08:36 h. viernes, 25 de septiembre de 2020

El soberano disparate de Soria

| 21 de noviembre de 2012

EL TRANSISTOR DEL FACEBOOK En voz alta para que todo el mundo lo oyera José Manuel Soria López cometió un soberano disparate, cosa habitual en él por lo mucho que lo hace: las aguas son españolas, dijo. No me explico de dónde le salió la idea, pues analizada seriamente no atinó ni uno de sus posibles dueños.

EL TRANSISTOR DEL FACEBOOK

En voz alta para que todo el mundo lo oyera José Manuel Soria López cometió un soberano disparate, cosa habitual en él por lo mucho que lo hace: las aguas son españolas, dijo. No me explico de dónde le salió la idea, pues analizada seriamente no atinó ni uno de sus posibles dueños. En la Convención de Jamaica que está próxima a cumplir veinte años, están determinados los valores de las aguas marinas. En esa Convención se tomaron decisiones bastante importantes; a los archipiélagos se les denominó de Estado cuando eran colonias o pertenecían a otra nación, y Estado Archipelágico cuando éste era independiente. Ejemplos claros los tenemos con el Archipiélago Canario y Cabo verde; mientras el canario mantuvo su estatus de coloniaje, el de Cabo Verde logró la independencia. A las Islas Canarias, consideradas individualmente, se les concedió doce millas alrededor de sus costas, y a los continentes, salvo que se encontraran con una mediana de obligado cumplimiento, se les permitió tomar lo que le llaman Zona Económica Exclusiva, con poder en las aguas marinas, en el aire y en fondos marinos. Esta es la realidad.

 

Cuando una persona hace una reflexión seria es posible que teniendo apenitas de intuición se le localice la intención, pero cuando esto es un tremendo disparate, eso es casi imposible. A mí no me sorprende que Soria haya errado en su apreciación, pues hace tiempo que viene equivocándose. Hay que tener en cuenta que para valorar su disparate en cuanto a la propiedad de las aguas marinas a las que se refiere, habría que decir que fue dispuesta la normativa al respecto hace veinte años en la Convención de Jamaica. Yo me pregunto si Soria se refería a las aguas marinas que circundan cada isla, pero me respondo a mí mismo que no me parece lo lógico, siendo verdad que estas aguas circundantes no sean canarias sino españolas. Pero supongo que no se refería a esas aguas, sino a aquellas donde se sitúan las extracciones. De haberse declarado independientes las Islas Canarias, el problema de las prospecciones petrolíferas hubiese cambiado totalmente, ya que nuestro archipiélago hubiera tenido Zona Económica Exclusiva de aguas marinas, fondo marino y aire, dando lugar a su negociación directa en el asunto petrolífero.

 

Respecto a la Zona Económica Exclusiva fue asunto que se trató seriamente en esa Convención, y tuvo gran medida en ello el presidente Truman, que no veía claro que cualquier isla nación emergente en el Caribe se fuera a faenar cerca de la costa estadounidense. Se sopesó la cuestión y se decidió una zona marítima exclusiva de doscientas millas a partir de la costa de cualquier nación que la pudiera obtener, cual es el caso de Marruecos. Esta circunstancia ha dado lugar a que las Islas Canarias y sus islotes sean enclaves geográficos en las aguas marroquíes, y esta mediana que se han inventado Repsol-La Caixa, tapaderas de España, y Marruecos, ha sido una concesión, no se sabe porqué de algo que ha beneficiado o va a beneficiar a los marroquíes.

Hace tiempo que vengo abogando por estudiar el contrato petrolífero que han firmado las dos empresas antes citadas, y no sé si España, con Marruecos, y al desconocerlo no puedo asegurar qué figura tiene España en él, aunque sí pienso libremente, y teniendo en cuenta lo que le afecta al Archipiélago Canario,  pienso que algo sucio hay en juego. ¿Conoce Paulino Rivero este contrato? ¿A qué espera para obtenerlo? Si así fuera poder conseguirlo, se aclararía toda la opacidad que rodea el sucio negocio de las petroleras. Ahora bien, pensar que el Presidente de la Comunidad Canaria se interese y presione para tener en su poder tan importante documento es como pedir peras al olmo. No creo que haya un político canario que sepa con claridad qué es lo que se traen entre manos en ese oscuro negocio, y no olvido que el Archipiélago Canario por su historia merece más respeto, incluso de España, la colonizadora, que está haciendo con nosotros lo que le da la gana. ¿Hasta cuándo?

 

¡Pobre Patria Canaria!

Otros autores
Facebook