01:24 h. Sábado, 23 de noviembre de 2019

Maldición eterna a quien destruye nuestra patria, Canarias: El bombero pirómano (2)

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario
laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  22 de agosto de 2019 (17:12 h.)
Más acciones:

 

Tamarán, nuestra querida Tamarán (ex Gran Canaria, según la bautizara el esclavista y genocida de triste recuerdo Jean Bethencourt) no para de arder desde que la UNESCO, o sea, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, declarara patrimonio de la humanidad los imponentes observatorios astronómicos ubicados en Risco “Caido” (Artenara), aunque el colonialismo y los esbirros a su servicio, últimos responsables de los mismos, fabriquen culpables a medida en función de sus conveniencias pues dichos incendios provocados, de lo contrario no habría incendio, tienen todas las similitudes con el que tuvo lugar en Benawaré (ex La Palma) el 31 de Agosto de 2009 que quemó la friolera, valga la antítesis, de 4.000 hectáreas, casas y animales e intentaron culpar a tres vecinos inocentes pertenecientes a la Comisión de Fiestas de Tigalate, incidente que, casualmente, tuvo lugar después de que jóvenes awaras se enfrentaran a miembros del ejército español de ocupación en Tedote (ex Santa Cruz de La Palma) antes de que dicho ejército abandonara “El Fuerte”, futura sede de la “Universidad Awara”.

Los marines yanquis ocupan, ilegalmente, Agando n Tamarán. El pasado 1 de Agosto aeronaves de la marina yanqui, cuyo comandante en jefe es el neonazi Trump, con el consentimiento del presidente metropolitano en funciones Pedro Sánchez, aterrizaron en las instalaciones que aún mantiene el ejército español de ocupación, 33 años después de que los canarios y canarias rechazaran mediante el glorioso Referéndum celebrado el 12 de Marzo de 1986 integrarse en la OTAN, fuerza militar a la que acompañó dos aeronaves civiles e igualmente yanquis con las que colabora habitualmente el Departamento de Defensa de los Estados Unidos de Norteamérica para lo que denominan “misiones especiales”, o sea, la usurpación de los recursos, tanto humanos como materiales, del pueblo canario y nuestros hermanos pueblos del continente africano, aviones que la semana anterior habían sobrevolado Libia, repitiendo las acciones bélicas realizadas en el año 2016 conjuntamente con el ejército español de ocupación de Canarias, que intentan establecer la sede del AFRICOM (el mando gringo para la agresión de los pueblos africanos excepto Egipto) en nuestra patria ante la negativa del resto de países africanos a cederles ni un ápice de su territorio a estos indecentes esclavistas, como ya anticipó Pablo Casado cuando ultrajó tanto a nuestra patria como a la democracia en su visita al Archipiélago proponiendo Canarias como sede del dichoso AFRICOM y que nosotros no tomamos en serio. Los marines retornaron de su periplo por el África continental el pasado 8 de Agosto, según hizo público J. Maíz el 14 de Agosto en el digital defensa.com, pues hasta ese momento el antidemocrático secretismo con el que se llevó a cabo la citada operación fue absolutamente hermético.

El bombero pirómano. El 10 de Agosto a las 12:45 horas un incendio abrazó “Las Arvejas” (Artenara), según informó el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad perteneciente al pseudogobierno de Canarias, justo dos días después del regreso de los marines de las operaciones de espionaje sobre nuestros vecinos y hermanos, se desata el primero de los voraces incendios que están azotando Tamarán, probablemente para desviar la atención de nuestros incautos paisanos, habiéndose desplegado la unidad de ocupación de Canarias denominada por el colonialismo unidad militar de emergencias (UME por sus siglas en español) solicitada por Torres, presidente del pseudogobierno etc., solicitud que, en opinión de J. Maíz se cursó “con un cierto retraso”, según publica en el citado digital defensa.com y que aprovecharon para desplegar sus efectivos ubicados en Agando, los Rodeos (Chinet) y Sevilla (Al Andaluz), todas a las órdenes de su base central en Torrejón (Madrid-España) y a la que consideramos una unidad más del ejército español de ocupación de Canarias cuya retirada inmediata exigimos así como la de los ineptos políticos al servicio del colonialismo, los mismos que durante décadas han perseguido a nuestros agricultores y ganaderos por mantener limpios de pinocha y hojarasca nuestros bosques, una actividad que en la República Democrática Federal Canaria está protegida, políticos que igual traen francotiradores de España para fusilar a nuesras cabras guaniles que hidroaviones para llenar de sal nuestros ecosistemas. El 11 de agosto, por lo tanto tres días después del retorno a Canarias de los marines de Trump en colaboración con el ejército español de ocupación de Canarias del presidente metropolitano en funciones etc. otra vez, vuelve a arder Artenara ahora en Juncalillo, reiterándose el incendio del “pirómano desconocido” de Cazadores, que carbonizó parte de Telde e Ingenio. El 16 de Agosto el fuego quema otra Artenara, ahora en “Cuevas del Lomo”, incendio al que siguió, el 17 de Agosto, 9 días después de lo de los dichosos marines, el actual incendio que arrasa Tamadaba, con sus pinos, con sus pinzones azules, con cientos de especies que nunca más volveremos a ver ¡Qué desgracia!

El execrable Homo sapiens bellicosus. Las atrocidades que el colonialismo del caduco régimen monárquico medieval español ha cometido sobre el pueblo canario y su territorio desde el año 1402, en el que tuvo lugar su negro, con perdón al color, asentamiento en el Rubicón (Titerroygakat) y por lo menos hasta la actualidad, no se pueden atribuir a nadie racional sino a unas hordas despiadadas, bárbaras y degeneradas, lo peor de la especie de primates clasificada por la ciencia como Homo sapiens y que cada vez es más claro que debe subdividirse en dos variedades perfectamente diferenciadas, el Homo sapiens sapiens y el Homo sapiens bellicosus, responsable este último de las desproporcionadas brutalidades que ninguna mente racional pueda imaginarse.

Mediante el presente llamamos a nuestros compatriotas, así como a todos los demócratas en general y a todos los anticolonialistas en particular, tanto nacionales como internacionalistas, entre ellos los de los hermanos pueblos del Estado español, como no puede ser de otra manera, que son muchos y muy buenos, para derrotar a los responsables de esta hecatombe sobre nuestra maltrecha naturaleza y obligar al Estado y al Gobierno de España a replegarse a sus fronteras de dónde nunca debieron de salir, utilizando todos los medios a neustro alcance, pisando las calles nuevamente ahora en Tamarán, mañana donde quiera que haga falta ¡FAITA, FAITA!

 

Ministerio de Ciencias de La Tierra de la República Democrática Federal Canaria