07:45 h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

la verdad de lanzarote

“Por estas sospechas que ahora se confirman fue por lo que el grupo Podemos decidió personarse en la causa”, señala Meca, que deja claro que la formación seguirá ejerciendo la acusación popular en el procedimiento

PODEMOS TILDA DE “CRÓNICA DE UNA IMPUDICIA ANUNCIADA” LA RETIRADA DE CLUB LANZAROTE DE LA CAUSA PENAL CONTRA SAN GINÉS

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  09 de Enero de 2018 (14:31 h.)
Más acciones:

Carlos Meca (2)
Carlos Meca (2)

 

El Grupo Podemos del Cabildo de Lanzarote ha tildado de “crónica de una impudicia anunciada” la retirada de Club Lanzarote de la causa penal contra Pedro San Ginés por la incautación de la desaladora de Montaña Roja y ha recordado que el temor a que ocurriera algo así fue el principal motivo que llevó al partido a personarse como acusación popular en el procedimiento.

“El presidente tuvo la desvergüenza de acusarnos de habernos alineado con esa empresa, pero los hechos confirman nuestros temores y demuestran que es él quien ha puesto una vez más las instituciones al servicio de sus propios intereses, al negociar un oscuro convenio con Club Lanzarote intentando eludir sus responsabilidades penales”, ha denunciado el portavoz de Podemos en el Cabildo, Carlos Meca, que ha dejado claro que su grupo seguirá personado en la causa comoacusación popular hasta conseguir que San Ginés responda de sus actos ante un tribunal.

La formación morada ha calificado de “escándalo” que Club Lanzarote se haya retirado ahora de la causa pese a la gravedad de los hechos que le llevaron a interponer esta querella y pese a la contundencia con que se había venido manifestando durante todo el procedimiento. Por eso, insiste en que esto confirma las peores sospechas que surgieron cuando se supo que el presidente del Cabildo había negociado personalmente ese convenio, que permite a la empresa continuar gestionando la planta desaladora.

“Pedro San Ginés volvió a engañar a los ciudadanos cuando dijo que solo había negociado los pleitos contenciosos con Club Lanzarote. Con este anuncio se demuestra que, tal como venimos denunciando desde hace meses, San Ginés ha utilizado su presidencia en los organismos que gestionan el agua en la isla para intentar eludir sus responsabilidades con la Justicia”, insiste Meca, que recuerda que el convenio con Club ni siquiera fue aprobado en el seno del Consorcio ni del Consejo Insular de Aguas, sino que fue remitido personalmente por San Ginés como presidente de esos órganos al juzgado, impidiendo que el resto de miembros de esos organismos pudieran siquiera opinar sobre el contenido del convenio.

“Precisamente”, sostiene Meca, “por estas sospechas que ahora se confirman fue por lo que el grupo Podemos decidió personarse en la causa, porque sabemos de sobra los pocos escrúpulos del presidente a la hora de sacrificar el interés general y utilizar los cargos que ostenta para buscar su beneficio personal y para intentar librarse de las causas penales por las que se le están imputando diversos delitos”. En este sentido, considera que “no parece casual tampoco que San Ginés haya renunciado recientemente a la presidencia del Consorcio del Agua y del Consejo Insular de Aguas, pues es absolutamente descarada y obscena la manera en que ha utilizado estos organismos públicos para intentar evitar sentarse en el banquillo, llegando incluso a negociar personalmente el convenio con Club Lanzarote”.

En opinión de Podemos, esto es un ejemplo más de que San Ginés está “dispuesto a todo”, al igual que ocurrió cuando incautó las plantas de Club Lanzarote y se las regaló a la empresa Canal Gestión, “mientras su amigo Ignacio Calatayud trabajaba a tres bandas y le firmaba informes jurídicos a posteriori para justificar la tropelía cometida”.

“La Fiscalía ya ha dicho que existen ‘sobrados indicios’ para llevar a juicio a San Ginés por delitos de prevaricación y coacciones y Podemos comparte ese diagnóstico”, señala Meca, que insiste en que el compromiso del partido es firme para que se llegue hasta el final en lo que considera “uno de los mayores escándalos perpetrados en Lanzarote en las últimas décadas”.