00:00 h. sábado, 24 de febrero de 2024

¡Un toque de advertencia al político prepotente!

 |  16 de enero de 2024 (15:59 h.)
Contra la prepotencia política

Antonio Leal Aguilar - Presidente del Organismo Autonómico Social Canario Titeroygakat

A muchos políticos en Lanzarote se les debe enseñar como atender a la población, el arte de escuchar y de responder y solucionar problemas.

En España según el Artículo 1 de la Constitución toda la soberanía radica en el pueblo, y a él se deben todos los políticos que gestionan los distintos Organismos Oficiales.

No debe olvidar nunca la clase política que son elegidos por el pueblo soberano en las urnas para que trabajen, gestionen y administren debidamente los organismos oficiales.

Las quejas y otras solicitudes de la población a los organismos deben servir para identificar los problemas, pero más aún para trabajar en la solución de ellos, yendo a la raíz de la situación y a las actitudes que lo están generando.

La clase política tiene que escuchar al pueblo, responder a sus demandas y solucionar sus problemas para lograr la mayor prosperidad y bienestar para todas las lanzaroteñas y los lanzaroteños.

Todos los políticos deben  tener un alto grado de sensibilidad y humanismo para orientar y atender al pueblo del cual es parte.

El político y el  funcionario que no atiende a la población, que no escucha a una persona, no es merecedor de la responsabilidad que tiene.

"Político prepotente"

Aquellos políticos que se consideran más importantes que los demás o que abusan de su poder y del cargó que ostenta terminarán desapareciendo y más aún cuando se enfrentan aquellos que más daño le pueden hacer.

La prepotencia es propia de las personalidades narcisistas.

La soberbia es una característica personal o una actitud de la persona que cree tener una posición de superioridad o de privilegios frente a los demás. También podríamos referirnos a una persona arrogante, altiva, vanidosa o prepotente, estos rasgos de la personalidad, están caracterizados por una baja autoestima acompañada de una exagerada sobrevaloración de la importancia propia y de un gran deseo de admiración por los demás.

Desde hace algún tiempo como responsable de unos colectivos sociales y como organizador de diferentes eventos vengo solicitando reuniones con diferentes políticos y hasta el momento no tengo ningún tipo de respuesta.

¡A buen entendedor sobran las palabras!

Antonio Leal Aguilar

Presidente

Organismo Autonómico Social Canario Titeroygakat