22:46 h. sábado, 28 de mayo de 2022
Bruno Perera

Creo, por el bien de Lanzarote, la Modificación del Plan La Geria debe aprobarse cuanto antes.

Activista Social

Bruno Perera | 16 de septiembre de 2015

La Geria

Soy de los que piensan que la Modificación del Plan La Geria urge aprobarla lo más pronto posible porque La Geria es la Joya Turística de Lanzarote que ha estado demasiados años abandonada y algo olvidada.

La mayoría de los partidos políticos habidos en Lanzarote se entretienen en cada pleno que se celebra en el Cabildo en presentar mociones que ayudan en poco o nada a solucionar los problemas graves que tiene nuestra Isla.

Partidos como Podemos, Somos y Ciudadanos, son los más que destacan cuando se trata de presentar propuestas porque cada una que hacen va siempre encaminada a saltar a la palestra de la fama, pero no en busca de soluciones  a cuanto es necesario cambiar o fomentar para que Lanzarote pueda salir adelante y progresar económicamente.

Sin ir muy lejos, tenemos dos grandes proyectos aparcados desde hace varios años, uno es el PIOL y el otro La Modificación del Plan La Geria, y sin embargo los partidos políticos, la mayoría, juegan con ellos como si se tratara el Parchís: -de Oca a Oca tiro porque me toca, hasta que terminan la partida y cada cual se va a su casa sin saber para qué jugaron.

Haciendo la historia de la Geria corta; a partir del año 1775, comenzó a crearse la primera bodega comercial y cuartos de aperos para guardar los utensilios de labranza, cuales lugares según corrieron los años terminaron unos en formarse en casas de campo y otros en bodegas.

Todo esto se llevaba a cabo sin licencias de ayuntamientos porque por esas fechas no era necesario obtenerlas.

Según corrían los años y fue apareciendo el turismo, se agrandaron las bodegas antiguas, se  construyeron otras, y más clases de vino embotellado fue apareciendo en el mercado.

Por necesidad turística, con la idea propuesta por Cesar Manrique basada en las fotos de La Geria que había expuesto en galerías de Nueva York entre los años 1965-68, recién llegado Manrique a Lanzarote, promueve el tesoro natural turístico que poseíamos y poseemos en La Geria, y postre a varias conversaciones entre políticos y entes sociales, se decide proteger la zona, y así nació lo que se ha venido llamando desde el 19 de junio de 1987, Plan de Protección de La Geria, que comenzó otorgando subvenciones a los viticultores a cambio de que mantuvieran y mantengan el paisaje cuidado, protegido y sin modificarlo; por el que han llegado al presente recibir por hectárea una cuantía de 1.600 euros de subvención, pero que casi nunca cobran su total porque la parte que le toca al Gobierno Canario pagar no la hace efectiva frecuentemente. Sin embargo si cobran la que le corresponde liquidar al Estado y la UE.

“La comarca de La Geria fue protegida por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como Parque Natural de La Geria y reclasificado por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias. Además, ha sido declarada como zona de especial protección para las aves (ZEPA). Incluye también el monumento natural de la Cueva de los Naturalistas, un tubo volcánico natural de grandes dimensiones. El Parque Natural de La Geria comprende terrenos en los municipios de Yaiza, Tías, Tinajo, San Bartolomé y Teguise, con una superficie de 5255 hectáreas. Incluye varias pequeñas poblaciones: Masdache, Vega de Tegoyo, La Asomada, Conil, Mozaga, La Geria y El Islote-Casa de la Florida. Linda al oeste con el Parque de los Volcanes, que rodea el Parque Nacional de Timanfaya”.

Postre a la fecha que La Geria fuera protegida por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como Parque Natural de La Geria y reclasificado por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias; desde esa fecha hasta el año 2000 se produjeron varios cambios ilegales en la zona: se ampliaron algo las bodegas existentes y también se edificaron nuevas casas y otras se agrandaron, pero a partir del año 2000 al 2013, según se capta con Google Earth, fue cuando comenzó el verdadero cambio en la zona protegida, donde Seprona denunció a varias bodegas por causa de que habían incrementado su volumen en varios miles de metros, y algunas casas igualmente ampliaron sus lindes, y se modificaron unos 550.000m2 de hoyos de parras tradicionales por hoyos más pequeños con muros de paredes rectas de piedra; y así también se extrajo cientos de m3 de picón de la falda de la montaña Chupadero. Pero de todo esto que Seprona denunció, sólo se tomó a la bodega Stratvs como cabeza de turco, cual cerraron por envidia y a causa del politiqueo que ejerció la FCM y su séquito de ecolojetas, quienes pretenden mangonear la Isla a su antojo. 

Y con todo esto que sufrió La Geria en cambios físicos entre los años 2000-2013 y en cuales tiempos  2006-2008 se construyó y se cerró en el 2013 la Bodega Stratvs, no se ha conseguido dar una respuesta positiva a las necesidades de los cosecheros ni a las de los bodegueros; “unos tienen problemas porque no pueden comprar el exceso de uva que compraba la bodega Stratvs cuando estaba activa, y otros porque no pueden vender toda la uva que se cosecha en años donde la producción es abundante como la que ha habido este año que según se ha informado hay un excedente de unos 600.000kg o más”.

De lo que he explicado cabe pensar que La Geria es el Jardín de Lanzarote de donde los empresarios turísticos obtienen beneficios económicos, y de ellos los cosecheros de la vid y los bodegueros también deben obtener parte de la tarta porque son quienes mantienen La Geria sana y bella. Es por causa que se debe tomar en consideración urgente la aprobación del Plan de la Modificación de La Geria y que en él se incluya los derechos y obligaciones necesarias para que la zona continúe siendo la referencia turística lanzaroteña.

Medito en que antes que la Ley intervenga y paralice La Geria, el Plan de la Modificación de La Geria debe aprobarse y exponer bien claro: (1). Se legalizarán todas las bodegas y casas habidas en dicho territorio. (2). Cuántas bodegas más se aceptarán que se construyan, altura, dimensiones, etc. (3).Como último y algo primordial, igualmente se debe reflejar las cuantías que recibirán los cosecheros por cuidar y plantar una hectárea de vid con incremento de la subvención según corran los años, con la seguridad de que cobrarán anualmente y que la uva que sobre el Cabildo deberá hacerse cargo de ella exportándola a otras islas o bien convirtiéndola en zumo o en otra clase de articulo de consumo.

Otros autores
Facebook