19:29 h. viernes, 21 de enero de 2022

¡¡QUE PAYASADA, ARMANDO!

 |  02 de enero de 2022 (13:28 h.)
Armando Santana
LORENZO LEMAUR

Armado Santana, o lo que se quiere aparentar que queda de Lanzarote de Nueva Canarias, ha aceptado ser el payaso del circo en el que lleva años convertido el Ayuntamiento de Arrecife.

Tras los nuevos equilibrios de poder en los que ha querido moverse Alcaldesa Astrid Pérez, ella se ha reservado para si la figura de maestra prestidigitadora; David Toledo (CC) será el equilibrista, con Echedey Eugenio en el control de la red de seguridad; Elisabeth Merino será la mujer invisible; y Armando Santana el payaso imprescindible en todo circo.

Y, ciertamente, Armando lo de payaso lo hace bien. Le preguntas qué hay de la comisión de investigación sobre la absurda y lamentable historia del conocido como "Solar de Ginory", que le va a costar al Ayuntamiento de Arrecife 30 millones de euros y responde, cual simpático payaso: "Amigo disfruta del domingo, que el día está fantástico".

¿QUÉ ES HISTORIA?

Y si le preguntas a Armando qué es historia probablemente te responda: "Para historias las que me contaba mi abuelo". Fíjate que hasta creo que podría, en el Circo de Arrecife, hasta hacer del payaso escapista. Número este que siempre atrae mucho la atención del público, mientras los dueños del circo se escapan, valga la repetición, con todo el dinero de las entradas. 

Digo esto porque de historia de Arrecife no tienen ni idea, y eso que está toda bien guardada en la hemeroteca Jable, de que han venido escribiendo, aunque algo mediocremente los crónicas insulares; y ya con más rigor en el Archivo Municipal de Arrecife. 

A toda la panda del Circo de Arrecife, oposición incluida que hace muy bien el papel de público aplaudidor, no les he oído aludir a que en los famosos y tan caros para Arrecife terrenos (ganados al mar) se empezó a construir en 1987 la famosa "Piscina Olímpica de Arrecife", que como mínimo, en planos, iba a ocupar un espacio de unos 80 metros de largo por otros 50 de ancho. 

Si quieres saber más, indaga, acude a la hemeroteca, o la memoria de los viejos, como hago yo.

Y; ¡¡no hagan el payaso, por favor!!