05:18 h. Miércoles, 16 de octubre de 2019

Pedagogía anticolonialista: nuestra asignatura pendiente

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario
laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  25 de julio de 2019 (16:43 h.)
Más acciones:

mupc
mupc

 

La descolonización e independencia, única consigna libertaria en una colonia, es un mensaje que va dirigido a la totalidad del pueblo sometido por la bestia colonial. Sin embargo, esto que parece tan sencillo no lo es debido fundamentalmente al apagón, tanto formativo como informativo, con el que el colonialismo trata, interesadamente, de mantenernos cautivos. Para ello utiliza absolutamente todas las herramientas de las que dispone, que son muchas, y que van desde la manipulación de las enseñanzas que imparten en las escuelas, tergiversando incluso la geografía y, por supuesto la historia, hasta las fuerzas de ocupación colonial, tanto militares (ejército y guardia civil) como policiales, pasando por el férreo control de la economía, la imposición de su religión e incluso de las depravadas costumbres de los colonizadores.

La imprescindible labor pedagógica. El primer asentamiento del colonialismo en nuestra patria, Canarias, tuvo lugar tan pronto como el año 1402, en el Rubicón (Titerroygakat), dándose por finalizada la fase bélica del aherrojamiento, con los pactos que el colonialismo jamás cumplió ni cumplirá, en 1495, casi un siglo de vil, cruel y sanguinaria invasión que aún sigue vigente, a lo que hay que añadir el periodo que transcurrió desde el año 1344 en el que el papa Clemente VI emitió la bula Tue devotionis sinceritas mediante la que se autorizaba la conquista de las Islas Canarias para acabar con el ingente desarrollo científico-tecnológico y avanzado desarrollo social de la sociedad wuanche. El colonialismo no ha desaprovechado ni un solo segundo del tiempo casi eterno transcurrido para borrar de la memoria de nuestro pueblo cualquier signo de distintividad, siendo frecuente oír afirmar a algunos de nuestros paisanos que son españoles, que esto es España alcanzando cotas tan patéticas la ignorantación que la gente acude masivamente a nuestras conmemoraciones ancestrales como el Beñesmén o comienzo del año nuevo lunar wanche en Candelaria (Las Nieves en Tedote, La Rama en Agaete), el solsticio de verano o año nuevo solar, sin saberlo dado que el astuto colonialismo ha suplantado nuestras conmemoraciones por festejos religiosos organizados, como no, por los del “no dirás falsos testimonios ni mentirás”.

“El apostolado hay que hacerlo entre todos nuestros paisanos, sin importar la ideología” (Secundino Delgado). De magistral debemos calificar la sentencia del compatriota Secundino Delgado, sabedor de que cada canario, cada canaria lleva dentro genes wunches, cada uno de nosotros llevamos un wuanche dentro pero, lamentablemente, también llevamos el envilecimiento producido por tantos siglos de colonialismo y es precisamente nuestro envilecido pueblo el que más necesita el “apostolado” que menciona el compatriota Secundino ¿En qué consiste ese “apostolado”? Nuestros paisanos deben conocer la situación de sometimiento colonial en la que vivimos para culminar el proceso de descolonización e independencia y, en consecuencia, nuestra liberación nacional, por lo tanto, la encomiable labor que realizan infinidad de compatriotas escribiendo y difundiendo nuestra situación colonial, incluso mediante canciones, obras de teatro, enseñanza de los contenidos canarios: geográficos, históricos, botánicos, zoológicos, culturales, deportivos e idiomáticos, esa encomiable labor, reiteramos, hay que expandirla haciéndola llegar a todo, absolutamente a todo nuestro pueblo mediante reuniones, debates, charlas, conferencias, clases, jornadas, congresos o sencillamente mediante el agradecido diálogo que tanto gusta a los compatriotas que no han tenido la oportunidad de conocer nuestra historia y el orgullo de sentirse parte de este digno pueblo nuestro.

En conclusión, nuestra asignatura pendiente sigue siendo la pedagogía anticolonialista, imprescindible para culminar el proceso de liberación nacional, proceso en el que no sobra absolutamente nadie, al contrario, cuantos más mejor, pues  es una labor estéril aparecer cada vez que el colonialismo realice sus manipuladas farsas o mejor sainetes electorales mendigando 10 minutos de propaganda electoral sin haber realizado previamente el necesario trabajo de conscienciación (de consciencia con s dado que conciencia sin s todos tenemos) mientras que la propaganda colonial se cuenta por siglos.

 

Ministerio de Ciencias Sociales de la República Democrática Federal Canaria