07:28 h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

la verdad de lanzarote

José Tomás Bethencourt (Rukaden Arehucas Teguise)

El techo electoral del independentismo canario

Profesor Titular de Psicología en la Universidad de La Laguna

 

            En el presente artículo de prensa analizo la evolución reciente de la tasa de voto independentista en el Archipiélago Canario, centrándome exclusivamente en los votos totalizados por la gran diversidad y heterogeneidad de organizaciones políticas independentistas que han concurrido a las elecciones denominadas autonómicas, pero considerando sólo los votos al parlamento de dicha región ultra periférica (RUP). Más concretamente, los datos de este análisis se circunscriben a las convocatorias electorales de los años 2003, 2007, 2011 y 2015.

            De todos es conocida la secular vocación del independentismo canario hacia la fragmentación, la división, la desunión y hasta la confrontación fratricida, por lo que para cada una de las cuatro convocatorias electorales analizaré las organizaciones concurrentes y los votos obtenidos.

            La primera de las convocatorias electorales analizadas es la del 25 de mayo de 2003, en la que APC (Alternativa Popular Canaria) obtuvo 6.737 votos (0,32%), siendo la única opción independentista presentada. Como referente comparativo tenemos que los trillizos CC, PP y PSOE obtuvieron respectivamente los siguientes números y porcentajes de votos CC 304.413 (33,33%), PP 283.186 (31%) y PSOE 235.234 (25,75%).

            La segunda de las convocatorias electorales contempladas fue la del 27 de mayo de 2007 en la que nos encontramos con cuatro candidaturas independentistas que se presentan por separado a las elecciones. Por orden de mayor a menor número de votos  dichas listas fueron, 1) ANC (Alternativa Nacionalista Canaria) con 2.539 votos (0,28%), esta candidatura se corresponde con la que se presentó a elecciones en el 2003 como APC; 2) UP (Unidad del Pueblo) con 1.485 votos (0,16%); 3) AMAGA (Alternativa Maga Nacionalista) con 1.079 votos (0,12%); 4) MUPC (Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario) con 888 votos (0,09%). En esta convocatoria del 2007 los votos independentistas totalizan 5.991 (0,65%). Siendo inferior esta cantidad a la obtenida en el 2003.

            En contraste, del lado de los partidos con mayor número de votos recibidos tenemos por orden decreciente a, PSOE 322.833 (35,01%), PP 224.883 (24,38%), CC-PNC 222.905 (24,17%).

            La tercera de las convocatorias electorales consideradas es la del 22 de mayo de 2011, en la que nos encontramos otra vez con cuatro candidaturas independentistas que se presentan igualmente por separado a las elecciones. Por orden decreciente de votos  dichas listas fueron, 1) ANC (Alternativa Nacionalista Canaria) con 6.494 votos (0,72%), 2) MP (Movimiento Patriótico Canario) con 2.750 votos (0,3%),  3) MUPC (Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario) con 1.268 votos (0,14%) y 4) UP (Unidad del Pueblo) con 1.133 votos (0,13%). En la convocatoria del 2011 los votos independentistas sumaron 11.645 (1,29%), duplicando esta cantidad a la obtenida en los años anteriores 2003 y 2007.

            Para esta convocatoria del 2011 los partidos con mayor respaldo popular obtuvieron los siguientes resultados: PP 289.381 votos (31,94%), CC 225.948 votos (24,94%) y PSOE 190.028 votos (20,98%).

            Finalmente, para la cuarta y última convocatoria electoral examinada, la del 24 de mayo de 2015, dos fueron las candidaturas independentistas canarias que se presentaron separadamente, la de ANC (Alternativa Nacionalista Canaria) que obtuvo 5.635 votos (0,60%) y la del MUPC (Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario) que recogió  1.777 votos (0,19%), lo que hace un total entre las dos de 7.412 (0,79%) votos.

            En contraste, los partidos mayoritarios recolectaron en el 2015 los siguientes votos, PSOE 182.006 (19,53%), PP 170.129 (18,26%) y CC-PNC 164.458 (17,65%).

            En definitiva, el techo electoral del independentismo canario está próximo a los 12.000 votos, lo que le confiere un carácter residual, marginal y minoritario, más aún cuando los líderes y dirigentes de las diversas agrupaciones y colectivos independentistas, respaldados por su escasa militancia y base social no han sido capaces en 16 años y cuatro convocatorias electorales de unirse y coaligarse para concurrir juntos.

            El panorama político-electoral en Canarias se ha diversificado y enriquecido, al emerger nuevas opciones que han logrado entrar al parlamento autonómico y dispersar el voto. Ello debería ser motivo suficiente de reflexión para las organizaciones políticas independentistas canarias, que tendrían que hacer un gran esfuerzo de unidad y empezar a construir cara a la próxima cita electoral autonómica del 2019, una coalición electoral de partidos y organizaciones, más aún cuando el nacionalismo canario no independentista, consciente de tal panorama, se prepara para un posible reagrupamiento electoral con la suma de CC, PNC y NC.

 

* Profesor Titular de Psicología en la ULL.

Coordinador del Grupo PSYPOLCA (Psicología Política de Canarias)

Más acciones:
Otros autores
Facebook