00:56 h. Martes, 19 de Marzo de 2019

la verdad de lanzarote

Bruno Perera

El alma que predican las religiones no existe ni va al Cielo del supuesto Creador

Activista Social

Bruno Perera | 18 de Febrero de 2019

Parte del universo

Según mi teoría, ningún dios inventado por las religiones creó el universo, o universos y su contenido de seres vivos y semi vivos, ni tampoco el Cosmo Poder mandó a los humanos escribir religiones.

Para mí el universo o universos y todo su contenido de seres vivos y semi vivos, lo creó el Cosmo Poder, Energía que nació en la (Nada que era el Todo Vacío) que después de un tiempo, según científicos, hace unos 14 mil millones de años luz, formó el Bosón de Higgs, llamado también partícula de Dios, que dio lugar a que comenzara a nacer el Big Bang y a continuación, asimismo en un tiempo desconocido, se fuera formando con la evolución un proceso de mutación, en todo cuanto ha habido y hay en el universo o universos que conocemos y no. 

El alma no existe como las religiones postulan alegando que es algo que el “dios de cada dogma” sopló en la materia y le dio vida a llámese: células, partículas, fungo, microbios, hierba, plantas, arboles, humanos animales, etc.

Toda criatura compuesta de vida plena o semi vida, posee alma, pero no es un alma que después de que la criatura muera va al Cielo del Creador.  El alma de cada criatura compuesta de vida plena o semi vida, comienza a crearse a partir del inicio de cuando una célula o partícula para sobrevivir con más posibilidades se juntó con otra, y así sucesivamente  fueron haciendo pactos con otras células o partículas que por mutuo acuerdo llegaron a formar: fungos, microbios, hierba, plantas, árboles, humanos animales, etc. que haya  tenido y tenga vida plena o semi vida.

El alma que poseen  los seres de vida plena, o de semi vida, es simplemente un pacto entre un conjunto de células o partículas, llamadas ADN y Genes, que mientras viven acuerdan nutrirse de la naturaleza, pero cuando comienzan a dejar de funcionar entre sí, el pacto se rompe y mueren. En ese momento el alma desaparece porque no es un Soplo Divino, sino un acuerdo entre células y partículas que es ratificado solo por un periodo de vida, sin que importe en qué lugar del Universo, o universos se halle tal criatura.  Y repito, para mí: “criatura es una célula, una partícula, fungos, hierba, una planta, un árbol, un humano, un animal, etc.,” cuyo conjunto por separado cada ser está provisto de un alma, pero un alma distinto al que propagan las religiones porque es un alma que ha venido creándose en las diversas criaturas a través de células, partículas y fungo, según la evolución de cada criatura. Primeras señales de vida: células o partículas, que mientras mutaban durante la evolución han creado lo que en la actualidad conocemos como vida terrestre plena o semi vida.

En otras palabras, la vida de seres con vida plena o semi vida, nace por necesidad, y cuando su acuerdo de convivencia muere, por la causa que sea, que puede ser:  edad, enfermedad, falta de nutrientes, o catástrofes, etc., se acaba la vida de cada especie, y con ello a los humanos nos llega la muerte que pone fin a las tantas vanidades que hayamos acumulado en este mundo, cuales postre a la muerte no podremos llevar consigo a ninguna parte celestial porque después de la muerte el alma  de  cada cual se desintegra y desvanece, y pasa a formar otra clase de células y/o partículas que se impregnarán entre el conjunto de la naturaleza, llevando consigo un nimio recuerdo de su pasado, pero cual recuerdo de origen según se impregne en otra clase de materia, inerte o con vida plena o semi vida, irá desapareciendo hasta perder totalmente su origen de procedencia. Y así continuará creándose almas en cada nueva especie que no irán al Cielo de ningún dios. Y mientras el Cosmo Poder seguirá dictando y creando sus cambios en todo el universo, o universos.

Amén.

Más acciones:
Otros autores
Facebook