10:07 h. Domingo, 25 de agosto de 2019

La Diada en Catalunya anuncia la Independencia

Director | 05 de octubre de 2011

         
 
 
 
 
 
 
 
 
AUTOR: ANTONIO CUBILLO FERREIRA
 

LA CELEBRACIÓN, el martes 11 de septiembre, de la Diada en Catalunya ha sido un éxito internacional con repercusiones en toda la prensa, radio y televisión de casi todo el mundo, salvo en Canarias, pues en la televisión autonómica, siguiendo órdenes estrictas del administrador de esta colonia, el exalcalde de El Sauzal y hombre del frac y del helicóptero, duró solo cuatro segundos la trasmisión, aunque al día siguiente don Paulino, forzado por los periodistas y el paulinato, intervino haciendo un análisis a su manera pero sin comprender nada del problema catalán y ver si sacaba algo del Gobierno de Madrid por las repercusiones en Canarias de la gran manifestación de Barcelona.
Más de un millón y medio de patriotas catalanes (donde participaban todas las clases sociales, intelectuales, sindicalistas, funcionarios, profesores y políticos, mujeres y niños) salieron a la calle unidos pidiendo la independencia, preparándose para convertirse ya en un Estado europeo y desgajarse de la Corona española, que los somete desde hace siglos, desde que se unieron, por una boda arreglada, los reinos de Castilla y Aragón, aquellos reyes que los mal llamaron Reyes Católicos, título que les otorgó el papa español Alejandro VI mediante precio de la familia de los Borgia de Valencia por haber instaurado la terrible Inquisición, con sus torturas, y por haber expulsado al pueblo judío que vivía en la península Ibérica desde hacía muchos siglos, desde cuando fundaron la ciudad de Toledoht (Toledo) las tribus que escaparon al saqueo y destrucción de Jerusalén, en tiempos de Nabucodonosor. 
Desde aquella triste época, el pueblo catalán se vio sometido a Castilla y, posteriormente, en tiempos del rey español de los Habsburgo Felipe IV, quien fue un pelele en manos de su valido, el conde duque de Olivares, y aplastó salvajemente a los catalanes durante unos dieciséis años a partir de 1640, en que los catalanes se sublevaron contra España. Ha pasado mucho tiempo, pero los catalanes no olvidan y siempre han luchado, como los vascos, por separarse de la Corona decadente española del medievo y convertirse en un Estado europeo moderno. No trascurrirá mucho tiempo para que Catalunya pase a formar parte de los pueblos soberanos de Europa. Todo depende de la actitud de la Corona borbónica, a la cual le falta inteligencia y no sabe que estamos en el siglo XXI, el siglo de las identidades de los pueblos, no solo en Europa, sino en otros continentes.
En la Europa actual, con esto de las fronteras de los pueblos que buscan su libertad e independencia, ha habido procesos pacíficos e inteligentes como el de la antigua Checoslovaquia, que se dividió pacíficamente en dos repúblicas, la Checa y la Eslovaca, sin ningún problema. En otros lugares hubo guerras, pues al factor de nuevas fronteras se unió problemas de religión, restos de la ocupación otomana, que en su momento había unido el presidente Tito, de la antigua Yugoslavia, durante la guerra contra los nazis. Pero la corriente identitaria era más fuerte y así surgieron nuevas naciones en Europa y repúblicas tan pequeñas como la de Montenegro. 
No debemos olvidar que, actualmente, Escocia, en el Reino Unido, está reclamando, también por la vía electoral, su independencia, y acabará convirtiéndose en una república, puesto que la monarquía británica es más inteligente desde siempre que la española y ha sabido descolonizar a tiempo, cosa que nunca supo hacer España y Portugal.
El problema de Canarias no es un problema europeo, sino un problema africano de una potencia colonial europea y debe de terminarse a través de las instituciones internacionales correspondientes. Desde el 20 de julio de 1968, a instancia del MPAIAC, en una declaración solemne de la Organización de la Unidad Africana, OUA, se decidió en la sexta conferencia de jefes de Estado africanos, reunidos en Argel, "que Canarias no es una parte de España, sino del continente africano, y su pueblo colonizado tiene derecho a la autodeterminación y a la independencia como todos los pueblos colonizados de África".
En 1970, en una visita de la IV Comisión de la ONU (el Comité de Descolonización), el MPAIAC abrió el dossier de Canarias mediante un Memorando que consta oficialmente en la ONU, lo que dio lugar a las gestiones del Grupo Africano de la OUA y de nuestra diplomacia, hasta obtener el éxito que significó en febrero de 1978, en Trípoli (Libia), que la OUA propusiera que una delegación del MPAIAC y el secretario general de la OUA, Sr. Eteki, se desplazase a Nueva York a la sede de la ONU para plantear el caso ante la propia Asamblea General y exigir al Gobierno de la Corona española un calendario de descolonización del Archipiélago canario. 
Es en dicho momento que el Gobierno español decide que antes que perder las Canarias era mejor sacar el puñal del godo, que tanto había ayudado a las monarquías españolas a lo largo de los siglos, y desde ese momento se planeó en el Consejo de Ministros del Gobierno de Suárez el atentado terrorista de Estado que llevaron a cabo los enviados españoles en Argel el 5 de abril de 1978.
Los Gobiernos europeos y los que forman el pacto de la OTAN deben tener en cuenta que establecerse ahora en los puertos y aeropuertos africanos de Las Palmas, isla canaria de Tamarán, como base de la OTAN, va contra el mismo pacto que establece para la defensa del Atlántico Norte y, especialmente, de Europa. España forma parte de la OTAN, a propuesta del Gobierno socialista español de Felipe González, como público y notorio, y una de las bazas que empleó dicho gobierno es que la OTAN podía instalarse en Canarias, cuyas islas están en África, pero que España dicen que son Europa. Este jueves pasado aparece en la prensa de Canarias que la OTAN va a instalarse en Las Palmas para atacar y controlar el continente africano e inmiscuirse en el problema del Mali y el Azawad, por ahora.
Los autonomistas canarios todavía no han comprendido que Canarias es una parte del continente africano y se conformarían con que la Corona española cediese en cosas tan nimias como una Hacienda canaria, control de puertos y aeropuertos, parques nacionales y costas si es posible, para fabricar hoteles y que Madrid los trate como europeos ultraperiféricos para que la UE siga enviando fondos para gestionarlos ellos y sus enchufados, y le dicen a la Corona muy claramente que para oponerse al independentismo en las Islas ahí están ellos, que hacen de muro y, además, aconsejan a los parados canarios que emigren para no crear problemas, como pregona Paulino.
Sin embargo, la crisis económica, la podredumbre de los partidos políticos actuales en Canarias, los enchufismos, los fondos europeos que desaparecen y la falta de solución para los sectores primarios, secundarios y servicios hacen que en estos momentos haya una toma de conciencia general en Canarias y todos clamen, por lo alto o por lo bajo, la independencia y la creación de una República Federal Canaria, Laica y Social, cuyo Anteproyecto de Constitución fue publicado durante seis meses (septiembre de 2007/marzo de 2008) en el único periódico independiente de Canarias, EL DÍA, de la empresa de D. Leoncio Rodríguez, y que sigue una línea soberanista que ha hecho que sea hoy en día el periódico más vendido y leído en Canarias. 
La gran manifestación de la Diada catalana en Barcelona ha abierto los ojos a muchos patriotas y ha dado que pensar al sector soberanista, que cada día crece más en las Islas. El Congreso Nacional de Canarias (CNC), brazo político del Movimiento de Liberación Africano de Canarias, el MPAIAC, propone que en las manifestaciones que se celebrarán en las Islas el próximo día 22 de octubre, con motivo del 48 aniversario de la bandera nacional independentista, la de las Siete Estrellas Verdes, salgan en manifestación y caravanas todos los patriotas, todos los que están por la independencia sin distinciones de clases ni sindicatos ni partidos, sino todos unidos detrás de nuestra bandera, pero que vengan todos los que la enarbolan, pues debemos aclarar que partidos y coaliciones como CC, NC y PNC, que la enarbolan en sus actos populares, lo hacen solo por cuestiones electorales y de partido, y en los actos oficiales tienen el descaro de sacar la bandera monárquica canaria con dos perros lamiendo la corona española.
Si queremos que las aspiraciones canarias a favor de nuestra libertad e independencia para convertirnos en una nación se hagan realidad, hay que reunir miles de manifestantes en una especie de Diada canaria, el próximo 22 de octubre, con gentes y políticos venidos de todos los sectores de clases, trabajadores canarios y grupos sociales, pero unidos ese día en favor de la soberanía de nuestra patria colonizada. 
Seguimos insistiendo, como ya dijimos el pasado sábado, que Canarias necesita un sindicalismo revolucionario totalmente canario y no infiltrado por los sindicatos españoles de UGT, CC y otros sindicatos y partidos políticos españoles, que lo que buscan es romper a la clase trabajadora canaria, a los trabajadores del campo y de las ciudades, de los puertos, de la enseñanza en estas islas africanas, que los engañan con el cuento de que hay que manifestarse en estos días todos juntos contra el Gobierno del PP en Madrid, culpable de la actual situación, y buscan crear un llamado frente amplio para defender sus intereses de partido.
Los sindicatos y trabajadores canarios deben saber que los sindicatos españoles nunca estarán de acuerdo con la independencia de Canarias, y esto es lo más importante para los canarios. Los problemas de los españoles allá en la metrópoli que los resuelvan ellos, no los habitantes de estas islas africanas, que llevamos colonizados seis siglos y que debemos buscar cómo arrancar nuestra independencia, que es lo más importante en estos momentos. 
Preparémonos, pues, para las manifestaciones del 22 de octubre en las Islas, 48 aniversario de la bandera tricolor de las Siete Estrellas Verdes, la bandera del honor, dignidad e independencia de nuestro pueblo africano sometido.
* Presidente del partido Congreso Nacional de Canarias (CNC), brazo político del Movimiento de Liberación Africano de Canarias, el MPAIAC 
Más acciones:
Otros autores
Facebook