07:42 h. jueves, 20 de enero de 2022

LA CONSEJERA DE SANIDAD, MáXIMA RESPONSABLE DEL DESBARAJUSTE EN QUE SE HA CONVERTIDO EL PROCESO SELECTIVO

CCOO exige más personal para agilizar la OPE del Servicio Canario de Salud, tras 8 años de espera

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  08 de febrero de 2015 (19:54 h.)
CCOO-Sanidad

En pleno año 2015 todavía sigue activa una oferta de empleo iniciada en 2007, la del Servicio Canario de la Salud. Ocho años de ansiedad y espera sin que todavía se vislumbre su final.

42 de las 96 categorías convocadas en el 2007 aún continúan sin resolverse; ni toma de posesión de plazas, ni constitución de los nuevos listados de contratación temporal ni una mínima perspectiva de solución a corto plazo; en resumen, una situación desoladora para miles de familias; un auténtico desastre con casi 100.000 personas colocadas en la máxima incertidumbre.

La actual Consejera de Sanidad aseguró en abril de 2013, en sede parlamentaria, que la Oferta de Empleo del SCS quedaría finalizada en 2014. Nos encontramos en febrero de 2015 y la OPE, contradiciendo sus palabras, está muy lejos de su conclusión; tanto que, de continuar en las condiciones actuales, todavía pasarán años antes de concluir.

Incompetencias e improvisaciones aparte, la causa principal de tanta dilación no es otra que una escandalosa escasez de personal para gestionar una oferta de empleo que ha desbordado todas las previsiones; una nueva prueba de la ineptitud e insensibilidad de unos responsables políticos muy alejados de los problemas de la ciudadanía a la que representan. No es admisible, desde ningún punto de vista, que un proceso de este calado cuente con una dotación de personal tan escasa, no más de cinco personas para mecanizar, analizar e informar decenas de miles de solicitudes, recursos y trámites sin fin. Resulta pues evidente que la única solución viable consiste en la contratación de más personal para garantizar que esta OPE concluya antes de finalizar la paciencia de sus sufridos opositores.

La gestión y tramitación de este proceso selectivo ha mostrado bien a las claras las deficiencias estructurales de una Consejería que ha sufrido como ninguna otra los embates de los recortes presupuestarios; la disminución hasta el límite operativo del servicio que presta y la inutilidad política de su máxima responsable, la Consejera Brígida Mendoza. Que una persona con su paupérrimo bagaje formativo y político continúe al frente de la Consejería con mayor impacto social es indicativo del desprecio que el actual gobierno canario siente por la salud y el bienestar de su ciudadanos. Lejos de defender la sanidad pública canaria, la actual Consejera la ha situado en las cotas más bajas de toda su historia, este solo hecho bastaría para exigir su dimisión inmediata, algo que ya es más que una necesidad, es una obligación dictada por una concepción básica de la dignidad política.

Contratación de personal para atender la obligación de la Consejería de Sanidad para con la ciudadanía, la OPE entre ellos; desvinculación de los listados de contratación de las futuras ofertas de empleo; mejora gradual del servicio prestado, recuperación de derechos perdidos y el abandono inmediato de la actividad política de la peor Consejera que ha tenido la sanidad pública de las islas, son, por ese orden, las máximas prioridades de los trabajadores del SCS en  estos momentos. A la vista está que no ha habido voluntad política para cumplirlos, toca pues la hora de la voluntad ciudadana para hacerlos cumplir.