12:38 h. martes, 27 de septiembre de 2022
Bruno Perera

Aclaración y disculpa en relación a lo que he expuesto en mi artículo...

Activista Social

Bruno Perera | 10 de septiembre de 2013

 

He estado pensando que lo que ha venido informando el Ministerio de IET  en varias ocasiones  del año pasado y de este, acerca de que el petróleo canario podría menguar las importaciones  españolas de crudo un 10 por ciento, basándose en que en la zona petrolífera canaria podría haber 100.000.000.000 de barriles de crudo, no es real.

 

…Yo en mi artículo también lo expongo erróneamente  llevado por esa información que creí cierta, pero analizando el meollo, encuentro que no se podrá menguar un 10% las importaciones de crudo con lo que se extraiga de las entrañas del lecho marino canario porque quien extraerá el crudo y lo comerciará internacionalmente, no será el Estado, sino Repsol y sus socios.

 

A seguir explico el tema con otras palabras y causas para que me entiendan mejor

 

…. Ahora de último, el Estado español dio permiso a Repsol para que hiciera un estudio  sobre el mar, lecho marino y  las entrañas de la corteza terrestre canaria, sobre los impactos medio ambientales que la extracción del crudo podría acarrear.  (El estudio se hizo, se publicó en Canarias y luego pasará a la aprobación del Ministerio de Medio Ambiente).

 

Si los resultados del estudio de medio ambiente son aprobados por el Ministerio de MA, Repsol, dentro de más o menos un año, hará catas, perforaciones y extracciones. -Pienso que Repsol habrá conseguido los permisos después de haber pagado los impuestos que la Ley de Hidrocarburos indica, y quizá también porque habrá negociado un porcentaje de beneficios con el Estado-;- esto último no lo sé con seguridad, es sólo una especulación de mi parte-.

 

De todas maneras quien extraerá el petróleo canario es Repsol y sus dos socios, que se dividen las acciones en,  Repsol un 50% La alemana un 30% y la australiana un 20%. Esto quiere decir que el petróleo que se extraiga de las entrañas del lecho marino canario será vendido por las referidas compañías en el mercado internacional al mejor postor. Entonces si España desea comprar el petróleo canario lo tendrá que pagar como si lo comprara a cualquier otra compañía petrolera, por lo dicho el Estado no tendrá más beneficios del petróleo canario que los impuestos que haya cobrado por las licencias de explotación y algún porcentaje por barril, --si es que lo negoció como algo extra-.  

 

Ahora les cuento lo trágico…. Hace unos dos años recibí una carta del Ministerio de IET, cual publiqué, y que decía:- Si  se encontrara en la zona canaria unos 1.000.000.000 mil millones de barriles de crudo, a Canarias le podría corresponder en 20 años de explotación, unos 5.000.000.000 cinco mil millones de euros, y si únicamente se encontrase gas, 2.500.000 dos mil quinientos millones de euros.

 

Y ahora en estas últimas semanas, Repsol ha anunciado que de los 7.500.000.000 siete mil quinientos millones de euros que la compañía invertirá en gastos, el Archipiélago canario obtendría un 70% en los 20 años de explotación.

 

Si hacemos cálculos rápidos, el 70% de 7.500.000.000 siete mil quinientos millones, es igual a 5.250.000.000 de euros en 20 años de explotación. Por año igual a 26.250.000 de euros. Por día 71.917,80 de euros.

 

Este dinero se lo llevarían las compañías que hicieran los servicios o vendieran los productos que Repsol necesitase, etc., y por causa de que Canarias pertenece a la Comunidad Europea, empresarios de todas las naciones que la componen podrán competir en el mercado libre. De ello se concluye que poco dinero de ese 70% quedaría en manos de empresarios residentes en Canarias.

 

Entonces si las plataformas y la logística sólo podrán dar trabajo a unos cientos de personas, y el porcentaje de los gastos de Repsol no es gratificatorio para Canarias, lo más inteligente que podremos hacer será negociar un porcentaje por cada barril que se extraiga de la corteza terrestre del lecho marino canario: Digamos que debemos comenzar por reclamar un 15% de los beneficios netos de cada barril de crudo, y el 7,5% de cada barril de gas.

 

Si se consigue dicho porcentaje o algo parecido, con el dinero que se vaya obteniendo cada año se podrá crear infraestructuras nuevas y reparar las obsoletas: hospitales, escuelas técnicas, carreteras, desalinadoras, alcantarillados,  el tan reclamado parque de energías renovables para cada isla, etc.

 

Con las infraestructuras que proyectemos y llevemos acabo no se podrá eliminar el paro obrero, pero si mitigarlo; y al mismo tiempo se podrá preparar a gente canaria en las especialidades petrolíferas que romperían  las fronteras del acostumbrado Non Plus Ultra económico canario.

 

Post datum: En la negociación que el Gobierno canario mantenga con el Estado, en la primera parte, debe anteponer el 15% de beneficios netos por cada barril de crudo y un 7,5% por cada barril de gas, un sistema de barreras de seguridad para proteger las desalinadoras, playas y costas de un derrame, (sobre todo para cuidar las playas y costas más cercanas a la zona petrolífera).

 

En la segunda parte, debe negociar  la localización y construcción del puerto de Control Marino Ecológico dependiente del Ministerio de IET,  cual albergará personal de seguridad medio ambiental, personal de  Repsol para llevar la logística petrolífera, y Guardia Civil del Mar que tendrá la labor de controlar a los trabajadores, productos y utensilios, etc.  que embarquen hacia las plataformas y vuelvan, y la zona petrolífera donde operarán las plataformas, barcos de servicios, helicópteros, etc.  

 

Nota Importante.  Si no se consiguen los beneficios que he expuesto, creo entonces  no valdrá la pena  arriesgar el negocio turístico por sólo el 70% de los gastos de 7.500.000.000 de euros que según Repsol hará en 20 años de explotación. Pero hay que andarse vivo y ser rápido porque Repsol con las licencias que le otorgó el Estado, y con la Ley en la mano, podrá explotar el crudo sin dar a Canarias un céntimo.

 

Ruego. No esperen al después porque eso obligaría  a Canarias negociar a la baja, y mientras eliminará la oportunidad  de levantar un reten de protesta  social contra las aspiraciones regionales y globales de Repsol y sus socios.

Otros autores
Facebook