15:52 h. miércoles, 19 de junio de 2024

¡MALDITOS FONDOS EUROPEOS!

 |  02 de junio de 2024 (19:06 h.)
Canarias tiene un límite

Edilberto Rodríguez Morales: “La Europa que tú me ofrece te puedes quedar con ella que no es que la desprecie es que no me nace quererla porque aventó las simientes de esclavitudes y guerras porque engañosa serpiente pica cielo, mar y tierra”.

Así era el parecer de Francisco Tarajano al publicar su poema; muy crítico con el devenir de los acontecimientos en la colonia africana de Canarias. Consideraba improcedente estar integrados en la Unión Europea desde un primer momento. Visión y pensamiento que también comparten muchos ciudadanos de las islas, de la misma Metrópoli y países europeos.

Mahatma Ghandi sugería igualmente que, "En territorios por descolonizar, donde se intensifican las discrepancias ideológicas y la despolítización de su población era conveniente la abstención total en las elecciones, desobediencia civil pacífica y la no-colaboración no violenta como parte de una estrategia de lucha unitaria radical incontenible".

Secundino Delgado también se reafirmaba en la misma línea de rechazo: ¿Quién, que en las Afortunadas por su fortuna naciera viéndolas pobres, diezmadas, de otro pueblo esclavizada, su libertad no quisiera?

Nada ha cambiado. Es más, los datos apuntan a que la UE se ha convertido en una organización sectaria, corrupta, mafiosa, belicista y criminal. Una muestra de la decadencia de Occidente es haber utilizado a Zelenski como una marioneta, proponerle que amenazara a Putin con colocar bases de la OTAN en su frontera si quería formar parte de la UE, buscando precisamente este conflicto; que respondiera tal como lo ha hecho. Ya veremos como acaba. En esta tesitura hubiera sido más coherente haber desconectado totalmente de ese marco político y económico desde el minuto uno, no haber permitido que Canarias se integrara en este marco político y económico; no porque en la actualidad nos parezca humillante que, 1 de cada 3 canari@s viva en el umbral de pobreza; o porque Canarias se haya convertido en el mayor referente de prostitución de la Unión Europea; sino, no haber rechazado dicha integración desde el mismo momento de haberse constatado de que el atentado a Cubillo se planifica y ejecuta por los servicios secretos alemanes el 5 de abril de 1978 con la complicidad del gobierno español.

Ante esos hechos, lo lógico hubiera sido que todos los medios de comunicación de las islas y la clase política en general hubieran pedido explicaciones al gobierno de la Metrópoli; saber porqué tuvo lugar esa injerencia alemana en asuntos internos del Estado español. Pero no. Ni la pidieron, ni se dio respuesta alguna, porque la soberanía española como las del resto de países europeos no reside en la voluntad popular de sus ciudadanos, sino que son sus gobiernos quienes rinden obediencia a quien pretende una vez más liderar un Nuevo Orden Mundial totalitario.

Tanto políticos como periodistas sabían que el atentado contra la vida de Cubillo no tuvo lugar por reivindicar la independencia de las islas; sino porque temían que Canarias abandonara la Unión Europea y se integrara en los países ACP como así ya lo había sugerido el MPAIAC. Sabían que la legítima reivindicación de emancipación del Pueblo canario redundaría negativamente en sus bolsillos, en la pérdida de privilegios, engolosinados por las promesas económicas que llegaban de Europa:  viajes subvencionados a Madrid cada semana, dormir con compañía en hoteles de lujo y facilitar puestos de trabajo a sus círculos más cercanos. Nunca pensaron en el bienestar general del Pueblo canario.

Con este panorama sombrío, resulta inverosímil ver cómo de poco para acá habiendo un posicionamiento cada vez más generalizado de rechazo hacia un marco político y económico cautivo que nos impide diversificar nuestra economía y alcanzar un mejor nivel de vida, la clase política tenga un despreciable comportamiento, tal cual desoír la voluntad popular, apenas pasado unos días del 20A: autorizar la construcción de más hoteles y más vertidos de aguas fecales a nuestras playas. Ver para creer. ¡Qué poco les cuesta reírse en nuestra cara! Solo encuentro una explicación a esa desfachatez: tener el respaldo de la Unión Europea que, es quien decide, quien pone sobre la mesa los “Malditos Fondos Europeos”

Sorprendentemente y para más INRI algunos referentes del independentismo canario acaban de dar -así me lo parece- un paso atrás en la emancipación de nuestra nación colonizada. Espero que solo sea una decisión pasajera y encaminen brevemente la lucha por otros derroteros. Argumentan una falta de respuesta por parte del Pueblo canario. Así que, para revertírlo, proponen para ello salir del estatus RUP –Regiones Ultra Periféricas- y pasar a otro estatus de la Unión Europea, el PTU, País y Territorio de Ultramar. Es decir: seguir liderando el ranking de pobreza pero con diferente collar. Y, para demostrar no ser una organización marginal, quieren “participar” en las elecciones europeas. ¡Faltaría más! Integrándose en la candidatura AHORA REPÚBLICAS, una formación en principio europeista; pero desisten porque “Unidad del Pueblo”, una de las formaciones que participan en ella, de obediencia canaria, se reafirma en el derecho de autodeterminación e independencia. ¿Acaso no lo están BILDU y ERC?

Muchos se preguntarán con estupor y sorpresa a qué se debe el cambio de actitud de los otrora independentistas: conocidos y respetados referentes del movimiento soberanista; saber cuál es la razón de este giro ¿europeista?. Sea cual sea el motivo, cuídense de no repetir errores en su nueva singladura. Llevar todo el peso de esta lucha sin contar apenas con afiliados y militantes activos hace imposible cualquier meta. No me sorprendería que acaben igualmente decepcionados y frustrados. En realidad nunca han querido implicar en sus organizaciones a la mucha o poca militancia independentista dispuesta a colaborar de manera altruista; siempre han rehusado querer fomentar comités populares por los barrios de las islas; siendo éstos, según dicen ahora, la única manera de “ganar las elecciones, ganar el poder y no hacer el ridículo, elección tras elección”. Me pregunto si pasadas las elecciones europeas pondrán en práctica el legado de Mahatma Ghandi; o, si ahora reivindicando el PTU van a poner en práctica fomentar los comités de barrios por toda la geografía de Canarias: confundir aún más a quienes hasta hace muy poco compartían la misma hoja de ruta. 

Me llama la atención ver cómo, si "hasta ayer tarde", los mismos dirigentes independentistas, consideraban que todo el esfuerzo debería centrarse en reconocer a Canarias como Territorio No Autónomo (TNA); creyendo que, con solo reivindicar la independencia de las islas al Comité de Descolonización de las Naciones Unidas sería suficiente, dando por hecho que el Derecho Internacional respaldaría dicha exigencia. Lamentablemente no hubo éxito. La realidad es que no habían contado con la marrullería diplomática del gobierno español que removerían mar, cielo y tierra para impedirlo. Acaso resultaba difícil deducir tal contratiempo, o saber la importancia de estar organizados debidamente agrupando al mayor número de afiliados posibles, atrayendo a sus filas simpatizantes con ganas de colaborar y aprender, en formar a militantes para que sean críticos con conocimiento de causa y que el día de mañana puedan formar parte del organigrama político, garantizar la renovación de sus cuadros. No verse ahora más solos que la una. ¿No sería lo más lógico y coherente?

No puede haber marcha atrás. Los canari@s debemos seguir teniendo claro que, el verdadero cambio de modelo de relación con la Unión Europea es salir de ella: ni RUP, ni PTU. Como así lo sugería el MPAIAC de Cubillo, siguiendo el modelo económico de la isla de Singapur. ¿Por qué tenemos que renunciar a que "Canarias si tiene futuro" fuera de la Unión Europea? ¿Acaso tener los salarios más bajos de la Unión Europea es un motivo de alegría y conformismo?

                                    https://youtu.be/eFI0fPBtNf0?si=GjKjbbr7px4MEX3v

Quizás habría que aclarar de que no se trata de quítate tú para ponerme yo. No se trata de desarticular el organigrama de ningún partido. No se trata de que los ciudadan@s dejen de votar al partido que han votado siempre; sino explicar, poder convencer a los militantes y votantes de esos partidos cuán necesario es un referéndum de autodeterminación por la independencia, que dé lugar un nuevo marco político y económico verdaderamente progresista. Tal como ha sido capaz de llevar a cabo los políticos y ciudadanos de la isla de Singapur: ser un referente mundial; permitirse triplicar los salarios y calidad de vida, diversificando un tejido productivo de alto rendimiento; y sobretodo minimizar el número de funcionarios que multiplicaba la burocracia en vez de reducirla. Tanto en cuanto, hoy en día, podemos decir que la inteligencia artificial puede asumir dicha responsabilidad.

Exigir un referéndum de autodeterminación era y sigue siendo una opción a tener en cuenta, una alternativa anticolonialista. No entiendo porqué no se ha hecho más hincapié en este ejercicio democrático. Nunca ha sido una apuesta arriesgada. Todo lo contrario. Deberíamos haber seguido los pasos de Antonio Cubillo, impulsor del movimiento por la autodeterminación e independencia del archipiélago canario. Pues ahora, fracasado el intento de considerar a Canarias Territorio No Autónomo, más motivos hay para seguir en la lucha, no ser motivo de renuncia alguna. Hay que estar en la calle, como lo hacen los Testigos de Jehová diariamente. Hablar con la gente para que reconozcan, independientemente de la ideología o simpatía que puedan tener por un partido u otro, sepan las ventajas de ser un país independiente, organizados y coordinados. Sí, nos obliga a multiplicar esfuerzos, pero nos implica a todos. Además nuestra meta no es alcanzar el poder y gobernar; nuestra meta es la descolonización e independencia. Tantas expectativas al mismo tiempo ha sido la causa de rizar el rizo más allá de nuestras posibilidades actuales. Centrémonos en lo que toca. Aprendamos de CANARIAS TIENE UN LÍMITE: una apuesta por la movilización popular, hartos de organizaciones políticas que se han dejado seducir por Fondos Europeos, cuya procedencia sigue siendo la causa de las esclavitudes y guerras en el continente africano, de la migración subsahariana.

Cierto es que, acabar con la corrupción y los privilegios de una clase política confabulada con la mayoría de los medios de comunicación impide una Canarias libre e independiente; que más pronto que tarde sea la Singapur de África; tanto en cuanto podamos acabar con los corruptos que quieren que todo siga igual. Para evitarlo y en la coyuntura en la que nos encontramos sabemos que resulta un proceso muy complicado. Para ello, la ciudadanía, día tras día, debe estar informada, organizada y coordinada, dispuestas a movilizarse con condiciones objetivas claras. Saber que podemos lograr cualquier meta que nos propongamos. No hay que dar nuestro brazo a torcer. No hay otro camino. Nadie nos va a regalar nada gratuitamente.

Nos lo recordaba muy a menudo el compañero (q.e.p.d.) Álvaro Morera: "Lo tenemos todo a favor y no lo sabemos aprovechar". De ahí que la Metrópoli y sus esbirros traten de impedir el legítimo derecho que tienen los Pueblos a la autodeterminación; pues saben que llegado el momento de un referéndum por la independencia de Canarias, ninguno de los cientos de miles de ciudadanos que llegan de Europa, van a poder decidir nuestro destino. No podrán porque aunque si puedan votar en unas elecciones generales, municipales o europeas, nunca podrán votar en un referéndum por la independencia. Así lo contempla el Derecho Internacional

Obviamente la llegada de ciudadanos europeos a Canarias no es porque tengamos buen tiempo todo el año. Está orquestada deliberadamente como Marruecos lo hace en el Sáhara. Una gran parte son funcionarios de la enseñanza: pilar y motor del colonialismo español. ¡Que casualidad! El sentir identitario de l@s jóvenes canari@s en manos de funcionarios de la Metrópoli que, ni sienten ni padecen, ni se percatan de las causas de los bajos salarios en Canarias. Nadie vendría a trabajar a las islas para tener un salario inferior al de la Comunidad de la que procede si no es como trabajador autónomo o colocado como funcionario en las administraciones públicas. La llegada y participación de europeos en unas elecciones generales, municipales o europeas en Canarias como es el caso que nos ocupa tiene consecuencias psicológicas negativas. Cada vez más, en evidente mayoría y en progresivo aumento, los recuentos de votos van a parar al PSOE, PP, PODEMOS, VOX,...  y dejando en minoría a organizaciones de obediencia canaria, creando un clima de desconcierto entre los autóctonos que desconocen las reglas del juego y sus entresijos; dando por imposible la emancipación del Pueblo canario, la posibilidad de lograr una sociedad más justa e igualitaria. Aún así, la Metrópoli y la Unión Europea aprovechando esta circunstancia sigue desconfiando: anima y estimula a sus ciudadanos europeos sigan llegando a las islas, pidan la residencia y abran sus propios negocios, contribuir al desarraigo identitario de los canari@s.

Esta invasión europea es la causa del aumento de altas en la Seguridad Social de las que presume el gobierno canario, con cuota cero en el primer año. Cuál si no su interés que, facilitar su integración en las islas; que sigan viniendo más, que los recibiremos con los brazos abiertos. Un entramado que los medios de comunicación se prestan a difundir, pero sin detallar pormenores; quieren dar la sensación de que en Canarias hay ofertas de trabajo que los canari@s no queremos realizar. Ya me dirán de qué trabajo se trata, poco menos que no queremos trabajar; y que la economía de este archipiélago funciona de maravilla. Intentan hacernos ver que el turismo vacacional es quien encarece y dificulta el acceso a la vivienda; cuando todos sabemos que no es así. De ahí porqué rechazan la conveniencia de exigir como mal menor una Ley de Residencia. Ni caso.

El día 9 de junio los canari@s tenemos mucho que decir: CANARIAS TIENE UN LÍMITE. Un Pueblo que comienza a creer en si mismo. Ni un paso atrás.

Edílberto Rodríguez Morales

Tenerife a 2 de junio de 2024