20:32 h. martes, 25 de junio de 2024

Muere el hombre, y ha nacido la leyenda

la verdad de lanzarote  |  09 de marzo de 2013 (12:44 h.)
JUAN FRANCISCO RAMÍREZ: Hugo Chávez Frías, con tan sólo 58 años de edad, se ha ido, pero deja su impronta e integridad de hacer las cosas en pro del pueblo llano y sencillo de Venezuela. Nunca antes en la historia de Venezuela, desde su independencia, los ciudadanos venezolanos, han tenido un líder tan carismático y defensor de los intereses del pueblo en general. Quizás por eso le tildaban de populista; término que lejos de descalificarle, le sitúan en el altar de los que han vendido a este mundo en defensa de los humildes; por tanto,  el calificativo de “populista”, en su caso, ha de interpretarse de integro y honorable.

 

Hugo Chávez Frías, con tan sólo 58 años de edad, se ha ido, pero deja su impronta e integridad de hacer las cosas en pro del pueblo llano y sencillo de Venezuela. Nunca antes en la historia de Venezuela, desde su independencia, los ciudadanos venezolanos, han tenido un líder tan carismático y defensor de los intereses del pueblo en general. Quizás por eso le tildaban de populista; término que lejos de descalificarle, le sitúan en el altar de los que han vendido a este mundo en defensa de los humildes; por tanto,  el calificativo de “populista”, en su caso, ha de interpretarse de integro y honorable.

Chávez, ha sido en vida, un hombre muy polémico y controvertido, sobre todo por los sectores privilegiados del capital que lo veían como un impedimento a sus fines, pero igualmente, y, mucho más, se ha configurado como un referente el líder bolivariano, por parte de las clases menos favorecidas del pueblo venezolano y para una gran parte del mundo, que lo han visto como un Cid.

Llegó al poder tras las elecciones presidenciales de 1998, con un claro sentido de la honestidad e integridad, en defensa de la gestión y distribución equitativa de los recursos productivos de Venezuela, en pro del pueblo en general; bien es cierto, no gustó a las elites que ancestralmente se habían venido nutriendo de la venta y del expolio de esos recursos naturales que pusieron en manos de corporaciones y gobiernos extranjeros, especulando con las mismas (Ej.: Petróleo venezolano), sin apenas crear entretejido empresarial estable y movedor de la economía interna venezolana, pues sólo favorecía a unos pocos; siendo las migajas de la miseria las que llegarían, desde las mesas del poder, a los ciudadanos de a pie.

Tal estado de cosas cambiaría con la llegada de Chávez al poder, tras los comicios presidenciales de 1998, que contó con la aprobación de la inmensa mayoría del pueblo venezolano; prueba evidente ganador en las urnas elección tras elección; por ello, pudo realizar los cambios precisos, no resultando pacifica la labor en aras de las mejoras sociales (construcción de viviendas sociales, erradicación del analfabetismo, santidad pública, pensiones, educación pública, etc.), lo que le llevaría al pueblo a revalidar el mandato de Chávez, durante 14 fructíferos años, para el conjunto de la población en general, que le daba su aprobación mediante las urnas, reitero, cada vez que se presentaba a un plebiscito. (1)

Ha sido el monstruo del cáncer, el que se ha llevado al hombre no así, insisto, la idea que ha quedado viva y prendida en la mente de millones de seres humanos.

No debemos obviar, referente al cáncer, lo que algunos comentan, es decir, que puede haber sido inducido; corriendo, presuntamente, la misma suerte que la del líder palestino Yassert Arafat; sea como fuere, la realidad es que el pueblo venezolano ha quedado huérfano del hombre que no de la idea, pues ésta se configura a partir de hoy, como un gigante con amplia presencia en la mente de los ciudadanos venezolanos herederos de la ideología bolivariana.

En conclusión, se ha ido el hombre y ha nacido la leyenda, que, perdurará y crecerá, no sólo dentro de Venezuela; se extenderá, por todo el continente sudamericano y, allá dónde haya gente de bien, el proyecto tendrá larga vida sí sus seguidores hacen un buen uso del legado “Chavista-Bolivariano”.

¡Descanse en paz el alma del hombre, y larga vida a la leyenda!

 

(1) Fuente: CIA World Factbook (Enero 2012) http://www.indexmundi.com/g/r.aspx?v=65&l=es

 

Juan Francisco Ramírez (06 marzo 2013)

Abogado / Analista político