegurar el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, con el fin de obtener su plena inclusión social, asegurando el disfrute de sus derechos y eliminando cualquier forma de discriminación fundada en la discapacidad.”, ha dicho la portavoz, Leticia Padilla.

Por otra parte, tal como apuntan desde la Asociación Movimiento Argana Viva, organización que ya ha elevado esta denuncia a la Oficina del Diputado del Común de Canarias, el trato con animales puede llegar a ser una terapia para este colectivo de personas y considera que es una vulneración de su derecho a la integración social. 

Para nuestro grupo municipalista, es absolutamente incomprensible el hecho de que las normas para el funcionamiento del voluntariado del Centro de Protección Animal (CPA) de Arrecife recojan en su punto primero, apartado d, que “toda persona aspirante a voluntario/a del Centro de Protección Animal deberá aportar con la solicitud un certificado médico oficial acreditativo de no padecer enfermedad, ni discapacidad física, psíquica o sensorial que impida el desempeño de las funciones propias de una persona voluntaria que trabaje con animales abandonados en un centro de recogida de animales municipal”. Lanzarote En Pie considera que la norma transgrede el objetivo de establecer medidas para garantizar y hacer efectivo el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, conforme a los artículos 9.2, 10, 14 y 49 de la Constitución.

Asimismo, la aprobación de las normas para el funcionamiento del voluntariado en el CPA, que se han redactado sin la participación de las asociaciones de defensa de los derechos de los animales, cuenta, además, con el agravante de que mientras la ley otorga a los ayuntamientos competencias en la regulación de las condiciones de accesibilidad aplicables en su término municipal, a través de las ordenanzas municipales con las que pueden concretar o ampliar la normativa emanada del Estado o de las Comunidades Autónomas, el de Arrecife las ha utilizado para limitar el derecho de las personas con discapacidad cuando su labor debería ser la de velar por los intereses de todos sus ciudadanos adoptando medidas de acción positiva orientadas a evitar o compensar las desventajas de una persona con discapacidad para participar plenamente en la vida política, económica, cultural y social del municipio.

Desde Lanzarote En Pie queremos recordar las declaraciones de Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad en las que afirma que “la accesibilidad es una cuestión de derechos civiles, por lo que la ausencia de accesibilidad ha de considerarse como una violación de estos derechos, un acto antijurídico, un trato desigual discriminatorio prohibido por la Ley y por tanto perseguible”. 

Por todo lo expuesto anteriormente, reiteramos esta legítima demanda a la alcaldesa de Arrecife para que ordene de inmediato la revisión de las normas redactadas por la Concejalía de Sanidad y aprobadas en Junta de Gobierno.