05:10 h. viernes, 27 de mayo de 2022
Bruno Perera

El actual Gobierno discrimina a los pensionistas españoles

Activista Social

Bruno Perera | 16 de enero de 2022

descarga

En España, salvo en los casos que un extranjero tenga derecho a partes de su pensión en otras naciones “y que para la cual se necesitan diferentes baremos”, incluso si no tiene cotizado suficientes años para llegar a la pensión mínima contributiva, -en esas posibles realidades las leyes españolas relacionadas con la Seguridad Social exponen que, toda persona extranjera que haya estado empadronada y residiendo en España 10 años, sin que importe su nacionalidad, ni tampoco si entró al país de forma legal o ilegal, cuando le toca la edad de  su jubilación 65 años o más “si aún reside en España” aunque no haya cotizado suficientes años (15) o nada en otras naciones ni en España,  de todas formas recibe de la Seguridad Social Española un pago mensual de pensión no contributiva hasta su muerte, que, en presente año 2022 equivale a unos 414,86  euros. (Pensión no contributiva basada en menos de 15 años o ninguno cotizados).

Ver enlace de pensiones no contributivas:

https://www.nnespana.es/blog/pensiones/jubilacion/en-que-se-diferencian-una-pension-contributiva-de-una-no-contributiva

La misma ley rige para los españoles que no hayan contribuido 15 años o nada en otros países ni tampoco a la Seguridad Social Española, tiempo que es considerado en el cómputo de cada cual como “pensión no contributiva” por no llegar al mínimo de pensión contributiva.

En estos casos mencionados hallo que existen desigualdades entre un extranjero y un nacional que favorecen al extranjero y discriminan y menosprecian al nacional, por causa de que a los nacionales que no hayan contribuido, o que hayan contribuido solo unos años reciben una paga mensual no contributiva de 414,86 euros igual como la que obtiene un extranjero que no haya jamás cotizado, o que haya cotizado insuficiente. -Baso este alegato de defensa en favor de los nacionales exponiendo que, los ancestros de los extranjeros ninguno contribuyó a crear la Seguridad Social Española, pero sí los ancestros de los españoles que no han contribuido, o que han contribuido el mínimo. De lo dicho reclamo que los españoles que no hayan contribuido, o lo hayan hecho de forma nimia, deben recibir mayores beneficios que los extranjeros que no hayan contribuido, o solo contribuido unos años, porque los españoles contribuyentes o no, somos los derechohabientes de la herencia de la Seguridad Social Española.

(La Seguridad Social Española es una herencia, y no un regalo para los que vengan ilegalmente con una mano detrás y otra delante con la intención de vivir a costa de los que han pagado o estén pagando a la Seguridad Social).

En el mismo orden. Los inmigrantes adultos que llegan a España con hijos y de forma ilegal, reciben ayudas sociales, como son: piso tutelado, ropa, calzado, alimentos, sanidad, escuelas gratis, libros, etc. Y en corto plazo, derecho a trabajar legalmente. Prebendas que nos cuestan  por varios años unos 1.000 euros por mes por cada familia de tres individuos.

En el caso de los MENA, que deben ser devueltos a sus familias, como así lo recogen las leyes internacionales que España firmó y ratificó con Naciones Unidas. Contrario a esta realidad, llegados a España cada uno queda tutelado con un gasto de unos 100 euros por día y con derecho a seguir siendo tutelado por 4 años extras si después de cumplir mayoría de edad 18 años decide estudiar una carrera. (Y aunque postre la mayoría de edad malamente hablen y escriban español, lo tienen todo cubierto, porque en dichos casos obtienen una tutela de becas de unos 650 euros mensuales, más otras ayudas sociales). Pero a  nuestros jóvenes, cuando cumplen 16 años, si una familia nacional o de extranjeros legalmente radicados en España no puede seguir costeándoles sus estudios, -incluso aunque sean estudiantes superiores a los MENA- se les obliga ponerlos a trabajar en un mercado laboral que está siendo abarcado y saturado por la mano de obra de inmigrantes que han llegado a nuestro país de manera ilegal, y que muchos de ellos nos están produciendo delincuencia en calles, estaciones de trenes, paradas de autobuses, playas, etc.

Si comparamos las pensiones de unos 700 euros que cobran los pensionistas españoles que han cotizado unos 20 años y las de 414,86 euros de no contributivas, con las pensiones de los extranjeros que no han cotizado, y con lo que reciben de ayudas sociales  los inmigrantes ilegales, más con lo que nos cuesta un MENA por día, obtenemos que los pensionistas españoles que hayan cotizado unos 20 años y los que no hayan cotizado suficiente o nada, son discriminados por causa de que se les da menos ayuda que a los inmigrantes ilegales.

No hay que hacer muchos cálculos para comprender que una familia de inmigrantes ilegales de tres individuos nos cuesta unos 1.000 euros al mes durante varios años, y un MENA unos 3.000 euros, también al mes y durante varios años.

Y por desgracia, un pensionista español heredero de la Seguridad Española que no haya contribuido o haya contribuido el mínimo, recibe una limosna de 414,86 euros al mes, que malamente le da para cubrir sus necesidades humanas.

Según lo que he explicado: ¿Díganme dónde está la equidad entre inmigrantes ilegales y españoles respecto a derechos sobre pensiones y ayudas sociales?

Seguro es que no cabe explicación porque todo es una manipulación orquestada por el Gobierno actual compuesto de socialistas, comunistas, independentistas y oenegés, como es Cruz Roja y otras que, en total todos/as se nutren de este desastre político-social que España está padeciendo y que reclama un cambio urgente para no irnos al garete.

Para mí, la solución de los problemas de España  es VOX. Partido que se compone de mucha gente patriótica, noble y culta.

Otros autores
Facebook