21:45 h. martes, 22 de septiembre de 2020

La Presidenta del Cabildo caldea el ambiente en las redes sociales por la huelga de hambre de Bruno Perera

 |  09 de septiembre de 2020 (20:07 h.)

 

 

 

 

 

 

La Presidenta del Cabildo de Lanzarote, Loli Corujo, ha caldeado el ambiente (ya de por sí sensible), al publicar un comentario en las redes sociales, haciendo referencia de forma indirecta a la huelga de hambre y sed emprendida por Bruno Perera.

Recordemos que el activista social Bruno Perera, inició a las 08,00 horas de ayer martes 8 de septiembre, una huelga de hambre y sed, a las puertas del Cabildo de Lanzarote. Dicha medida, según explicó a la opinión pública, es una forma de protesta hacia la primera institución insular por "dar cobijo a inmigrantes ilegales en hoteles, mientras tenemos a nuestros miles sin techos desamparados, y a miles de familias también abandonadas".

La jornada transcurrió con tranquilidad, acudiendo centenares de ciudadanos al lugar, unos para solidarizarse con Perera y el resto por simple curiosidad. De la misma forma, los medios de comunicación tomaron el suceso de diferente forma, optando algunos de ellos (los más cercanos publicitariamente al PSOE) por tildar al manifestante de "racista" y "xenófobo". Produciéndose con ello una profunda controversia entre grupos a favor y en contra de la postura de Bruno, en las redes sociales.

Por si fuera poca la leña ardiendo, la Presidenta del Cabildo ha publicado en su web personal de Facebook: "Hay quien ha decidido por propia voluntad ponerse en huelga de hambre, paradójicamente para manifestar su rechazo a quienes huyen del hambre". Olvidando (Loli Corujo) paradójicamente a los cientos de residentes en la Isla que se han quedado sin entradas económicas y no reciben ayudas, y a los numerosos "sin techo" que son mantenidos relativamente bajo el techo de la Ciudad Deportiva (y no en hoteles). Creando con ello un muro aún más grueso entre ambos grupos de desfavorecidos sociales.

La reacción no se ha hecho esperar: centenares de facebookianos han incendiado la red social, exponiendo sus argumentos a favor o en contra de la huelga de Bruno Perera. Algunos apelando a la solidaridad, y otros sencillamente alegando que los que estén "a favor de la invasión, que los alojen en sus casas". Y recordando casi todos que "son cientos los lanzaroteños que están pasando verdaderas calamidades" y no tienen las mismas atenciones sociales (ni sanitarias en algunos casos).

O sea, que Loli Corujo, con su comentario (quiero pensar que no fue irónico), lo único que ha hecho es avivar las llamas entre dos puntos de vista que se van caldeando más y más a medida que siguen llegando pateras a la Isla, y no se aborda la problemática resultante por parte de las autoridades presuntamente competentes. Sobre todo a raíz del oscurantismo (cada vez más descarado), con que se está tratando el alojamiento de los recién llegados, y los incidentes consecuentes: a estas alturas ya nadie se cree que en la noche del pasado sábado se hubieran movilizado 10 vehículos policiales (Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local) para localizar a "2 inmigrantes que se habían fugado del Aula de la Naturaleza de Máguez para comprar tabaco". ¡No! El testimonio de los vecinos de la localidad, que pasaron una madrugada aterradora, no ha podido ser silenciado. Ni el de los agentes que sufrieron... De la misma forma nos hemos enterado que 13 de los inmigrantes de la penúltima patera han dado positivo por coronavirus. Pero nos hemos enterado a través de Sanidad del Gobierno canario, porque el Cabildo hace tiempo que dejó de poner en su Página "informativa" la procedencia de los contagiados.

Podemos alegar a favor de la mandataria insular, que la decisión de las deportaciones (o devoluciones en caliente) es competencia única del Gobierno Central. Lo mismo que el establecimiento de Albergues provisionales (incluso la ubicación en el enorme recinto cuartelero). Y el pago (con dinero público) a establecimientos hoteleros, en detrimento de miles de residentes que a consecuencia de la pandemia se han quedado sin trabajo,Y SIN LAS PROMETIDAS AYUDAS SOCIALES... Pero tampoco podemos (ni debemos) olvidar que el color político de Loli Corujo es el mismo de su homólogo del Gobierno presuntamente autónomo (Ángel Víctor Torres); y del Presidente del Ejecutivo nacional (Pedro Sánchez). 

No hemos visto que Loli Corujo (ni Ángel Víctor Torres) se hayan desgañitado reclamando los mismos derechos a los 2 lados del muro social. Pero, ¿y si hubiera sido otro color político el que gobernara en Madrid? ¿No hubiera sido la misma Loli Corujo la que hubiera encabezado manifestaciones y otro tipo de movilizaciones en pro de la hoy ausente justicia social "equilibrada"?

¡Cosas de políticos y sus intereses personales!

Máguez en estado de alerta 2