12:38 h. martes, 27 de septiembre de 2022

Rosy Cubas, 18 días en huelga de hambre

la verdad de lanzarote  |  17 de marzo de 2013 (12:42 h.)
La conocida activista social Rosy Cubas, fundadora de la Plataforma por la Dignidad de las Personas sin Hogar, cumple hoy 18 días en Huelga de Hambre en protesta por "el DESMANTELAMIENTO DE LA SANIDAD EN CANARIAS", sufrido en primera persona en el Servicio de Urgencias del Hospital de La Candelaria, en Tenerife (Achinech). Rosy, una persona mayor, jubilada con diversas patologías cardíacas y con una discapacidad severa por cuestiones neurológicas (que la obliga a caminar con una muleta), denunció los hechos en el Juzgado nº 2 de Santa Cruz. Su salud en estos momentos es MUY CRÍTICA...

 

Rosy Cubas ha sido siempre un personaje público en su lucha contra las injusticias a los más pobres de nuestra tierra. Hasta que el pasado día 21 de febrero se cayó en su casa, sufriendo un fuerte golpe en la rodilla. Trasladada a la Residencia de La Candelaria, para su sorpresa le diagnosticaron "un esguince" si hacerle apenas pruebas. E inmediatamente le dieron el alta, obligándola "a marcharse".
La luchadora social (que vive sola y no tiene familia) pidió que la trasladasen a un centro público o residencia donde por su edad y por su estado pudiera ser atendida unas semanas hasta que pueda caminar al menos. Y la respuesta del hospital de La Candelaria, fue "alojarla" en los pasillos de urgencias, en un cuarto aislado de la planta de urgencias. Desde entonces, Rosy se ha quejado de "un notable abandono", ha perdido una cita "muy importante por unos nódulos en el vientre"; y al final, cuando por fin le hicieron una resonancia le detectaron "pérdida del líquido sinobial de la rodilla, lo que le causa fuertes dolores".
En todos esos días no dejó de exigir un trato digno en un hospital público que pagamos todos. Y la respuesta del hospital fue decirle que "está abusando de la Sanidad Pública", mandándole a un psiquiatra para ver "si estaba loca".
 
- Denuncias a todos los estamentos sociales y políticos
 
Desde ese momento, Rosy Cubas está en huelga de hambre en protesta por lo que le está pasando. Al mismo tiempo remitió una denuncia al Juzgado nº 2 de Santa Cruz de Tenerife (Achinech), pidiendo que se abran diligencias por lo ocurrido, se le tome manifestación y se le envíe un médico forense que compruebe su estado. Con la tensión muy alta, con problemas y patologías varias, temiéndose que pronto pueda perder la conciencia y los efectos sean irreversibles.
Escritos similares han sido remitidos al Presidente del Gobierno de Canarias, al Parlamento de Canarias, al Diputado del Común, al Defensor del Pueblo, al Presidente del Gobierno de España, a la Gerencia de la Residencia de La Candelaria, a la Dirección médica y a la Jefatura de Enfermería de la misma Residencia, a la Directora General del Servicio Canario de Salud, a la Consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y a la Subdelegación del Gobierno de Santa Cruz de Tenerife.
Las peticiones de Rosy son las siguientes:

1.- Depurar de manera urgente las responsabilidades que se deriven en los distintos profesionales de la Residencia La Candelaria en el departamento de traumatología de Urgencias, por el abandono y supuesta mala praxis que sufrí entre los días 21 de febrero y 1 de marzo, con excepción de los celadores, el personal de limpieza y algunos especialistas concretos, los únicos que se dignaron a tratarme con la atención que todo paciente merece; 

2.- Dotar de manera urgente al Servicio de Urgencias de la Residencia de La Candelaria, de medios materiales y humanos suficientes que garanticen un trato ético, digno y de calidad para con los pacientes, evitando así las situaciones tercermundistas que se vienen dando en el Centro desde hace ya tiempo, mil veces denunciadas (pasillos atestados, interminables esperas, pruebas que nunca llegan, ancianos sin comer, falta de mantas, vendas, almohadas, mobiliario deteriorado, escasez de cubículos que deriva en hacinamiento y mezcla de patologías, y un largo etcétera). Indispensable poner especial cuidado en la selección del personal mejor cualificado, profesional y humanamente, sobre todo en los servicios especiales, como urgencias generales, cuidados intensivos, reanimación o postquirúrgica, así como un especial control de los horarios de trabajo para evitar el conocido como “síndrome del quemado”, que en muchas ocasiones deriva en una notable falta de empatía con el enfermo y acaba en maltrato; 

3.- Terminar con las larguísimas y dolorosas listas de espera sanitarias, que acaban por cronificar a los enfermos, cuando no con su fallecimiento;

4.- En los traslados entre hospitales, que se de prioridad a los centros públicos y que ningún paciente sea trasladado a un centro privado sin su previo consentimiento o en su defecto el de algún familiar responsable. Y que ningún paciente y especialmente los ancianos con patologías y enfermedades varias sean derivados a centros sociales, en la medida de lo posible;

5.- En unos momentos de tanta falta de centros públicos y camas sanitarias, que se potencie el Hospital del Torax como antaño fue, un centro hospitalario de vital importancia, aprovechando sus altas capacidades y acabando con los rumores que apuntan a su cierre inminente;   

6.- Que se lleve un control periódico de los centros sanitarios públicos al objeto de comprobar que funcionan y son utilizados con todas sus capacidades.

Y cuando decimos todos los actores, estamos hablando de todos, esto es, los jueces, los colegios profesionales, los artistas, los escritores, los periodistas, los sindicatos, los partidos políticos, los colectivos sociales y todos los  ciudadanos de bien.

Vaya por delante pues este llamamiento público a la movilización, por la Sanidad Pública que nos están quitando, y sobre todo por salvar la vida de nuestra valiente compañera Rosy Cubas.