12:41 h. lunes, 22 de abril de 2024
Luis Ángel de Neira Montes

Las raíces de Europa están en Europa.

Diplomado Universitario en Ciencias de la Información

Luis Ángel de Neira Montes | 30 de junio de 2023

Las raíces de Europa existen muchísimos siglos antes que Cristo, que el cristianismo. Son las raíces citadas por Tácito, y que aún se ven: Están en multitud de costumbres, como cuando las mozas van a las fuentes, o se sumergen en los ríos para pedir fertilidad, tan bien relatado en la novela “Jayón”, de Concha Espina.

Están en los conocimientos pre cristianos sobre medicina natural y que nuestras mujeres mayores aún conservan. Están en conocimientos muy anteriores al cristianismo sobre el movimiento de los astros y sobre la esfericidad de La Tierra. Están en los conocimientos geográficos, étnicos lejanos y marítimos de los vikingos. Están en las leyendas druídicas de los bosques, con multitud de personajes, en los que destaca la excelsa figura de la mujer. Están en los ramos “de San Juan” y en “sus” hogueras. Están en lo que dijo Plinio en su Historia Natural sobre nuestros antepasados los celtas, por ejemplo, que los bosques de robles eran sagrados, que pasear en procesión una quima (fiesta del `ramu´) es sagrado, que las ofrendas al árbol y al “ramu”, es sagrado, como se sigue haciendo en Cantabria y Asturias (costumbre que llega del Neolítico, como asegura autor germano). Están en nuestros lenguajes europeos, incluido el latín, vivo y muerto, el lenguaje conocido con más neologismos, provenientes de los pueblos que conformaron Roma en Europa, fundamentalmente de la Etruria, como dijo Dante, de la Dacia, de la Galia, de la Hispania. Están en los druidas y los ancianos de los pueblos europeos que defendían a sus países en asambleas o Concejos, mediante la democracia más antigua conocida, la cual dio lugar a la ateniense. Están en las costumbres de las bodas, etc., etc.

Pero es que, es grande y curioso: casi todo lo cristiano, sus deidades, ídolos religiosos, ritos, sus símbolos gráficos, leyendas cristianas (bíblicas), tienen origen en las deidades, ídolos, dioses, héroes, ritos religiosos (sacrificios entre otros), símbolos, leyendas, etc., precristianos, fundamentalmente europeos. La iglesia ha hecho suyo lo que no es suyo. Ha hecho y sigue haciendo cristiano todo lo pagano. Por Tácito y Plinio, vemos que la cultura celta pre cristiana pervive y es similar en todo el Continente. Pervive desde la Prehistoria en toda Europa, a través de la romanización que lo asimiló como suyo o a pesar de la romanización: Desde los Montes Urales hasta donde se sitúan hoy las Columnas de Hércules.

¿Las raíces de Europa son judías (judeo-cristianas)? ¡Vamos, hombre! Se sabe que a pocos constituyentes de la Comunidad Europea les interesó Tácito, por error, por negligencia, o más bien por ignorancia. Se sabe también que entre ellos había masones. El año 2007 se creó en Estrasburgo “La Reunión Masónica Internacional”. Un año después, el masón francés Jean-Michel Quillardet, ex gran maestre del Gran Oriente de Francia, abría una oficina en Bruselas y declaró: «Cuando se organizó el Encuentro internacional masónico en Atenas en 2008, Barroso escribió un mensaje para indicar la importancia que concede a la contribución de la masonería para la historia y la construcción de Europa.»

 

Luis Ángel Montes de Neira Monte24.VI.2023

Otras opiniones
Autores de opinión
Facebook