07:45 h. lunes, 21 de septiembre de 2020

LO DICHO, LA INSEGURIDAD SE ADUEÑA DE ARRECIFE. ¡YO ME SENTÍ INSEGURO!

 |  15 de septiembre de 2020 (21:12 h.)
LORENZO LEMAUR SANTANA

Ya lo había escrito y publicado junto el mismo día: "La inseguridad se adueña de Arrecife". Dicho y ocurrido. 

En la noche de ayer, como durante todo el día había hecho bastante calor, antes de las 21 horas, me apeteció salir un rato de casa y bajar al parque de Los Pinos a coger fresco un rato. 

Al salir de casa pude ver que como es habitual habían chicos jóvenes en la placita del Parque que está alrededor de la fuente. Sabía que estaban allí pero ello no sugirió ningún grupo de inseguridad. 

Como de costumbre bajé por el caminito que hay desde la parte alta, por donde la esquina de la calle Madrid.

Llego a la placita y me siento en un banco que quedaba libre. Debe ser que ya me habían catado mientras bajaba pues nada más sentarme los jóvenes que allí estaban, unos diez, empezaron  a realizar comentarios en voz alta como "ese es el de la foto", "¿qué vienes a hacer?", "¿estás grabando?", "¡pónganse las mascarillas!", "el pureta no lleva la mascarilla", y algunos más de los que no recuerdo el tenor literal.

Uno de ellos, más fachentillo, se me acerca y comienza a increparme. No tenía puesta mascarilla ni guardó la distancia de seguridad. 

Me increpaba acusándome de ser el autor de un fotografía que La Voz de Lanzarote había publicado hace unos días. Con ella, capturada de dicha publicación ilustro este relato. 

El fachententillo, en clara actitud amenazante, con un pié sobre el mismo banco en el que yo estaba sentado, me increpaba con frases como, "sabemos dónde vives", "reconoce que hiciste mal", "yo acabo de salir de la cárcel, no me importa nada", y otros improperios que no recuerdo en su tener literal. De forma amenazante me exigía que le enseñara el móvil para ver si estaba grabando. Mientras otros decían en voz alta cosas como "te estamos grabando, no llevas las mascarillas", "¿vas a llamar a la policía?".

Durante todo esto entendí que la situación era objetivamente insegura. Siendo así traté de empatizar con ellos. Mientras, de manera desafiante me increpaban para que reconociera que la aludida foto publicada por La Voz de Lanzarote era mía. Les decía que porque así es. Tal foto no la hice yo, ni la envié yo al medio de comunicación. 

En aquella situación entiendo que lo mejor era regresar a casa. Tras tratar de empatizar algo con ellos, como ya dije, para relajar la situación, inicio el camino de regreso a casa por el camino contrario al que había usado para bajar. Mientras me marchaba seguían increpandome.

¿Miedo? No, miedo no es la palabra pero inseguro si que me sentí. 

Al llegar a casa llamé a la Policía Local de Arrecife. Más que nada para dejar constancia de lo ocurrido por si en algún momento aquellos jóvenes se atrevieran a hacer algo, contra mi o contra mi vivienda. El agente que me atendió al teléfono me indicó que lo que procedía era que me personara en las dependencias de la Policía Nacional para realizar la correspondiente denuncia. 

Conclusión. Lo que escribí y publiqué ayer no era un mero artículo de opinión oportunista, retórico, sensacionalista y demasiado. Lo que escribí y publiqué es la pura realidad: LA INSEGURIDAD SE ADUEÑA DE ARRECIFE, y anoche la sufrí en primerísima persona. 

P.D.: A pesar de que en mi artículo reproduzco un comentario que un vecino de Titerroy que asegura que los chicos que se reúnen por las noches en el Parque Los Pinos son 'menas', quienes anoche me increpaban y amenazaban son españoles.