Andrés Medina: Mientras viva seguiré luchando porque Argana recupere la calle Claudio Toledo

laverdaddelanzarote.com  |  24 de abril de 2014 (12:38 h.)
Andrés Medina entrevistado por Montero en O2 Radio
Andrés Medina entrevistado por Montero en O2 Radio

O2 RADIO - LA HORA DE LA VERDAD. El que fuera Presidente de la Asociación de Vecinos de Argana Alta, Andrés Medina Medina, ha sido contundente al afirmar que continuará su lucha "hasta que se restablezca el orden urbanístico alterado por la empresa IVECO", cuando en el año 2005 "hizo desaparecer la calle Claudio Toledo, con la pasividad de los diferentes grupos de gobierno del Ayuntamiento de Arrecife, hasta la fecha".

Estos 9 años de lucha de Andrés Medina, se vieron corroborados (y reconocidos) recientemente, a través de una denuncia presentada por VUC en la Fiscalía, que resume "el culebrón que ha significado el cierre de una calle (que algunos políticos aseguran que nunca existió)", y las actividades de una empresa "que ha actuado en estos años con total impunidad, sin que por ello haya recibido sanción alguna".

 

RESUMEN

"El 3 de junio de 2002 se celebró una Comisión de Gobierno en el Ayuntamiento de Arrecife,  presidida por la entonces Alcaldesa María Isabel Déniz.  En su Punto Cuarto (apartado 8º) se debatió la Concesión de una Licencia de Obras en un solar sito en las calles Polca y Palacio Valdés. El solicitante era Don Juan Antonio Rivera Morales, en representación de JUAN ANTONIO RIVERA S.L. (CIF: B-35284082).

La obra a edificar era un inmueble de 2 plantas (13 viviendas, 2 locales y 14 plazas de aparcamiento), en una superficie construida de 2.758,30 m2 (en una parcela de 11.563 m3). Entre los numerosos condicionantes a la aprobación de esta Licencia de Obra, destacaba “la obtención de la Licencia de Apertura de los aparcamientos”.

Sin embargo, el 26 de septiembre de 2006, la citada empresa incumplió  las normas urbanísticas, solicitando una “Licencia de Apertura de una actividad REPARACIÓN AUTOMÓVILES Y BICICLETAS con emplazamiento en Palacio Valdés esquina Claudio Toledo Cabrera” (“olvidando”  la Licencia de Apertura para aparcamientos, que había puesto como condicionante el Ayuntamiento para poder construir en la citada parcela). Circunstancia que fue “admitida a trámite” por Decreto de la Concejalía del 22 de noviembre de 2006.

Pero la cosa no les cuajó, ya que el 5 de febrero de 2007, el Técnico Municipal Domingo Quintana López, firmó el Informe 2006003600, que confirmaba que “las instalaciones proyectadas NO reúnen las condiciones para acceder a la licencia solicitada”. Dejando bien claro que “NO SE ADECÚA EL PROYECTO DE INGENIERÍA DE VISADO Nº 065756” de la Unidad de Actuación-Cinco.

Tras el anterior Informe Técnico, el 21 de febrero de 2007, la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Arrecife celebró una sesión, en la que se ACORDÓ “por unanimidad de todos los asistentes dejar sobre la mesa la actividad  de LICENCIA DE ACTIVIDADES CLASIFICADAS, promovida por Juan Antonio Rivera SL, en local con emplazamiento en la calle Palacio Valdés esquina con calle Claudio Toledo Cabrera”.

La Secretaria Accidental del Ayuntamiento capitalino comunicó este acuerdo a la Oficina Técnica (el 9 de julio), y a la empresa, el 11 de julio de 2007.

Tras tener conocimiento de la decisión de la Junta de Gobierno Local, el 19 de enero de 2009, el Cabildo de Lanzarote remitió el Expediente 357/06, en el que deja bien claro que “no procede calificar la actividad (de Taller  de reparación de vehículos, automóviles y bicicletas) procediéndose al ARCHIVO de las actuaciones”. La RESOLUCIÓN fue firmada por la Consejera Delegada de Actividades Clasificadas, Doña Lourdes Bernal Guillén.
Más aún, el 21 de septiembre de 2012, la Técnico Municipal Lidia Sánchez Suárez, realizó un Informe sobre el tema:  “Examinado el expediente 2006003600, que se instruye a instancia de Juan Antonio Rivera SL, sobre Autorización de una actividad de Reparación de Automóviles y Bicicletas, con emplazamiento en c/ Palacio Valdés esquina Claudio Toledo Cabrera, Nº Exp: 310/06”, deja bien claro que “Dado que la edificación donde se pretende instalar la actividad no se ajusta A LAS DETERMINACIONES ESTABLECIDAS ANTERIORMENTE se entiende que NO SE DEBE acceder a lo solicitado”.

Este Informe fue fundamental para que la Concejal Delegada,  María Teresa Lorenzo Rodríguez, mediante el Decreto Refº SEG 49/12, el 26 de septiembre Resolviera:  DENEGAR A JUAN ANTONIO RIVERA SL, la actividad de Reparación de Automóviles y Bicicletas, con emplazamiento en Palacio Valdés esquina Claudio Toledo; y Proceder a la CLAUSURA inmediata de la actividad, en el supuesto que estuviera abierta, con la advertencia de que, en caso de no producirse el cierre del local de forma voluntaria, SE EFECTUARA EL PRECINTO DEL MISMO POR LA POLICÍA LOCAL”.

A todo ello hay que añadir que la citada empresa Juan Antonio Rivera SL CERRÓ UNA CALLE PÚBLICA en 2006. CONCRETAMENTE LA CALLE CLAUDIO TOLEDO, cerrándola con un muro para montar sus talleres (los mismos talleres ilegales). De todo ello hay constancia en el Informe Exp. 525/06 elaborado por la Oficina Técnica de Arrecife el 22 de septiembre de 2006: “habiéndose iniciado expediente sancionador a JUAN ANTONIO RIVERA SL por la realización de una obra de CERRAMIENTO DE CALLE PÚBLICA MEDIANTE MURADO ENTRE LAS C/ PALACIO VALDÉS Y C/ POLCA…”.

Lo cual fue confirmado por el Informe Técnico de Infracciones elaborado por la Técnico Penélope Tabares García, el  7 de noviembre de 2006, donde señala que “la obra está situada en suelo urbano no consolidado, dentro de la Unidad de Actuación 5 (UA-5). Consiste el vallado de solar ocupando la vía pública y parte del murado cierra por completo una calle pública. Posee licencia de obra condicionada al cumplimiento de las alineaciones y el depósito de fianza… la obra no cumple las condiciones expuestas, por lo que la obra no se ajusta a la licencia concedida”.

Seis años después, continuando la citada calle “secuestrada” por la empresa, el expresidente de la AAVV de Argana Alta, Andrés de la Cruz Medina Medina, presentó un Escrito en el Ayuntamiento  (13 de enero de 2012), recordando que “entre las calles Palacio Valdez y Polca, existe la calle Claudio Toledo, cerrada la vía pública y utilizada por la empresa Juan Antonio Rivera SL (IVECO)…”.

 

PRIMERA DENUNCIA

Pese a todo lo anteriormente reseñado, la empresa pasó olímpicamente de todos los Informes, y abrió los talleres de IVECO dentro de la parcela amurada que había sido una calle de Argana Alta. Así ha estado funcionando durante tantos años: sin Licencia de Apertura; pagando impuestos por una actividad “ilegal”; y sin que la Oficina de Aperturas o la de Infracciones hayan emitido algún Decreto de Sanción a la citada José Antonio Rivera SL.

De todo ello hubo numerosas denuncias por parte de los vecinos de Argana Alta (en general), sobre todo por el expresidente de la asociación de vecinos, Andrés de la Cruz Medina Medina (en particular). Fruto de las mismas se descubrió que el Escrito ordenando el Cierre de la Actividad, “NUNCA llegó a la Policía Local, que es quién tiene las competencias para precintar el negocio”.  ¿Hay alguna mano negra detrás de esta falta de coordinación entre departamentos municipales?

Sin embargo, otros talleres del municipio, en igual estado de condiciones, han sido precintados y se les ha multado como marca la ley. ¿Qué es lo que ocurre con esta empresa? ¿Hay trato de favor por parte del Ayuntamiento?

Peor aún, la calle Claudio Toledo Cabrera continuó “desaparecida” (o “secuestrada” por la empresa) pese a los Informes Técnicos Municipales.

 

En vista de tal situación, el 18 de marzo de 2013, el expresidente de la AAVV “Montaña Mina” de Argana Alta, Andrés de la Cruz Medina, envía un Escrito a los concejales de : Urbanismo, Aperturas e Infracciones, Oficina Técnica; así como a los portavoces de los Grupos Políticos del Ayuntamiento; recordando que “al día de la fecha el Ayuntamiento de Arrecife y sus diferentes departamentos no han exigido a la Empresa IVECO sito en la calle Palacio Valdés, el cumplimiento de las diferentes denuncias hechas AAVV. Incumpliendo las Normas Urbanísticas de las obras solicitadas en los Proyectos”. Solicitando con ello “el cierre de los talleres existentes entre las calles Palacio Valdés y Polca, que están realizando la actividad sin licencia de apertura”.

Hay que tener en cuenta que la empresa nunca colocó en la fachada del edificio, las placas identificadoras de Licencia de Taller, ni los códigos de industria acreditando su autorización, tal y como exigen los organismos oficiales. Peor aún, han pintado un “vado” sin tener ninguna placa de Autorización de Vado Permanente por parte del Ayuntamiento.

“Casualmente”, al día siguiente de ser presentado el Escrito por el señor Medina, la empresa “Juan Antonio Rivera SL” solicitó 2 nuevas Licencias de Apertura:

1º Actividad de establecimiento comercial de exposición y ventas de vehículos automóviles, superficie en metros 914,35, emplazamiento calle Isa esquina Palacio Valdés nº 13.

2º Actividad inocua y declaración responsable actividad taller electricidad-electrónica y mecánica. Mantenimiento y reparación de vehículos de motor. Superficie en metros 98,54, emplazamiento calle Isa esquina Palacio Valdés nº 13”.

Como resultado, el 11 de julio se aprobó el DECRETO A/C 290/13, que hace referencia a la apertura de una actividad de Reparación de Vehículos Automóviles y Bicicletas”; y el 30 de agosto el DECRETO A/C 368/13 para un Comercio Menor de Vehículos Terrestres.

 

SEGUNDA DENUNCIA

Recordemos: en 2006 la empresa JUAN ANTONIO RIVERA SL solicitó la Licencia “en la calle Palacio Valdés esquina Claudio Toledo Cabrera”, y los diferentes departamentos del Ayuntamiento se la NEGARON; mientras que en 2013, al haber “desaparecido” la calle Claudio Toledo (precisamente por la citada empresa), solicitan la misma licencia “en la calle Isa esquina Palacio Valdés nº 13”. Y ahora, los mismos técnicos que la habían denegado anteriormente, por inercia (el cambio del nombre de una calle lleva a confusión, suponemos) se la han concedido a la empresa. ¡Sin tener en cuenta que el Proyecto ya tenía contempladas 13 viviendas, que obligatoriamente debían contar con plazas de aparcamientos!

El 2 de enero de 2014, el vecino Andrés de la Cruz Medina Medina recalcó esta situación solicitando al Ayuntamiento que “se anulen los Decretos A/C 368/13 de fecha 30 de agosto de 2013, y A/C 290/13 de 11 de julio”, alegando que “ambas actividades se han autorizado erróneamente al no tener en cuenta que el espacio físico en el que se desarrollan está previamente ligado al uso residencial de las viviendas situadas en planta alta del citado inmueble”. Recordando asimismo que el PLAN GENERAL DE ARRECIFE establece claramente como “condición indispensable para obtener LICENCIA DE CONSTRUCCIÓN, una plaza de aparcamiento por vivienda tal y como se recogió en el proyecto de obra por el que se autorizó la licencia del edificio en la Comisión de Gobierno Local del Ayuntamiento de Arrecife de fecha 03 de junio de 2002”.

En el escrito se denuncia que “no se puede destinar el uso a otro diferente al de aparcamiento que se ha autorizado en estos dos ‘DECRETOS’, ya que no ha cambiado el uso residencial de la planta alta; por lo que de no anularse ambos ‘DECRETOS’ constituiría una vulneración grave del ordenamiento urbanístico Municipal, con la consiguiente responsabilidad del Técnico responsable de haber autorizado dichas actividades sin haber contemplado el ordenamiento establecido en el propio Plan General de Arrecife”.

A lo que volvemos a añadir que la calla Claudio Toledo Cabrera continúa “desaparecida” o “secuestrada”, DESPUÉS DE 7 AÑOS, siendo en la actualidad la parcela en la que se asientan los Talleres objeto de estas denuncias. ¿Por qué motivo el Ayuntamiento no ha restablecido la realidad urbanística arrebatada por la empresa Juan Antonio Rivera SL? ¿Qué mano negra hay detrás de todo este embrollo?

 

Incluso con sus nuevas “licencias”, la empresa Juan Antonio Rivera SL sigue haciendo de las suyas. Pues el 30 de septiembre de 2013 (2 meses después de haber recibido su “licencia”), el vecino Andrés Medina Medina denunció ante la Policía Local de Arrecife que la citada empresa “sigue haciendo uso de todos los módulos de taller para vehículos pesados, incumpliendo las condiciones de licencia de 100 metros cuadrados para la reparación de vehículos de 6 toneladas”.

La propia Policía Local (el agente 10717) realizó el Atestado CL300913D/2013, que confirma que “las naves de la empresa IVECO, ubicadas en la confluencia de la calle Palacio Valdés y Claudio Toledo Cabrera… el recinto de las naves destinadas a taller se encuentra amurallado con entradas desprovistas de vados y en su interior se encuentran vehículos pesados en reparación”. Aportando 3 fotografías.

Y hasta la fecha, la empresa sigue sin cumplir con su “licencia”: utilizando el total de las instalaciones para una sola de las actividades aprobadas, y reparando hasta grúas que superan el tonelaje permitido.

 

Por todo lo expuesto, SOLICITAMOS a la Fiscalía que investigue las siguientes irregularidades, por si fueran constitutivas de Delito:

El hecho de que la empresa Juan Antonio Rivera SL haya abierto unos talleres en una parcela, sin contar con ningún tipo de Licencia o Permiso, realizando una ACTIVIDAD ILEGAL desde 2006 hasta 2013 (7 AÑOS). Todo ello pese a los numerosos Informes Técnicos de Ayuntamiento y Cabildo, DENEGANDO su Solicitud. Incumpliendo el Ordenamiento Urbanístico. Y sin que haya sufrido sanción alguna por ello. Todo esto agravado por el hecho de que el Ayuntamiento nunca comunicó sus resoluciones a la Policía Local, órgano competente para precintar los negocios ilegales.
La citada empresa procedió al cierre de una calle pública (Claudio Toledo Cabrera) el mismo año 2006, aprovechando el espacio para crear sus talleres, los cuales han estado funcionando de forma ilegal. Y pese a los Informes de sus propios Técnicos Municipales, el Ayuntamiento ha “consentido” y “permitido” que dicha calle lleve 7 años cerrada.
Ahora de repente, después de “borrar del callejero” la calle “ocupada ilegalmente”, la misma empresa vuelve a solicitar licencia para ejercer la actividad que lleva realizando ilícitamente los últimos 7 años. Obviando los técnicos municipales que ya le habían concedido la Licencia en 2002, para construir viviendas y aparcamientos. Algo que nunca se preocupó la empresa de realizar.
Para colmo, la empresa comienza la vida de sus nuevas “licencias”, incumpliéndolas.

Más acciones: