06:28 h. viernes, 28 de enero de 2022

El corto MAH (MADRE)  tuvo que ser suspendido por la incompetencia y desprecio absoluto del consejero Óscar Pérez a este evento.

Nueva Canarias exige la inmediata destitución del consejero de cultura Óscar Pérez por protagonizar un lamentable espectáculo este viernes en el salón de actos de la Biblioteca Insular

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  07 de mayo de 2016 (11:04 h.)
Foto Mah

MAH (MADRE) es un cortometraje reconocido por la crítica de cine especializada del director canario Armando Ravelo, cuyo proyecto cinematográfico está realizando diferentes  pases en todas las islas del archipiélago.

Se ha empezado por Gran Canaria con una semana en cartelera en los Multicines Monopol, sábado en Tenerife, domingo en Fuerteventura, jueves 12 en La Palma y hoy en Lanzarote.

Es el consejero de cultura Óscar Pérez quien se  pone en contacto con el director, mostrando su interés por la proyección de dicho corto en Lanzarote, ofreciéndose a la promoción del evento con cartelería y facilitar los medios para la proyección.

Al llegar el día del estreno la sorpresa del director y la del numeroso público presente, fue que nadie sabía nada en las instalaciones de la Biblioteca Insular, siendo un vigilante de seguridad quien propone a Ravelo que sea él mismo el que  proyecte el cortometraje, un director que ha paseado la cultura canaria en los cinco continentes.

Ravelo accede a proyectar  él mismo el film, llegando entonces el técnico responsable y ambos se dan  cuenta de que la pantalla no funcionaba, sin tener esta las condiciones adecuadas para proyección y  audio. Ante esta sucesión de incidencias  el director decide suspender el estreno, lo que causa una pésima imagen al trabajo del productor y al mismo Cabildo de Lanzarote.

Entonces es cuando aparece el consejero de Cultura, Óscar Pérez,  intentando justificarse y excusarse por el  estado en el que se encontraba, ya que  según él venía de un asadero, al percatarse de que  la sala estaba llena y el público reclamaba la emisión del cortometraje, rogó al director que comunicara a los asistentes que los problemas técnicos se solucionarían para que la proyección pudiera realizarse.

Según palabras de Ravelo  es la primera vez que esto le ocurre en su carrera, manifestando delante del público la humillación que estaba recibiendo.

Desde Nueva Canarias nos resulta inexplicable cómo puede suceder esto, ya que la consejería de Cultura fue avisada  con un mes de antelación,  en otras islas, como puede ser Fuerteventura,  la atención y el servicio han sido exquisitos, dignificándose el acto con la presencia de todas las autoridades majoreras, algo muy lejos del trato ofensivo  y despreciable  ofrecido en Lanzarote, no sólo hacia el director,   sino con ello también a la  cultura canaria por su máximo representante político  insular.

Es inadmisible que un cargo público,  que se supone es la imagen de una institución como la del Cabildo de Lanzarote, acuda a un acto en el pésimo estado como el que pudo presenciar el público presente.

Finalmente, tras no poder solucionar los problemas técnicos, más la incapacidad, según palabras de Ravelo, de que el consejero pudiera mantener una conversación coherente, la proyección del cortometraje fue suspendida.