07:05 h. viernes, 09 de diciembre de 2022
Bruno Perera

El origen de la raza guanche, según mi saber

Activista Social

Bruno Perera | 12 de julio de 2016

images

 

Según argumenta la ruin y mal intencionada propaganda de algunos historiadores: “los aborígenes (guanches) de las Islas Canarias fueron exterminados durante el saqueo y la conquista que hicieron piratas, franceses y españoles”. Pero yo no creo que sucediera así por lo que confirmó Cristóbal Colón en su Diario de Abordo, que narra: Los nativos de Guaraní son como los canarios, ni blancos ni negros.
Esto que escribió Colón durante su primer viaje a América, allá por el año 1492, señala que 90 años después en la arribada de Gadifer y Béthencourt a Lanzarote, todavía habían aborígenes-guanches en las Islas Canarias.
También se sabe que los franceses, españoles e ingleses, por tradición en sus variadas conquistas en naciones continentales, archipiélagos e  islas, tomaban aborígenes como esclavos y los vendían en otros países, pero siempre en cada tierra conquistada procuraban dejar suficiente pueblo para que les sirvieran como criados y trabajaran en las arduas labores del campo y en la construcción de casas y castillos, entre otros.
Como es sabido y acepto que la procedencia de los guanches es de origen de tribus beréberes del norte de África, deduzco entonces de lo que he leído y meditado, que los beréberes bien pueden ser descendientes de tribus que progresivamente emigraron al norte de la costa de África de tierras de Egipto, de Canaán y de otro lugares de sus cercanías, posiblemente a partir de a.C 1300, tiempo de Moisés.
En desacuerdo con los que afirman que los guanches únicamente tenían vestigios de religiones paganas en cada isla, y no una general para las siete que componen el Archipiélago Canario; creo como posibilidad que tal afirmación no sea verídica, pues, de la palabra “Ajúl” que los nacionalistas independentistas canarios tomaron del idioma actual bereber en el norte de África, y aclimataron a la lengua antigua de los beréberes canarios, he llegado a pensar que ese “Ajúl” tal vez sea el nombre del dios judío, que los beréberes usaban como saludo o buenos días, o como diciendo “Dios”, o “Dios contigo”. Palabra que quizá los beréberes portaron consigo desde su origen en la mochila de sus primitivos recuerdos religiosos hasta el territorio hoy día llamado “Marruecos”, cual luego fue lingüísticamente traspasada hasta las Islas Canarias, vía de las primeras emigraciones beréberes.
Normalmente el nombre corrompido de la Divinidad Judía en la Biblia Cristiana, en Español, Alemán y en Inglés, se escribe y se pronuncia como “Jehová, Jeovas”, o “Jehowes”, pero en la raíz religiosa de la (Tora Judía) es nombrado como YHWH. Este tetragrama en lengua hebrea se escribe y se lee, de izquierda a derecha, como .H.W.H.Y, y fue escrito sólo con letras consonantes porque el arameo antiguo carecía de vocales. El dicho, se puede también leer en castellano pronunciando las haches como “jotas” ahogadas, “Yjuj, o Iajuj”, que se parece mucho a “Ajúl”.
Si es cierta mi hipótesis acerca de esta palabra, entonces los aborígenes canarios tenían posiblemente como religión, el inicio de la antigua creencia judía.
Por otra parte, mapas y crónicas de navegantes fenicios, griegos y árabes, dan testimonio de la Canaria física, pero ninguno explica el origen de sus habitantes ni su religión.
Aunque Canarias cientos de años  a.C y unos 300 años d.C ya había sido descubierta y visitada por fenicios, griegos, árabes, etc. En el año, 1312, , apareció en la historia de Canarias Lancelotto Malocello, y según ha corrido los años, sin merecerlo, se le ha dado a su visita bombo y platillo como uno de los más conocidos visitantes, incluso se nombró a la isla de Lanzarote según su nombre. Pero tampoco en la historia de  Lancelotto Malocello  se menciona el origen del pueblo canario ni su religión.
El uno de mayo del 1402, Gadifer de la Salle, a la edad de 62 años, y Jhean de Bethencourt, a la edad de 40, emprendieron viaje desde la isla La Róchela, en Francia, a las Islas Canarias, igualmente no mencionan en sus crónicas del “Le Canarien” el origen del pueblo canario ni su religión.
Desde otro punto de vista, el que en Canarias no hubieran vestigios de religión musulmana en tiempos de Lancelotto Malocello ni durante la conquista por Gadifer y Bethencourt, indica que el pueblo canario es de origen a.C 500-400, por lo que indican las crónicas de Plinio el Viejo sobre Juba I y Juba II, y porque el Islam fue introducido en el norte de África con la conquista por los sirios-árabes de la familia de los Umayad, en más o menos d.C 680, y la conquista de casi toda la Península Ibérica por los beréberes y sirios-árabes, fue llevada a cabo a partir de d.C 710.
Esto parece confirmar que el origen progresivo de la emigración bereber hacia Canarias debió haber ocurrido muchos cientos de años antes de dichos sucesos; tal vez como ya he mencionado: a partir de a.C 1300 desde Oriente Medio hacia el norte de África, y luego desde posiblemente Essahuíra a Canarias, actual puerto marroquí que conquistaron los fenicios a.C 600.
Y si de verdad pasó lo que algunos dicen: los canarios fueron exterminados y las islas repobladas con gente del norte de África; fueron de todas formas re-habitadas con la misma etnia que había, que corrobora que Canarias sigue siendo en un gran porcentaje de origen bereber. Aparte quien conquistó y pobló a Canarias d.C 1410, en cantidad apreciable, fue gente del sur de la Península Ibérica, cuales eran y son en mayoría de origen bereber.
Se aprecia desde el norte de Marruecos hasta Libia, que algunos beréberes ya no poseen el color de piel como la mayoría de la gente mediterránea de Europa Sur, (son más oscuros); eso es debido a la mezcla que se ha fraguado en el Norte de África durante la historia y roce con pueblos de raza negroide.
También por la misma causa algunos canarios son más oscuros de piel que algunos mediterráneos del Sur de Europa.
Conclusión, Canarias por origen e historia es de etnia bereber, como así lo es casi todo Portugal y casi toda España.
Otros autores
Facebook