05:58 h. domingo, 03 de julio de 2022

Sanginés garantiza a los usuarios de la carretera de Mácher que hará la rotonda "con o sin la ayuda del Gobierno de Canarias"

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  22 de enero de 2015 (10:20 h.)
Inacabada carretera de Mácher

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés,  garantiza a los vecinos y usuarios de la carretera de Mácher que “con o sin la colaboración del Gobierno de Canarias, el Cabildo hará una rotonda en este tramo de la vía afectada por la nueva señalización que facilite la circulación y el acceso a las viviendas y servicios que se encuentran situadas en este trayecto de la LZ-2”.

De esta forma, el presidente se dirigirá en estos días al Consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, para trasladarle “no solo la necesidad de que ejecute y financie desde el Gobierno de Canarias dicha rotonda, sino que además restituyan urgentemente la antigua señalización de la carretera LZ-2 en el tramo que discurre por el pueblo de Mácher, entre las rotondas de acceso a La Asomada, Puerto del Carmen, y Puerto Calero, cumpliendo así el mandato del último Pleno de la Corporación”.

No obstante, San Ginés se muestra contundente en este sentido y afirma que “independientemente de que contemos o no con la ayuda del Gobierno de Canarias, asumo el compromiso con los vecinos de Mácher y garantizo que se construirá la citada rotonda en este tramo de la vía, si es necesario habilitando una partida de recursos propios en los presupuestos de la corporación de 2015”.

En ese sentido, el consejero de Obras Públicas del Cabildo de Lanzarote, José Antonio Gutiérrez, ha venido trabajando en las últimas semanas en la adquisición del suelo necesario para la ejecución de dicho proyecto.

La nueva señalización y la línea continua que se ha instalado tras las obras de esta carretera, afecta a todos los vecinos de la zona e impide no solo el acceso directo a sus viviendas sino también a los servicios que se encuentran en este lado de la vía. Asimismo, la eliminación de la línea discontinua, que permitía anteriormente a los usuarios de la carretera girar desde estos accesos viarios en un sentido u en otro, ha provocado que los conductores tengan que desplazarse, según el caso, hasta tres y cuatro kilómetros para acceder a sus viviendas o algunos servicios.