00:00 h. jueves, 11 de agosto de 2022

Por falta de pruebas de acusación, el tribunal de Breda ha decidido prorrogar la detención de Saïd Chaou otros tres meses!

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  24 de septiembre de 2015 (09:50 h.)
RIF

FIKRI EL AZRAK

El viernes pasado 18 de septiembre 2015, Saïd Chaou (50 años) se presentó ante el juez en el tribunal de Breda (La región de Brabant, en el sur de Holanda) como acusado en un caso montado para todas las piezas, tales como la participación en el tráfico internacional de drogas, que la justicia holandesa no ha podido demostrarlo.

Familias, amigos y conocimiento de Saïd CHAOU han ido al tribunal de Breda para asistir en la audiencia, y especialmente, con la esperanza de un despido de uno de los suyos en un caso en el que está sujeta a un medio de comunicación, detenidos sin conocer su acusación y sin pruebas en su caso. Finalmente salieron de la audiencia decepcionados dado el resultado de la audiencia, que al menos es curioso, e injustificable.

Saïd CHAOU, hombre de negocios rifiño-holandés, miembro del Movimiento 18 de septiembre para el Independencia del RIF y feroz opositor del régimen de Rabat vio su comparecencia ante los tribunales holandeses en el día del celebración del Congreso Constitutivo del movimiento en Rotterdam en los Países Bajos. Después de más de tres horas de discusión, el procurador general se encuentra en incapacidad de proporcionar pruebas concluyentes contra Saïd CHAOU para le condenar, al final el tribunal decidió de prorrogar la detención por otros tres meses con el pretexto de investigar más a fondo el caso de la acusación aunque el procurador general del Estado no tiene ninguna prueba contra el señor Chaou.

Según la prensa holandesa, incluso un año y medio de vigilancia y tres meses de detención arbitraria del Sr. Said Chaou, no fue suficiente para el procurador general de los Países Bajos para la elaboración de un acta de acusación contra Sr. Chaou. Este caso puso el procurador general y los jueces en una posición incómoda frente del la opinión pública rifiña, holandés y internacional qui siegue el caso, debido a que los tribunales holandeses encontraron a sí misma antes de una caso vacío y fabricado por la máquina de los medios de comunicaciones marroquí y holandés, y también por los servicios de inteligencia de dos países.

La batalla se parece dura entre la defensa de Sr.CHAOU, y el procurador general. El abogada I.W. defiende del Sr.CHAOU avergonzó el procurador general, que prometió a la primera sesión que tuvo lugar el 25 de junio 2015 en el mismo tribunal, que aportaba pruebas a justicia dentro de una semana de que él no ha hecho dentro de tres meses. Hasta el viernes 18 de septiembre 2015, el procurador general no pudo cumplir su promesa, según el juez siguió a las presentaciones del procurador y optó por aplazar la audiencia para el diciembre con el fin de profundizar la investigación.

La siguiente sesión del Sr. Saïd CHAOU por lo tanto, se estará el próximo diciembre, antes de decidir qué acción tomar en custodia y la calificación jurídica de los hechos con precisión.

La cuestión que se plantea en este caso, por tanto, es si lo que justifica la huida hacia delante del procurador general de los Países Bajos?

El caso de Saïd Chaou ilustra según la defensa M.CHAOU que decidió apelar en el caso, una furia políticamente justificada y retrasando táctica del procurador general después de fracasar en su enfoque acusatorio. Para recordar que en la primera audiencia la abogada I.W. pidió levantar el M.CHAOU prisión preventiva, y fue rechazado.

El evidente fracaso del procurador general en el argumento a pesar de un año y medio de vigilancia y tres meses de la detención arbitraria, el juicio del Sr. CHAOU en el mismo día del congreso del movimiento 18 de septiembre para la independencia del RIF donde CHAOU es uno de sus miembros, la campaña mediática contra él por parte de la prensa amarillas marroquí y holandesa ... etc, son pistas que hablan, que convergen para decir que el juicio de M.CHAOU es un juicio político, y su detención es un servicio proporcionado por la inteligencia holandesa por sus homólogos marroquíes.