00:02 h. sábado, 04 de febrero de 2023
Bruno Perera

La (Nada Absoluta) creó al Cosmo Poder

Activista Social

Bruno Perera | 07 de junio de 2015

Tabla del tiempo en miles de millones de años  luz. Ojo. Billón en USA= mil millones en España. Un 1 y nueve ceros. 1.000.000.000.

 

Con gran aprecio y sin ánimos de ofender a los creyentes de una u otra religión; y con la intención de dar a conocer mis ideas; les aclaro que los nombres de los dioses, el judío, Iahu=Jehová, Theus, Deus, Dios,  Ahlá, God, Gott, y cuantos más nombres se han y se utilizan para llamar al supuesto (Edificador) que supuestamente creó el universo o universos, son simples apelativos con los que los chamanes y líderes religiosos llamaban y llaman a los imaginarios súper poderes que crearon de su ignorancia, fobias y fantasías. (Iahu derivó a Jehová,  luego a Theus del nombre del cabecilla de los 12 dioses de la mitología del Olimpus Griego. En  latín a Theus, y en árabe a Ahlá de las creencias mesopotámicas. Y God y Gott de las anglosajonas y alemanas. Etc de otras.

 

La gente listilla y aprovechada de antaño y del presente  que siempre desearon vivir sin dar palo al agua,  con sus especulaciones amañadas enfocadas a controlar el vulgo, crearon mitos basados en su ignorancia nacida de fobias y fantasías derivadas de hechos naturales que ocurrían antaño y ocurren en presente, como eran y son: truenos, terremotos, maremotos, lluvias torrenciales, sequías, incendios, etc, que afectaban  y afectan la vida y hábitat de los seres humanos y animales.

 

En lo que ofertan y venden los  libros religiosos, exponen a su dios o dioses como (Hacedor o Hacedores del universo o de los universos), como si cada uno de esos dioses  por separado, o en cuadrilla, fuera el constructor de tan Magna Obra Universal; y sin darse por enterados que  la Creación es tan grande, que nadie ni nada que se parezca a un humano o animal, pudo haber creado semejante, sofisticada y complicada virguería.

 

Biblia Antiguo Testamento: 1:26. Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en toda serpiente que anda arrastrando sobre la tierra.

 

 

Aunque parezca una simplicidad decirlo: la (Nada Absoluta) es un concepto difícil de entender porque es algo diferente a la nada  no material, energía y material  que conocemos; y sólo se consigue llegar a comprenderla en mente,  únicamente después  de que hayamos meditado en ello muchos años, porque más allá no podemos llegar por causa de que nuestro principio fue la (Nada Absoluta). -Recordamos y averiguamos lo que ha sucedido en la Evolución porque somos parte de ella-.

 

En la (Nada Absoluta) fue donde se formó el Cosmo Poder, y fue el Cosmo Poder quien creó el Ovulo Central, cual una vez que se cargó de no materia que se transformó en no energía, energía y materia, explosionó en lo que se ha llamado (Big Bang),  que en unos 15.000.000.000 años luz (quince mil millones años luz) ha llegado a crear cuanto conocemos y no del universo.

 

La Obra Universo,  o universos,  aun no está terminada, ni terminará jamás en algo fijo o eterno,  porque  todo sigue en evolución, y seguirá modificándose, y por causa nada es perfecto ni imperfecto, ni  está acabado, ni depende de un dios religioso divino o humano.

 

Cuando nos preguntamos: Si las religiones postulan que dios es perfecto, nos ama y nos cuida, ¿Por qué entonces tenemos ciertas desgracias e imperfecciones en el mundo? Ejemplos: niños que nacen con defectos o que mueren a temprana edad, enfermedades, gente pobre y  rica, desastres naturales, guerras, y etc extras que añadamos a la lista de lo que creemos que son desgracias o imperfecciones -no lo son- porque todo eso que nosotros consideramos  desgracias e imperfecciones, en la naturaleza habida en el mundo y en el universo o universos, son simples comienzos de hechuras todavía no terminadas, que siguen en evolución dentro de la Gran Creación Universal  (sin dios alguno) y sin miramientos  o consideración hacia humanos, animales, o cualquier clase de sustancia  de la que se compone el universo o universos.

 

En la historia de la Evolución universo, o universos, el mundo comenzó a nacer, allá en el (Big Bang) hace unos 15.000.000.000 de años luz; y desde hace unos 6.500.000.000 de años, la Tierra ha venido tomando forma de hábitat donde hasta en presente se ha dado un proceso de evolución en el cual muchas especies  pequeñas y grandes nacieron, murieron y desaparecieron; ejemplo: bacterias,  fungís, hierba, plantas, animales pequeños,  saurios y otros.

 

También  nosotros como especie humana algún día desapareceremos para la eternidad, y con ello se borrará, la raza humana y sus religiones. Llegado ese momento cabría preguntarnos: ¿Cerrarían los dioses religiosos  el  supuesto Paraíso Celestial y el supuesto Infierno por falta de clientes?  ¿O bien re-convertirán esos dos lugares en una especie de Hotel de Pensión Completa, únicamente para los que hubiesen tenido la suerte de haber llegado en alma hasta ese lugar?

 

Si comparamos el mundo con el universo, nos daríamos cuenta que la diferencia en tamaño podría ser: el mundo un grano de arroz, y el universo un balón de aire de esos que  cruzan cielos y transportan gente. Por ello cabe pensar que, cuanto nos acontece en nuestro medio humano – a las llamadas desgracias e imperfecciones, etc,  no las debemos tomar como desgracias ni como imperfecciones, sino como algo natural e incomprensible que forma parte de esa Evolución-Obra-Magna,  que aún no está finita, ni finitará jamás, y que tampoco está dedicada a los humanos, ni a nada ni a nadie en especial, sino a Todo el Conjunto Universal.

 

Mientras algunos humanos sigan creyendo que el universo fue creado por un dios de alguna religión, como por ejemplo la Judía y la Cristiana que, postulan que (Iahu= Jehová)  creó el universo en seis días  y descansó el séptimo, seguiremos viviendo en la era primitiva porque las religiones, la que sea, fomentan la ignorancia, la desigualdad, la avaricia y la guerra.

 

El (Cosmo Poder) no comandó libros con normas religiosas para los humanos, fueron los hombres  y mujeres quienes por avaricia y control, desde tiempos remotos, crearon de sus fobias naturales las leyes religiosas que han venido fomentándose a través de los años como algo que las personas debemos cumplir; y postulan las  mismas:  “Si queremos vivir una vida eterna en  un Paraíso Celestial y no en un Infierno, debes cumplir con las reglas religiosas que te ofrecen como ilusión a cambio del diezmo que te exigen,  y que tú si te lo tragas, cedes y concedes, creyendo que es verdad cuanto te inculcan, y así seguirás sus dictados, so pena  de obtener como castigo el Infierno”. No más lejos de la verdad porque en ninguna parte del universo puede existir un Paraíso Celestial, ni tampoco un Infierno,  y menos donde los humanos puedan revivir una vida eterna sin cuerpo,  y según los líderes religiosos, “sólo en alma”.

 

Cuando naces llegas al mundo físico-material,  y  mientras estás en él, creas tu alma, que es la unión de tus genes; y lo que te acredita como individuo es tu cuerpo y tu memoria. Cuando mueres se borra todo; -tú y tu alma-, y te vas al olvido eterno donde no dejas señal alguna de haber existido.  Así que goza de los placeres que te da la vida, gasta tu fortuna aquí en la tierra, y si posees mucha, da a heredarla a tu familia amada, pero jamás entregues algo a quienes te quieran vender el (Paquete  Eterno Vacacional Post Mortum, de la Gloria o  Infierno), porque eso son simples penas y premios-lavadores de cerebro dirigidos a que te sientas culpable, o feliz con ilusión y esclavo de quienes se aprovechan de ti mientras vives.

 

Todo cuanto compone el universo o universos, está construido de una aleación de diversos tipos de no materia, energías y materia, que en sus procesos evolutivos se integran,  se desintegran y se reintegran, repitiéndose sucesivamente en sus lapsos programados por (el Cosmo Poder). Esto sucede en cualquier señal universal. Y todo cuanto hay sobre el mundo y dentro de él, de igual manera también está sujeto a la integración, desintegración, reintegración y  a la repetición;  o en otras palabras: sigue el curso de la evolución, y por ende cuanto nos ocurre físicamente se halla dentro de las leyes de la Creación, y no en las normas religiosas.

 

Tanto vivir, morir y matar, es algo natural porque nada perdona a algo, ya que la misión creadora del todo en el universo está regida por la integración,  desintegración, reintegración y la repetición de la no energía, la energía, y la materia.

 

Mientras estés en este mundo, sobrevive como puedas. Toma de todo cuanto te ofrece la Tierra y el universo, respeta tu persona,  tu prójimo y el  entorno,  y nunca te dejes engañar por esos que te prometen un Cielo y un Infierno, que según ellos  y ellas, regenta un dios bondadoso y castigador.  

 

Tú ya pagas al (Cosmo Poder) con haber venido y  haber estado aquí por el tiempo que te concedió. Luego cuando te toque tu turno, muere en paz, porque nada ni nadie te premiará ni te castigará por haber residido en un mundo al cual tú no solicitaste venir. Además: ¿Para qué seguir viviendo una vida eterna si algún día desearás descansar en paz para siempre?

 

La muerte es un sueño profundo del que nadie ha despertado ni despertará  jamás;  y es igualmente la frontera donde terminan todas las vanidades  y avaricias que hayas cosechado en este mundo, y donde tampoco hay  caminos ni puertas hacia alguna Gloria ni hacia ningún Infierno.

 

Nunca olvides: Si existiera ese (Dios Religioso, Poderoso, Bondadoso y Castigador), no hubiera hecho este mundo con las  desgracias, desigualdades e imperfecciones que le achacamos, porque sin haber enviado Mensajeros, Profetas y Mesías, y sin haber crucificado a su supuesto amado hijo; con sólo  haber dicho: -Que la humanidad sea  perfecta-, todo se hubiese solucionado, pero no sucedió,  ni  sucederá así, porque ese dios no existe.  Y lo que alegan los chamanes y líderes religiosos sobre el libre albedrio, es únicamente un cuento de las Mil y Una Noches, para justificar la existencia de ese dios  ficticio que es sordo y ciego, y que  no da señal de estar en alguna parte del universo, o universos.

 

Que conste. Los animales no poseen dios, y sin embargo conviven de una forma natural entre ellos y se matan menos entre sí.  Pero entre nosotros con religión, nos matamos en mayor número. Por ello sabiendo que no existe dios alguno, debemos regirnos por unas leyes humanas, pero jamás inculcarlas con el temor de que han sido comandadas por un dios divino que premia con la vida eterna en la Gloria si fuiste bueno, o con el Infierno si fuiste malo.

 

Post datum:. Añado croquis desde el inicio del Big Bang. Pero ojo. Un  billón de años luz en USA es igual en España a mil  millones años luz. Un uno y nueve ceros. 1.000.000.000.

Autores de opinión
Facebook