08:33 h. sábado, 03 de diciembre de 2022

Verónica llegó a vivir un verdadero infierno, siendo violada y muriendo embarazada

la verdad de lanzarote  |  22 de febrero de 2013 (08:47 h.)
La joven Verónica llegó a padecer un verdadero infierno en vida, torturada, esclavizada y presumiblemente violada por su padre, tal y como publica el Diario "El Mundo". Lo cierto es que su propia madrastra había llegado a confesar a varias vecinas, que la joven discapacitada (en un 68%) "estaba embarazada". La policía baraja la hipótesis del asesinato.

Según publicó el Diario "El Mundo", fueron hallados "huesos humanos colocados en una bolsa de plástico, dentro de una mochila y colgados en un alpendre destinado a los aperos de labranza", pero aún no ha sido localizado el cráneo. Especulándose con que "habría fallecido de un golpe en la cabeza propinado presuntamente por su padre para ocultar el embarazo de la joven como consecuencia de haberla violado primero".

En la edición nocturna de El Mundo.es se refleja que "tras acabar con su vida, según fuentes de la investigación, su padre con la ayuda de su mujer y el encubrimiento de sos hermanastros LA HABRÍAN DESCUARTIZADO".

- Quemaduras de cigarrillos

Verónica sufrió constantes malos tratos. Según el diario digital, "muy pronto comenzaron episodios de malos tratos contra los hijos. De pequeños presentaban en su cuerpo quemaduras de cigarrillo y les encerraban largos periodos de tiempo en el mismo lugar donde aparecieron los huesos". Añadiendo que "a pesar de esta circunstancia y de su discapacidad ni los tribunales de justicia ni los departamentos de servicios sociales arbitran ninguna medida para proteger a la adolescente".

En el año 2004 condenan al padre y a la madrastra a 6.000 euros de indemnización por la violencia ejercida contra los dos niños. Mientras son menores de edad, Verónica y su hermano, están en un centro de menores del que sale Verónica al cumplir los 18 años y regresa al domicilio de su padre, condenado por haberla maltratado.

 Su padre, natural del pueblo ourensano de Bande, vivió primero en Bilbao donde contrajo matrimonio con la madre de Verónica y su hermano. Al quedarse viudo se trasladó a vivir a Lanzarote y allí conoció a Carmen Delia que tenía tres hijos de una anterior relación.

El fallecimiento de la abuela materna de la joven y el llamamiento para participar del reparto de la herencia provocó que un despacho de abogados localizase al hermano de Verónica y acto seguido averiguasen el domicilio de la chica desaparecida. Hoy declaran en el Juzgado los 4 detenidos por tan macabros hechos.