01:17 h. lunes, 19 de abril de 2021

Llevan 2 años "con las ventanas cerradas" debido a "la música a todo volumen, la venta de sustancias estupefacientes, el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública y a que orinan en las puertas de nuestras casas"

Vecinos de la calle Valle Inclán denuncian estar "aterrorizados" por la "clientela" de un bar de la zona

 |  30 de marzo de 2021 (11:37 h.)
Escándalo en la vía pública
Vecinos de la calle Valle Inclán, en Argana Alta, denuncian llevar en los 2 últimos años "bajo el más profundo terror", debido a los continuos "escándalos públicos" que se producen en los alrededores de un bar de la zona "a cualquier hora del día y de la noche". No solo eso, sino que algunos de los denunciantes han sufrido "graves amenazas" por parte de los infractores. Situación agravada, dicen, por la presunta permisividad por parte de la Policía Local de Arrecife.

Ha sido durante la pandemia que la situación se ha puesto más peliaguda para los vecinos de la citada calle arrecifeña, pues el ayuntamiento ha permitido que el establecimiento coloque una terraza en plena vía pública. Situación que ha provocado mayor sensación de abandono entre los habitantes de la zona, que ven como sus hijos (y sus mayores) son abordados a diario por tan incómodos clientes, ofreciéndoles sustancias prohibidas.

A tanto ha llegado el problema, que a comienzos de este mes de marzo, los sufridos (y atemorizados) vecinos presentaron un Escrito firmado por todos ellos, en el Ayuntamiento de Arrecife:

"Hemos tomado la decisión de denunciar de forma mayoritaria de la Comunidad de vecinos al bar situado en la calle Valle Inclán (...) debido a los continuos problemas que genera en el ámbito vecinal.

El citado bar con un horario de 10am a 22pm de lunes a domingo concentra a diario una asistencia de entre 10 y 25 personas todos los días, todo el día, de los que la gran mayoría nunca entran en el bar, quedándose en la vía pública (en las puertas de los vecinos) ocasionando ruidos, gritos y molestias durante todas las horas del día (antes de la pandemia estaba abierto hasta la 1 o 2 de la mañana).

Entrada del bar

Alrededor del bar siempre hay entre 5 y 7 coches aparcados en los laterales con sus conductores sentados al volante sin moverse todo el día, sabiendo que no hacen uso del bar, pero sí los toman como punto de referencia para actividades de dudosa reputación. Atrayendo a gente durante todo el día.

- "Reclamo de prostitución y drogas"

Este tipo de actos, hacen que en unas pocas semanas el bar se haya convertido en reclamo de prostitución y drogas, molestando incluso a los vecinos ofreciéndonos de forma constante dichas sustancias y servicios.

Debido a los ruidos, gritos y fiestas constantes, algunos de los vecinos hemos llamado la atención y eso ha provocado que se pongan a gritar, a insultar e incluso a amenazar a los vecinos.

Desde hace dos años estamos obligados a vivir con ventanas cerradas, siendo imposible, ningún día de la semana descansar, ver televisión, estudiar o cualquier actividad que requiera del mínimo silencio y ni siquiera cerrando las ventanas podemos evitar escuchar los gritos constantes, esto provoca que algunos de los vecinos, entre los que se encuentran personas de la tercera edad, tengan problemas de ansiedad y subidas de tensión.

Trapicheo de drogas

- Han llamado a la Policía Local "50 veces en un año"

Las veces que hemos llamado a la policía, que hemos calculado que sólo en este año habrán sido más de 50 llamadas, llamándoles la atención desde el coche y cuando los agentes se van toman represalias gritándonos e insultándonos a todos por haber llamado a la policía. Ellos cuentan con vigilantes en las esquinas de la calle, por lo que saben cuando va a venir la policía disolviéndose por minutos para volver cuando se van.

Los fines de semana se pueden llegar a juntar dentro y fuera del bar más de 25 personas, sin hacer uso de mascarillas ni de distancia de seguridad, trayendo posibles contagios al vecindario.

Dado que se trata de un bar donde el alcohol y las drogas se manejan en la vía pública, esto hace que seamos partícipes de peleas, disputas y malentendidos entre ellos.

En esta calle de vecinos viven niños, niñas y adolescentes que ven la misma puerta de la casa movimientos de droga y prostitución.

Sabemos quién es el dueño del bar, por eso hemos decidido poner esta denuncia que llevaremos también a la policía nacional y el ayuntamiento. NO se puede permitir que en una calle de vecinos se permita que se use NUESTRA vía pública para todas estas acciones de gente que no siquiera son del vecindario".

Coche de policía pasando

DENUNCIA EN POLICÍA LOCAL

Asimismo el pasado 15 de marzo, los vecinos presentaron una denuncia en la Central de la Policía Local de Arrecife por “molestias por ruidos sufridos en la comunidad de vecinos situada en la calle Valle Inclán, a causa de un establecimiento (bar-cafetería) ..., en el cual se lleva a cabo actividad musical, gritos, voces, consumo frecuente de bebidas alcohólicas en la vía pública, así como sustancias estupefacientes y/o psicotrópicas, además de miccionar en los portales y alrededores de la zona.

Que desde hace aproximadamente dos años… los vecinos de la calle Valle Inclán, del barrio de Argana Alta en Arrecife (Las Palmas), sufren molestias por ruidos motivados por música a gran volumen, gritos, voces, consumo de bebidas alcohólicas, sustancias estupefacientes y/o psicotrópicas, así como micciones frecuentes en los alrededores de la zona, motivados por los clientes y los usuarios del bar cafetería (...)

Que se ha agotado la vía del diálogo…”.

Otro coche de policía

La propia presidenta del Cabildo, teniendo conocimiento de dichos sucesos a través de la redes sociales, asegura que ha informado de los mismos al Ayuntamiento de Arrecife y al Consorcio de Emergencias.

Comentario de Loli Corujo