17:41 h. martes, 22 de septiembre de 2020

Andrés Medina: IVECO trató de chantajearnos para que abandonáramos las viviendas antes del desahucio

laverdaddelanzarote.com  |  12 de mayo de 2014 (19:38 h.)
Andrés Medina entrevistado por Montero en O2 Radio
Andrés Medina entrevistado por Montero en O2 Radio

O2 RADIO - LA HORA DE LA VERDAD: El ex-Presidente de la Asociación de Vecinos de Argana Alta, Andrés Medina, ha asegurado que un Asesor de la empresa IVECO "ha tratado de chantajear" a los inquilinos de las 4 viviendas amenazadas de desahucio, "con una limosna". Todo ello después de que el Vicario de la Diócesis de Canarias afirmase que "la Iglesia ha perdido dinero" para conseguir "el realojo" de las familias afectadas.

El pasado 11 de abril, la Diócesis de Canarias sacó una nota de prensa en cuyo 2º punto manifestaba que "en el año 2005, con el fin de atender necesidades pastorales en Lanzarote, se vio en la necesidad de vender la parcela, en la que estaban ubicadas las seis viviendas”. Recalcando que “EL COMPRADOR DE LA PARCELA SE COMPROMETIÓ A REALOJAR A LAS FAMILIAS QUE OCUPABAN DOS DE AQUELLAS VIVIENDAS EN OTRA, EN LA MISMA SITUACION EN LA QUE ESTABAN, ES DECIR, EN PRECARIO MIENTRAS VIVIESEN”. Más aún, desde el Obispado de Canarias se llegó a afirmar que la Iglesia llegó a “perder dinero” en esta venta, ya que se rebajó la cantidad para “facilitar” al comprador el realojo de estas familias.

Tal y como explicó Andrés Medina en "La Hora de la Verdad" (O2 Radio), "unos días después me puse en contacto con el Vicario General, Sr. Hipólito Cabrera, solicitándole una reunión en Las Palmas para el día 25 de Abril de 2014. También le envié un correo donde le adjuntaba varios documentos:  el contrato realizado en el año 1959 por Don Lorenzo Aguiar Molina, párroco en esa fecha de la Parroquia de San Ginés, y el Sr. Sinforiano Marcial Lemes Rodríguez;  escrito de fecha 04 de Julio de 2007; requerimiento notarial por parte de la empresa para que procediera el inmediato desalojo y abandono de la vivienda en un plazo de 15 días, etc".

Medina relata que "en la reunión mantenida con el Sr. Hipólito Cabrera, le solicité la documentación donde supuestamente aparece firmado el compromiso por parte de la empresa con la Diócesis de Canarias, para realojar a las dos familias; pero me respondió  que no lo tenía en su poder. Que dicha documentación la tenían los juristas de la Diócesis de Canarias". Pidiéndole seguidamente que "la solicitara en la notaría donde habían realizado el contrato de segregación y compra venta de las viviendas. Yo le manifesté que si había un compromiso bajo notario dese el año 2006, tendría que salir el Obispado a explicarlo en los medios de comunicación. Y el Sr. Hipólito Cabrera me dijo que ya lo ha hecho, y que habló con la empresa 'para exigirle que cumpliera lo acordado'. También le manifesté que hasta la fecha, ni la empresa ni el abogado de la empresa se han puesto en contacto con las familias afectadas, ni con sus abogados".

- Visita sorpresa del Asesor de IVECO

Tal y como recuerda Medina, "el día 29 de Abril de 2014, me visita en mi casa en el barrio de Argana Alta, el asesor de la empresa Juan Antonio Rivera S.L. (IVECO) para que me reuniera en su despacho con la intención de llegar a un acuerdo con el desahucio de la familia del Sr. Sinforiano Marcial Lemes Rodríguez, de 90 años de edad.  Me sorprendí, pienso que fue debido a la publicación del día 26 de Abril en el medio digital". Al día siguiente, 30 de Abril, "me desplacé a su despacho, y el asesor me cuenta una historia diferente a la que yo he tenido conocimiento. Ya que tengo documentos que acreditan que lo que me está contando es diferente a lo que me ha contado el Sr. Sinforiano y vecinos de las otras viviendas afectadas", informa, "y me hace una serie de propuestas  que 'tienen que ser aprobadas antes del 23 de Mayo de 2014', fecha del desahucio del Sr. Sinforiano Marcial Lemes Rodríguez. Le manifiesté que yo venía a hablar en representación del Sr. Sinforiano. Que los otros vecinos tienen sus abogados, y yo lo único que podía hacer era trasmitirles sus propuestas".

Durante la conversación quedó claro que "estos Sres.:  el asesor, el abogado y la empresa pretenden que todas las partes, o sea  ´las familias de las 4 viviendas estén de acuerdo con sus propuestas, y si hay alguna que no esté conforme, no habrá acuerdos por separado'. La propuesta que a mí me interesaba era la del Sr. Sinforiano: me ofreció una cantidad de 250 € mensuales en concepto de alquiler de la vivienda que fueran a ocupar, cantidad que rechacé; al final llegamos a un acuerdo de 300 €, que la empresa pagaría al matrimonio en usufructo vitalicio hasta su muerte. Este dinero seria ingresado mensualmente en su Cuenta Corriente. Se haría un documento notarial donde se reflejasen  dichos acuerdos. De las otras 3 partes me encargué de decírselo a los interesados y contestarle en los próximos días". Pero el 2 de mayo las cosas cambiaron: "me reuní con el asesor en su despacho, y le informé que 3 de las partes me habían comentado que ellos tenían sus abogados, y que si la empresa quería un dialogo que les llamara por teléfono. En relación a la propuesta de la persona que yo estoy representando, el Sr. Sinforiano, le informé que la familia estaba de acuerdo con esas condiciones. De nuevo el asesor volvió a repetirme que el acuerdo sería siempre que todas las partes estuvieran conformes. Y le volví a insistir que para mí eso era “un chantaje a las familias” y no estaba dispuesto aceptarlo. Al término de la reunión me comenta que los día 5 y 6 de Mayo estaría en Las Palmas. Que se iba a reunir con el abogado de la empresa para informarles de lo acordado y que llamara a los abogados de las otras partes".

- La empresa y la Diócesis han estado ganando tiempo

Tal y como recuerda con rabia Medina, "el día 07 de Mayo  me volví a reunir con el asesor para saber si había aceptado mi propuesta definitiva el abogado de la empresa. Mi sorpresa fue mayúscula: no  acepta lo que en un principio era conforme", sino que la "última y definitiva propuesta" era que "la empresa abonaría 6 mensualidades a razón de 300 € (total 1.800 €), a cambio de que entregaran la llave y salieran antes del día 23 de Mayo de 2014, fecha prevista para el desahucio de esta familia de 90 y 87 años. Por supuesto, yo le contesté que no estaba de acuerdo, y que una vez más la empresa no tenía un pisco de humanidad y consideración con esta familia. Que yo le informaría al Sr. Sinforiano y a su familia, y que ellos decidirían, y yo en los próximos días le contestaría".

Al día siguiente de esta entrevista en O2 Radio, el 9 de mayo, Andrés Medina recibió  "una llamada del asesor para interesarse por si el Sr. Sinforiano había aceptado la propuesta definitiva. Estallé de rabia y le manifesté al asesor que no tenían vergüenza, que lo que estaban haciendo era ganar tiempo, y que los acuerdos que dice la Diócesis de Canarias y la buena voluntad por parte de la empresa de realojarlos era todo una mentira. Les comenté a los vecinos la propuesta y no podían creerlo, ellos me informaron que tampoco están dispuestos a aceptar las propuestas que les habían ofrecido y que no estaban dispuestos a ceder en sus demandas y chantajes". Puesto en contacto con el abogado de oficio del Sr. Sinforiano para informarle de las reuniones y las propuestas de la empresa, "me informa que el desahucio para el vecino Luis Miguel Torres Guillen, está previsto también para el día 23 de Mayo de 2014 a las 09:00. Esto ya me huele a chamusquina. Con razón el asesor ha insistido en que los acuerdos tenían que ser antes del 23 de Mayo de 2014".