02:51 h. Viernes, 23 de Junio de 2017

la verdad de lanzarote

Juan Francisco Ramírez

“Tren Vertebrado” vs. “Metroguagua”

Abogado, investigador y analista polítco

Juan Francisco Ramírez | 30 de Mayo de 2017

 

Recientemente (marzo 2017), ha saltado a las páginas de diversos y diferentes medios de comunicación locales, cual novedosa idea se tratare, la proyección instada desde el Consistorio municipal de Las Palmas de Gran Canaria de un, no tan novedoso, modelo de transporte público urbano por carretera; concretamente, nos referimos a lo que se ha dado en denominar “Metroguagua” (1); algo que suena muy moderno, pero que en la praxis no es más  que un modelo de transporte a medio de una gran guagua articulada, que discurre por una serie de calles y zonas determinadas “ex profeso”, de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria; concretamente, por la parte baja de la ciudad. Decimos que no es algo novedoso, pues a fin de cuentas se trata de un vehículo articulado que se mueve rodando por el asfalto; podríamos aseverar, sin yerro alguno, se trata de una guagua grande con privilegios en la circulación rodada. Por lo tanto, la idea no resulta nada extraordinaria; ahora bien, hubiera sido excelente de tratarse del restablecimiento del transporte público urbano a medio de un tranvía; algo que de ser así, sí hubiese reportado un claro avance en el transporte público urbano, probablemente, con un mayor respeto al medio natural.

Por contra, años ha, otro gran proyecto para el transporte de pasajeros y mercancías por vía terrestre fue desmantelado; proyecto que, como otros tantos, en Gran Canaria, no se materializaría más allá de un experimento temporal de unos pocos meses de duración; aludiremos, en los siguientes párrafos a un  modelo de corte futurista y ventajoso que un novedoso, en tal caso sí,  modelo de transporte hubiera o hubiese supuesto para la isla de Gran Canaria de la época (1974); algo que pudo ser y, todo hay que decirlo, la miopía de muchos por entonces, no les permitió ver; nos referimos al Tren Vertebrado.

INVENTOR: El Tren Vertebrado, fue una idea nacida allá por 1967 (s. XX), del ingeniero vasco Don Alejandro Goicoechea; el mismo que diseñó otro famoso tren (TALGO) éste sí funcionaría perfectamente; siendo muy utilizado por sus incuestionables y  variadas ventajas. Así mismo, es obligado reconocer la labor de otro gran ingeniero, nos referimos a don Carlos Fernández Casado, colaborador del anterior, en el diseño de la vía por la cual rodaría el futurista y práctico “Tren Vertebrado” experimentado en Gran Canaria.

El Sr. Goicoechea, con fecha 1 de septiembre de 1967 constituyó la Sociedad Anónima de Trenes Vertebrados con el objeto de desarrollar su invento. El 1 de febrero de 1968 esta compañía firmó un protocolo de intención y contrato con la firma francesa Brissonneau & Lotz, especializada en la construcción de los metros sobre rodadura neumática de París, algo de especial interés ya que el ingeniero vasco también apostaba por este tipo de ruedas para su tren. Por otra parte, para el diseño del sistema de vía contrató al ingeniero Carlos Fernández Casado, uno de los grandes expertos españoles en las cuestiones relacionadas con las estructuras de hormigón armado. (2)

GRAN CANARIA Y EL TREN VERTEBRADO: La isla de Gran Canaria, podría haber tenido uno de los mejores medios de transportes vía terrestre ferroviaria, cosa que la miopía de la época (1974) impidió. En efecto, nos estamos refiriendo al proyecto de un modelo de tren de alta velocidad bautizado como “Tren Vertebrado”; este modelo de transporte exigía, por su propio diseño, una vía sustentada en largas vigas de hormigón, sobre las cuales sus rodaduras independientes, situadas en los costados del vehículo le permitían transitar de manera rauda y segura. Según afirmaba el inventor de dicho artilugio, el tren era inmune al descarrilamiento. Así mismo, añadiríamos las ventajas del respeto al medio ambiente; por otro lado, al apoyarse el trazado de la vía en columnas sobre el terreno, reducía los gastos de expropiación de suelo, obviaba los problemas con los pasos a nivel comunes en los ferrocarriles convencionales y permitía una más fácil adaptación a las irregularidades del terreno.

Con el Tren Vertebrado, se esperaba alcanzar altas velocidades con un bajo consumo energético. Así mismo; no menos importante, y a tener en consideración, serían las claras ventajas que, el funcionamiento de dicho Tren Vertebrado, supondría en favor de la reducción de la contaminación del medio ambiente por dióxido de carbono (CO2) al reducir, cuantitativamente, el número de vehículos a motor utilizados en una de las vías (GC-1), con mayor nivel de circulación rodada de la isla de Gran Canaria.

Finalmente, hemos de recordar que se llegó a construir y su puesta en funcionamiento un tramo experimental; tramo, que llegaría a prestar, durante su existencia, meses, servicio al público. En uno de los noticieros del legendario “NODO”, podremos apreciar uno de sus recorridos (3); la línea pretendía enlazar el municipio más importante comercial y turístico de Canarias; nos referimos a Las Palmas de Gran Canaria, con otra zona turística en auge y desarrollo turístico, ésta situada al Sur de la isla de Gran Canaria (Maspalomas); el tramo pretendía recorrer alrededor, inicialmente, de alrededor de unos  60 kilómetros de longitud. Ahora bien, la prueba inicial, tan solo llegaría a unos dos kilómetros de recorrido del tramo inaugurado el 26 de junio de 1974; por razones extrañas al conocimiento humano, el proyecto no culminaría, desapareciendo tras unos pocos meses de funcionamiento; ello, podría ser achacable a constituir un proyecto extremadamente futurista para Gran Canaria, que, contó con todas las trabas mezquinas y miopes de la época, probablemente, como consecuencia del ancestral temor reverencial al despunte del desarrollo de la capital de Gran Canaria, la isla más importante, en todos los sentidos, del archipiélago Canario; todo sea dicho con el respeto y merito debidos al resto de las islas.

De hecho; siempre he sostenido que, por razones obvias, la sede del Parlamento Canario debería haberse instalado en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, o, al menos, compartida legislatura, es decir, dos años en Santa Cruz de Tenerife y los otros dos en Las Palmas de Gran Canaria. Entre otros muchos cambios importantes (Modificación Ley Electoral Canaria, etc.) temas que, sin duda, requieren un tratamiento específico en otro lugar.

Desde estas pocas líneas, reivindicar la importancia de retomar la idea del “Tren Vertebrado”; eso sí, actualizada y ampliada a todas las vías posibles de comunicación del perímetro insular de Gran Canaria, extensible al resto de islas; en concreto y a modo de ejemplo, la vía del norte de Gran Canaria (GC-2), imaginemos la practicidad de una línea de “Tren Vertebrado” saliendo desde la zona de la Plaza de la Música (Guanarteme – Playa de las Canteras), hasta la Aldea de San Nicolás de Tolentino (ida y vuelta); por supuesto, con sus correspondientes y pertinentes estaciones de parada. En fin; cuestión de mera voluntad política.

“Una verdad a medias es la mejor de las mentiras, pues resulta imposible cuando no muy difícil desmontelar”

 

Juan F. Ramírez (Abogado, Analista Político e Investigador)

 

Citas utilizadas:

  1. https://www.guaguas.com/metroguagua
  2. http://historiastren.blogspot.com.es/2016/01/el-tren-vertebrado.html
  3. https://www.youtube.com/watch?v=bSUIqax8bg0
Más acciones:
Otros autores
Facebook