00:07 h. domingo, 14 de agosto de 2022

Hallados en Montaña Gayo los posibles restos de Margaret Holt, desaparecida en diciembre de 2011

laverdaddelanzarote.com  |  27 de mayo de 2013 (20:20 h.)
Margaret Holt

En horas de la tarde de hoy lunes han sido rescatados los restos humanos de una mujer, en una zona de muy difícil acceso de Montaña Gayo, después de que un ciudadano alertase a la Guardia Civil de su aparición. Por los restos de la ropa que cubría el cadáver (muy deteriorado), todo parece apuntar a que se trata de la turista británica Margaret Holt, desaparecida en diciembre de 2011 cuando practicaba senderismo. 

Fue un vecino de Haría quién encontró los restos humanos, informando del macabro hallazgo a la Guardia Civil. Sin embargo, lo accidentado del lugar impidió que los servicios de emergencias llegasen a la zona a bordo del Helicóptero del 112. Finalmente, tras 4 intensas horas, pudieron acceder a la zona con la guía de un pescador.

El cuerpo rescatado se encontraba muy deteriorado, "como si llevase más de un año muerto". Por las prendas de vestir se supone (en principio) que se trata de la deportista británica desaparecida en diciembre de 2011, cuando practicaba senderismo por la misma zona. 

- Margaret Holt

Su desaparición fue denunciada el 26 de diciembre de 2011 por familiares de Margaret Holt desplazados desde Gran Bretaña, tras no poder localizarla en días señalados en las fiestas navideñas. La turista fue vista por última vez el día 23 de diciembre, tras salir por la mañana de su habitación individual del hotel Barceló en Costa Teguise. Portaba esta mujer, de 65 años de edad y una estatura de 1,65 metros, una camiseta rosa y unos pantalones cortos de color marrón, con sandalias blancas y una mochila.

 Tras la denuncia, durante los días postreros de ese año se peinaron posibles zonas donde la turista se pudiera haber perdido. Principalmente se hizo un análisis exhaustivo de zonas de los municipios de Teguise y Haría, con ayuda incluso de helicópteros. En el hotel dejó Margaret Holt la mayor parte de las pertenencias que trajo a Lanzarote, así como un mapa de senderos donde daba pistas de los caminos que pensaba seguir, con el Risco de Famara como zona especial. Salió sin compañía, como solía hacer de modo habitual.