00:12 h. jueves, 18 de abril de 2024

Televisión Canaria, segunda más vista entre las autonómicas, en la emisión del documental sobre Cubillo

Aureliano Montero González  |  31 de octubre de 2012 (14:38 h.)
La Televisión Canaria fue durante la jornada del martes, "la segunda cadena más vista entre las autonómicas", coincidiendo con la emisión del Documental "Cubillo: Historia de un crimen de Estado", en el que se revelaron los "chapuceros" intentos de los Servicios Secretos del Gobierno de España (conjuntamente con los de Alemania) para "eliminar" al líder independentista. Emocionante fue el momento en que el autor de las puñaladas que dejaron a Cubillo inválido de por vida, le pedía públicamente perdón.

El Documental es una magnífica obra en la que se refleja, cuasi cronológicamente, la trayectoria de Antonio Cubillo, primero como magnífico diplomático y luego como organizador de la resistencia armada canaria, lo que el propio Che Guevara definió en su día (al propio Cubillo) como "guerra de las pulgas". Téngase en cuenta que el lìder independentista canario fue un personaje que durante la época de los 60-70 consiguió "grandes logros diplomáticos a nivel internacional", tanto que asustó al Gobierno de España de entonces, heredero (y a veces continuador) del franquismo.

 En la obra de Eduardo Cubillo se van desgranando los movimientos diplomáticos que comenzaron a aterrar al Gobierno de UCD: Ucrania pidió la "descolonización de Canarias" en la ONU; la Argelia de Ben Bella apoyó desde un principio al MPAIAC, dando asilo a Cubillo; el arropamiento masivo de la OUA al movimiento independentista canario, lo que provocó que España amenazase "o sobornase" a varios de los países africanos para que no dejasen hablar a Cubillo; y tras la Marcha Verde, la ayuda del Dictador argelino Bumedian...

Emotivas son las palabras, en el documental, del entonces Ministro de la Presidencia, Otero Nova, afirmando que el ex-Presidente de España Adolfo Suárez, le llegó a decir que EEUU le había amenazado con "apoyar la Independencia de Canarias", si "España no entra en la OTAN". Era la época de la Guerra Fría, y todo valía a modo de chantaje para conseguir la mayor cota de poder a nivel geoestratégico. Fue en esa época cuando "las alcantarillas" del Gobierno español pusieron en marcha la "Operación Estrella".

 - Los responsables

El Director del Documental entrevista al Agente Secreto español José Luis Espinosa, infiltrado en el MPAIAC que a su vez se encargó de la planificación del atentado contra Antonio Cubillo. Reconoció que las bombas del Movimiento independentista en Madrid, "en realidad las colocó la Policía española", siguiendo órdenes de un "siniestro" personaje, el "supercomisario" Roberto Conesa. Un individuo nacido en el franquismo, autor de horribles crímenes durante la Dictadura, y perpetuador de las torturas en la Transición. Y por supuesto, detrás de todo, el entonces Ministro del Interior, el "muy frío y cruel" Rodolfo Martín Villa... Revelándose que el Consejo de Ministros había liberado 100 millones de pesetas "para matar a Cubillo".

La excusa que le dieron a Espinosa era que "los turoperadores alemanes amenazaban con retirar las inversiones en Canarias, si no se quitaba de en medio a Cubillo". Y para ello contrataron a un mercenario llamado Juan Antonio Alfonso, ex-miembro del FRAP, que reconoció, cara a cara frente a Cubillo (32 años después de apuñalarlo) que "me prometieron un trabajo digno en el Gobierno" si mataba al líder independentista, recalcando que "si no lo  hacía, dijeron que me mataban a mí". Revelador fue el hecho de que le dieron una cantidad de explosivos para colocarlos bajo el coche "en que viajaban Cubillo, su mujer y sus hijos", pero "me negué a hacerlo".

 Otro dato importante que salió a la luz que fue que en 1987, el Parlamento de la Baja Sajonia (Alemania), a través de la Ministra de Justicia Heidi Merck, reveló que "el agente secreto alemán Werner Mauss (una especie de James Bond), empleando al espía croata Susak, trató de matar a Cubillo".Y es que al parecer, empresas de la Alemania Occidental pagaban el asesinato del líder independentista, porque amenazaba sus negocios en el Archipiélago.

El final es de todos conocido: La Audiencia Nacional reconoció el suceso como "terrorismo de Estado", la única vez que se ha reconocido en España. Y aquella oportunidad de llevar la Voz de Canarias a la ONU, quedó cercenada. De momento...