00:11 h. domingo, 05 de febrero de 2023

TITERROY, UNA HISTORIA DE IDENTIDAD Y AUTOESTIMA COLECTIVA

 |  16 de octubre de 2022 (08:43 h.)
SJO - FARIONES PANDILLA
LORENZO LEMAUR
01 PANDILLA REYES 1976
01 PANDILLA REYES 1976

Me lo había dicho Paco Cabrera García, hace años, siendo presidente del Cabildo; aunque ya muy mayores, lo sienten muy orgullosamente quienes formaron e integraron la Asociación de Vecinos Santa Coloma durante los años 70 y que entre 1971 y 1973, junto al párraco, don Francisco González, mediante la modesta aportación de los vecinos, económica y en mano de obra, construyeron la iglesia parroquial de San José Obrero; me lo saca a relucir Jorge Cabrera Morales cada vez que nos vemos y alegamos un rato; me contó Begoña Ramírez Perdomo que lo dijo Juan Manuel García Manso en una de sus clases en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de Las Palmas; lo dicen con frecuencia y sin pudor José Domingo Morera  Aparicio, Queta Martín Noda, César Curbelo, Marcos Escobar Perdono, Leonor Betancort, Tino Noda, Ofelia Farray, Felito y muchos, entonces niños y adolescentes, que integraron el grupo infantil de teatro que de 1977 a 1980 interpretaron por toda Lanzarote, en play back, Jesucristo Superstar; lo sienten muy orgullosos Agapito de León, Goyo García Luzardo, Erasmo García, Miguel Ángel Jiménez, Toto Hernández, Emeterio Hernández, Ye Cabrera, Toñito Hernández Camacho, Pancho García Sánchez, Juan Ramón Eugenio, Tete Suárez, David Robayna, Sergio González (Melona), Quique Martín, Marcial Brito, Toñín Correa, Luismi Padrón, Marco Julio Cedrés y muchos más que formaron la gran generación de jugadores de balonmano de los nacidos en los años 1959 a 1970;... lo saben pero no lo dicen por pudor o por lo que fuera todos los que vivieron en Santa Coloma, hoy Titerroy, desde finales de la década de los 60 hasta la de las 80. También lo sintieron quienes compartieron entre 1999 y 2006 el esplendor de la actividad de la Asociación de Vecinos Titerroy y de las Fiestas Patronales de San José Obrero. Aún así, aunque lo viví y lo sabía, creo que no había caído suficientemente en ello hasta este pasado jueves. 

Como he dicho, aunque lo sabía; me hizo caer bien en la cuenta de ello, este pasado jueves, día 13 de octubre, David de la Hoz Fernández, durante su charla "Una mirada Regenerativa desde Arrecife": Titerroy; que primero se llamó Maneje y luego Santa Coloma, sus vecinos; un para muchos irrepetible movimiento juvenil, sin la influencia ni la colaboración de agente externo alguno, durante las dos décadas aludidas, generó y vivió un extraordinario proceso de identidad colectiva que llevó a sus vecinos, principalmente a los jóvenes, a un estado de autoestima que les llevó a vivir mejor, ser felices y, de manera muy especial, eludir las graves consecuencias de la droga, que por entonces hizo su aparición y generó estragos en la juventud de Arrecife. 

Mientras documentaba y contrastaba este relato me lo han dicho varios: "a quienes no siguieron con nosotros se los llevó la droga".

Aquel movimiento se llamó San José, o San José Obrero.

Quizás un momento culmen, irónico, de aquel movimiento fue cuando en 1985, un grupo de 11 chicas de barrio, el equipo juvenil femenino del San José Obrero se proclamó Campeón de España de balonmano. Pero, aquel campeonato de España, las "24 horas de balonmano", los encuentros en "los árboles" (hoy Parque Los Pinos) para enamorar o jugar al Monopolio, los domingos en la playa de Fariones, "Superstar" con sus ensayos en el "Salón Cultural" y las partidas de envite cuando íbamos a actuar por todos los pueblos de la isla, la Escuela de Balonmano San José Obrero que muchos años fue verdadera cantera del balonmano canario, las quedadas de la "pandilla del San José" en el parque Islas Canarias y Bodegón Los Conejeros, la excursión al Cine Costa Azul para ver la película Jesucristo Superstar, los guateques en los locales de las calles Pamplona o El Vicente, las Fiestas de Fin de Año en el "Salón Cultural de Santa Coloma" o más tarde en "El Cacharro", las Fiestas de San José Obrero,... fueron fruto de un movimiento vecinal, social, parroquial, deportivo y juvenil con criterio, sin tabúes, autónomo, vanguardista, transgresor, valiente y sobre todo independiente lo hizo posible.

Un movimiento, a decir de la mayoría de sus protagonistas, irrepetible.

Jóvenes de Titerroy años 70
Jóvenes de Titerroy años 70