14:30 h. Viernes, 16 de Noviembre de 2018

la verdad de lanzarote

Bruno Perera

Los (ecolojetas) por ambición propia protegen hipócritamente a los animales antes que a las personas

Activista Social

Bruno Perera | 03 de Septiembre de 2018

animales salvajes

Estimados lectoras/es, permítanme que antes de entrar a narrar mi denuncia explique qué es para mí un (ecolojeta). Ecolojeta es toda persona que sin amar la biodiversidad se camufla de ecologista para aprovecharse políticamente y económicamente de la ecología. Y ecologista es toda persona que ama la biodiversidad y la defiende sin demandar y sin obtener nada político ni económico a cambio. Dicho esto, por favor recapaciten en lo siguiente y si les apetece den sus ideas en comentarios. Gracias.

Este mundo actual está plagado de nuevos sistemas sociales, algunos necesarios llamados ONG cuales gran parte de ellos- los no verdaderos y charlatanes- pretenden reemplazar a las religiones y a los Estados, para hipócritamente nutrirse políticamente y económicamente de la defensa a ultranza que hacen de los animales, etc., cuando que deberían al menos respetar toda la biodiversidad por igual, siempre anteponiendo que los humanos somos los que por naturaleza podemos modificar el mundo a mejor o a peor. Y para que surja ese modelo de un mundo equitativo con toda la ecología, se debe crear nuevas situaciones de cambios de mentalidad y de forma de vida en este lar terrestre donde según aumentemos la natalidad humana habrá que pensar al mismo tiempo en disminuirla para que los animales salvajes puedan tener un espacio controlado donde puedan vivir y multiplicarse sin que traspasen nuestras fronteras ni nosotros las suyas. Pero para eso antes debemos crear dentro de cada nación fronteras que limiten los espacios que se respetarán para los humanos y para los animales. Algo que será difícil plasmar y conseguir porque mientras no haya un control de natalidad humana, la falta de espacio y las necesidades de alimentos y materias primas hace y hará que el hombre y la mujer expandan sus territorios robando sitio a los animales terrestres y marinos.

Es apología (ecolojeta) abogar por el total respeto del mundo animal sin enfrentarse a la cruda realidad que es ante todo demandar que se cree un sistema de control de natalidad mundial humana, que pueda aminorar los casi 7.576.951.385 millones de habitantes que ya somos, y que cuando superemos estas cifras que presento, volvamos a rebajarlas para por muchos años nos podamos mantener por debajo del límite poblacional peligroso que es el que tenemos en presente. Ver enlace de la población actual:

https://countrymeters.info/es/World

Por otro lado algunos filósofos y científicos piensan que si mantenemos la Paz Mundial encontraremos mientras lugar para dividir el mundo de una forma más o menos igualitaria entre animales y humanos. Eso creo que es una quimera que anhelamos y que no llegará a ser realidad porque según los humanos nos multipliquemos avanzaremos hacia nuevas conquistas territoriales dejando a los animales casi sin su hábitat y terminaremos por meterlos a todos en zoos, tanto a los terrestres como así a los marinos. Ya está sucediendo este estrago en algunas ciudades de los EE.UU donde los animales se internan en urbes por carecer del vital espacio de hábitat y alimentario.  (Y por ende, si no aminoramos la población humana, tal vez los (zoos) sean los que de alguna forma garanticen la continuidad de la existencia animal donde se podrán mantener algunas especies minoritarias y dar lugar a que se reproduzcan sin desaparecer para siempre). –Que podrían ser un tipo de Arca de Noé moderna, para animales terrestres y marinos-.

Para mí, aunque lo que digo suene para algunos a un análisis de un sicópata, la Paz Mundial no es la solución; más bien diría que por la imposibilidad de disminuir la natalidad humana, la salvación del globo terráqueo y de gran parte de sus especies radica en fomentar guerras y plagas que puedan aminorar la población actual, o bien quizás la (Naturaleza) que es sabia nos mandará por causa del recalentamiento global una congelación que aniquilará gran parte de la humanidad y animales. Con ello quizás  se conseguirá que continuemos viviendo con una población reducida, pero que a largo plazo el problema se repetirá volviendo a proyectarse la misma película mundial que nos hará recomenzar y seguir la historia entre humanos y animales. Pero siempre pensando que  únicamente podremos seguir estables y en concordancia con los animales en este precioso geoide, solo si nos mantenemos con una población reducida.

Final. Qué universo y mundo más misterioso, pero incluso con sus errores qué bello es. Vale la pena vivir y morir aún si tu vida en la Tierra fue o es miserable porque solo se vive una vez y el estar aquí es un premio que el Cosmo Poder te concedió sin que lo pidieras. Pobres o ricos somos los únicos ganadores del Oscar por haber sido elegidos dentro del (triller) de la película que comenzó allá en la (Nada Big Bang) y que sigue y seguirá hacia un final desconocido.

Amén, paz para todos.

Post datum:. Se dice que Mahatma Gandhi dijo: Se puede medir el grado de civismo de una nación según el respeto que tenga por sus animales. Yo digo que eso es un error porque debió decir que, el grado de civismo de una nación se puede medir según el respeto que tenga por su prójimo, que es: humanos, animales y naturaleza.

Más acciones:
Otros autores
Facebook