11:40 h. sábado, 28 de mayo de 2022
Arturo Pérez Reverte

El Incidente "Charlie Brown". Una historia de hombres decentes

Escritor y periodista

Arturo Pérez Reverte | 22 de enero de 2015

ASSOPRESS

 
Me acordé del Incidente 
​"​
Charlie Brown
​"​
. Y de lo saludable que sería leer Historia, o simplemente
​ ​
leer, para la infame, navajera, burda y poco ilustrada clase política española. La de referencias útiles que
​ ​
podrían obtener. Incluso éticas, si se pusieran a ello. Modelos morales de comportamiento público -porque
​ ​
luego, en privado, compartiendo negocio, los veo besarse en la boca hasta con lengua- que nos irían muy
 ​
bien a todos.
 
 Y el conocido por Incidente 
​"​
Charlie Brown
​"​
, como digo, es uno de esos modelos. Ocurrió en
​ ​
una guerra mundial, la segunda, que fue una de las más atroces vividas por la Humanidad. Y sin embargo,
​ ​
ahí está. Para quien quiera sacar conclusiones útiles. Para quien crea que el ser humano puede ser
​ ​
honorable incluso desde bandos opuestos, en un mundo atroz y ensangrentado.
 
El 20 de diciembre de 1943, el B-17 norteamericano Ye Olde Pub, pilotado por el segundo teniente Charlie
​ ​
L. Brown, muy averiado tras una misión de bombardeo sobre Bremen, intentaba en solitario regresar a su
​ ​
base en Inglaterra, con el artillero de cola muerto y seis tripulantes heridos, incluido el piloto. Sólo tres
​ ​
hombres a bordo quedaban sanos. El avión volaba a duras penas dejando una estela de humo, con un
​ ​
motor parado y otro dañado, el plexiglás de la cabina roto, el timón de dirección partido y los sistemas
​ ​
hidráulicos y eléctricos fuera de servicio. Sus tripulantes estaban seguros de que nunca llegarían a
​ ​
Inglaterra.
 
Todavía sobre territorio alemán, el bombardero fue detectado por el piloto de la Luftwaffe
​ ​
Franz Stigler, de 26 años de edad, que en ese momento tenía 22 derribos en su haber, y
​ ​
sólo necesitaba uno más para ganar la Cruz de Caballero. A los mandos de su
​ ​
Messerschmitt Bf-109, Stigler se acercó al avión enemigo, dispuesto a derribarlo, pero
​ ​
comprobó con sorpresa que desde él nadie le disparaba. Que el B-17, acribillado de
​ ​
metralla antiaérea, seguía su renqueante vuelo hacia la costa, que en la destrozada
​ ​
torreta de cola el artillero estaba muerto, y que a través del plexiglás roto se veía a los
​ ​
tripulantes heridos, ateridos de frío, intentando socorrerse unos a otros.
 
Entonces,
​ ​
situándose junto a la cabina destrozada del aparato enemigo, Ziegler se encontró con el
​ ​
rostro del piloto americano herido que lo miraba. «Para mí, dispararles en ese momento -
​ ​
confesaría 40 años más tarde- habría sido como hacerlo mientras saltaban en paracaídas». Así que tomó
​ ​
una decisión: situándose a su lado, muy cerca de él para que las baterías antiaéreas alemanas no lo
​ ​
atacaran, Ziegler acompañó al enemigo vencido, escoltándolo hasta la costa, y allí alzó la mano en un
​ ​
saludo, dio media vuelta y regresó a su base. Nunca contó la historia a sus jefes..
 
Charlie Brown pudo llevar su avión hasta Inglaterra. Y allí l
​e ​
prohibieron dar publicidad a un incidente que revelaba la humanidad
​ ​
de un enemigo que volaba con la esvástica nazi pintada en el timón
​ ​
de cola. Tardó mucho tiempo en hablar de ello, pero al fin empezó a
​ ​
investigar. Habrían de pasar 40 años hasta que Brown diese con el
​ ​
hombre que salvó su vida y la de sus compañeros.
 
Tras muchas
​ ​
pesquisas, recibió al fin una carta desde Canadá con un breve
​ ​
texto: «Yo era él». Se encontraron, fueron amigos el resto de su vida
​ ​
y murieron ancianos, como si el Destino los tuviera vinculados desde
​ ​
aquel día lejano, en 2008, con sólo unos meses de diferencia. En
​ ​
ambas esquelas mortuorias, Stigler y Brown fueron mencionados
como «hermano especial» del otro. 
Otros autores
Facebook