10:41 h. jueves, 03 de diciembre de 2020

El agresor ya había sido detenido la semana pasada tras amenazar de muerte a la policía y al juez

Un ciudadano marroquí recibió varias puñaladas de madrugada en la calle Manolo Millares

 |  02 de noviembre de 2020 (14:08 h.)
Un ciudadano marroquí ha sufrido varias puñaladas en la siempre polémica calle Manolo Millares (antigua José Antonio). Su autor (que había sido detenido la pasada semana tras amenazar de muerte a la policía y al juez) fue retenido por los testigos.
El suceso se produjo sobre las 00.35 horas de la madrugada del domingo 1 de noviembre, cuando la sala operativa del 1-1-2 recibió una alerta en la que se informaba de una pelea, con unas seis personas involucradas. Minutos más tarde, se recibió otra alerta para indicar que un varón había resultado herido con arma blanca y se encontraba inconsciente.

Una vez en el lugar, personal del SUC realizó la asistencia inicial del afectado y, tras estabilizarlo, procedió a su traslado en una ambulancia medicalizada al Hospital Dr. José Molina Orosa al presentar heridas con arma blanca a la altura del tórax y abdomen de carácter grave.
Desde la sala de emergencias del 1-1-2, el médico coordinador de guardia contactó con el Hospital para informarles sobre el traslado de este paciente, por lo que a su llegada al centro sanitario, el afectado entró directamente en quirófano.

- "Les voy a pegar el coronavirus, voy a poner una bomba..."

Fuentes policiales aseguran (tras recabar el testimonio de los vecinos) que la agresión se produjo cuando la víctima trató de impedir que le robaran su teléfono móvil. Asimismo el agresor había sido retenido por los testigos del suceso.

Los agentes acudieron al lugar donde observaron a una persona con heridas sangrantes en ambos brazos, por lo que solicitaron asistencia sanitaria. Asimismo, la víctima informó a los agentes que el individuo retenido le había agredido momentos antes con una botella de cristal rota para robarle su teléfono móvil.

Por su parte, los agentes de la Policía Nacional lograron, ante la fuerte resistencia de la persona retenida, detenerlo como presunto autor de los delitos de robo con violencia y lesiones. El arrestado amenazó a los agentes con palabras como "les voy a pegar el coronavirus, voy a poner una bomba y les voy a matar a todos".

El detenido es el joven de 30 años que fue detenido en la madrugada del pasado 26 de octubre por ir sin mascarilla en Arrecife amenazando a la gente con un palo y una botella, y que también causó daños a un vehículo y "amenazó de muerte a los agentes de la Policía Nacional y al juez".