13:56 h. Viernes, 16 de Noviembre de 2018

la verdad de lanzarote

Padre Báez

Estrategia diabólica del cabildo.

Sacerdote y escritor

Padre Báez | 05 de Julio de 2018

Estrategia diabólica del cabildo. Mis amigos, la cosa es realmente maligna y se trata de lo siguiente: habida cuanta la tierra está quedando abandonada, el cabildo con esbirros que engañan a sus dueños, van y les dicen y hasta les entregan almendros, para que los planten, o les piden permiso para ellos plantarles los almendros en lo de ellos, a lo que sus legítimos dueños acceden agradecidos ante tal regalo, ante la aparente buena obra del cabildo, pero que va endiablada, pues una vez plantados los almendros, la tierra como que pasa a ser del cabildo, dado que han puesto los almendros, y para ello les han dado permiso, pero matemáticamente los dejan secar y lo hacen adrede, y una vez secos los almendros, a la zorrúa y con descaro, los sustituyen por pinos y contrariamente a estos sí que os riegan, y para ello cada semana y una cuadrilla de hombres que con sendos camiones cubas, y con mangueras de hasta de 3 (tres) kilómetros van y riegan los pinos (donde dejaron secar los almendros sin un solo riego, ni siquiera el día que los plantaron.

Y, tengo nombre y apellido, del joven que vive por la parte de detrás de Tejeda, que aspirando a un puesto en el cabildo, hace méritos para ello –es lo que le han dicho que haga, para darle el trabajo- convence a los dueños de esas tierras abandonadas –por miedo al miedo ambiente o al propio cabildo- al que el joven –que mantengo en secreto su nombre y padres- se le oferta almendros, y hasta los recibe él mismo, que una vez plantados –por los “expertos” del cabildo, siguen el mismo proceso ya relatado: es decir, los dejan secar adrede al no regarlos, y sobre la marcha, dado que ya el cabildo tiene permiso para plantar en ese terreno, van y sustituyen los almendros que dejaron secar, por pinos, y según este proceder en breve toda la isla será un pinar, engañando a los dueños de los terrenos, con que les plantan almendros, y es verdad que se los plantan, pero es para poder entrar en lo ajeno y apropiarse con esas tierras, y una vez secos los almendros, los sustituyen de pinos.

Estrategia diabólica que está teniendo resultado, pues ahora ya sí, el cabildo se “adueña” de toda tierra, previamente obligada a abandonar y la adquiere con el permiso de plantar lo que engañan y dejan secar para cambiarlo todo por pinos.

Por lo cual, que este escrito cunda, se reproduzca, llegue a todos y así, nadie deje plantar almendros en lo suyo, porque es la estrategia que utiliza el cabildo para llenar la isla de pinos, y ello sin querer recordar lo que sucedió en Portugal, que no había forma de apagar el incendio, que costó además de cuantiosísimas pérdidas, con la también pérdida de personas, pues el pino es pólvora, que solo espera una chispa para arder, y esa va a ser nuestra muerte, en más de uno.

Pues, dicho queda, y si alguien quiere comprobar lo que queda más arriba, visite la Hoya de la Vieja –por ejemplo-, cerca del Nublo, y compruebe cómo los almendreros secos, han sido sustituidos por frondosísimos pinos que ven el agua cada semana, y proceder señalado (cuadrilla, camiones cisterna o cubas y mangueras de hasta 3 –tres- kilómetros).

 

El Padre Báez., Pbro.05-07-18

Más acciones:
Otros autores
Facebook