06:40 h. viernes, 25 de septiembre de 2020

Aznar y su afirmación insolidaria

| 27 de noviembre de 2012

EL TRANSISTOR DEL FACEBOOK. No está Mariano Rajoy para que le dediquen un comentario insolidario y mucho menos si éste viene de José María Aznar, que incluso lo ha plasmado en sus memorias. A mí me ha sorprendido la forma en que lo ha dicho, porque no ha tenido cortapisas para dejar claro que su sucesión en el partido fue impuesta y no democrática. Sus palabras son tajantes.

EL TRANSISTOR DEL FACEBOOK.

No está Mariano Rajoy para que le dediquen un comentario insolidario y mucho menos si éste viene de José María Aznar, que incluso lo ha plasmado en sus memorias. A mí me ha sorprendido la forma en que lo ha dicho, porque no ha tenido cortapisas para dejar claro que su sucesión en el partido fue impuesta y no democrática. Sus palabras son tajantes. Habla abiertamente de su sucesión y deja dicho que Rajoy no era el principal candidato, sino Rato, que rechazó la propuesta en dos ocasiones, según palabras de Aznar;  sin querer decir con esto que Rajoy quedara como segunda propuesta, pues las dudas en cuanto a su sucesión fueron tres o cuatros nombres. Me pregunto por qué este tono despreciativo respecto al primer ejecutivo del Estado, y pienso que dada las circunstancias reinantes no era el momento más adecuado para cargarle las tintas a un político que dada su actitud reiterante ante las promesas electorales no cumplidas y su posición ante la fuerte crisis que padecemos, por los hechos que acaecen, da que pensar más en salvar el Fondo Monetario Español que la situación de miseria a la que está llevando al pueblo. No dejo de comprender lo que se persigue con esta actitud, que sería buena si fuera dedicada a un capitalismo responsable, pues no dejamos de reconocer que bancos honestos pueden contribuir a la ayuda de la sociedad de bienestar social. Pero ya vemos que no. No se ve resultado alguno de su colaboración con la recuperación de la crisis.

 

Quienes me han estado leyendo se sorprenderán que yo salga defendiendo a Rajoy, pero digo que es consecuencia de un pensamiento de honestidad social y no político. Nadie podrá dudar que José María Aznar ha debido dejar el comentario para otro momento de la historia, y dada su intemperancia, me hace pensar que lo hace como un medio justificativo de su fracaso al elegir a su sucesor, dando a conocer que no esperaba esta actitud de Rajoy al frente del Ejecutivo. De Rajoy se pueden decir muchas cosas, ninguna beneficiosa a su forma de gobernar: no cumplir las promesas establecidas en su imaginación antes de alcanzar el poder tiene a muy pocos conforme. Las explicaciones que da no valen, pues siendo cierto que la crisis ha traído consecuencias deplorables permitiéndonos decir que España se ha puesto a disposiciones foráneas, esto no debe ser motivo para que el primer ejecutivo se haya dedicado ex profeso a salvar la banca sin repartir esta actitud con la salvación miserable a que tiene sometido al pueblo.

 

No obstante lo dicho anteriormente, yo estoy criticando más la necesidad que tiene Aznar de dar a conocer la escala sucesoria que la actitud irrespetuosa hacia un compañero, incluso dejándola plasmada en un libro de memorias. Tengo la completa seguridad que a Mariano Rajoy no le habrá gustado que sea revelado de forma tan rotunda su llegada a la Moncloa. Al margen de cualquier concepto político, a mí tampoco, pues tengo en cuenta unos valores morales que estoy echando en falta en los partidos políticos, sea cual sea su índole. ¿Cabe preguntarle al anterior primer ejecutivo español José María Aznar  por qué ha dado a la luz unas palabras que deja en evidencia a un compañero y a la democracia de su partido? Creo que sería beneficioso para todos que aclare su incontinencia verbal y escrita. Es cosa que estimo muy importante y muy necesaria, pues digo para que no se me esconda, que sobre todos los aspectos de la vida está saber dilucidar el valor del respeto al compañero y el concepto moral que debe persistir en toda relación humana.

Otros autores
Facebook